Etiquetas

EL AUTOR ARÁBIGO DEL QUIJOTE.

CAPITULO IX. DONDE SE CONCLUYE Y DA FIN A  LA ESTUPENDA BATALLA QUE EL GALLARDO VIZCAINO Y EL VALIENTE MANCHEGO TUVIÉRON.

 1.-NUMERO 10

2.-LOCALIZACIÓN . Cap.9. Parte I. Pág. 62-3 T.I

3.-TEXTO.»

4.-COMENTARIO.

LAS MÚLTIPLES ACCIONES DE LA ANDANTE CABALLERIA.

 3.-TEXTO.

             “Dexamos en la primera parte desta historia al valeroso vizcaíno y al famoso Don Quixote con las espadas altas y desnudas,…y que en aquel punto tan dudoso paró y quedó destroncada tan sabrosa historia , sin que nos diese noticia su autor dónde se podría hallar lo que della faltaba….

            Esta imaginacion me traia confuso y deseoso de saber real y verdaderamente toda la vida y milagros de nuestro famoso español Don Quixote de la Mancha, luz y espejo de la caballería manchega, y el primero que en nuestra edad, y en estos calamitosos tiempos se puso al trabajo y exercicio de las andantes armas, y al desfacer agravios, socorrer viudas, amparar doncellas , de aquellas que andaban con sus azotes y palafrenes, y con toda su virginidad á cuestas, de monte enmonte y de valle en valle: que si no era que algun follon, ó algun villano de acha y capellina, ó algun descomunal gigante las forzaba, doncella hubo en los pasados tiempos, que al cabo de ochenta años, que en todos no durmió un dia debaxo de texado, se fué tan entera á la sepultura como la madre que la habia parido.

            Digo pues, que por estos y otros muchos respetos es digno nuestro gallardo Quixote de continuas y memorables alabanzas, y aun á mi no se me deben negar por el trabajo y diligencia que puse en buscar el fin desta agradable historia: aunque bien sé, que si el cielo, el caso y la fortuna no me ayudaran, el mundo quedara falto y sin el pasatiempo y gusto que bien casi dos horas podrá tener el que con atención la leyere…

            Si á esta se le puede poner alguna objeción acerca de su verdad, no podrá ser otra sino haber sido su autor arábigo, siendo muy propio de los de aquella nación ser muy mentirosos, aunque por ser tan nuestros enemigos, antes se puede entender haber quedado falto en ella que demasiado. Y así me parece a mi, pues quando pudiera y debiera extender la pluma en las alabanzas de tan buen caballero, parece que de industria las pasa en silencio.

            Cosa mal hecha y peor pensada, habiendo y debiendo ser los historiadores puntuales, verdaderos, y no nada apasionados, y que ni el interés ni el miedo, el rancor ni la artificio, no les haga torcer el camino de la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, exemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir…

            En fin su segunda  parte, siguiendo la traducción , comenzaba de esta manera

 Puestas y levantadas en alto las cortadoras  espadas de los dos contendientes , no parecía  sino que estaban amenazando al cielo á la tierra y al abismo: tal era el denuedo y continente que tenian.

             Y el primero que fué a descargar el golpe, fué el colérico vizcaino, el qual fué dado con tanta fuerza y tanta furia, que á no volvérsele la espada en el camino, aquel solo golpe fuera bastante para fin á su rigurosa contienda, y á todas las aventuras de nuestro caballero; mas la buena suerte , que para mayores cosas le tenia guardado, torció la espada de su contrario, de modo que aunque le acertó el hombro  izquierdo, no le hizo otro daño que desarmarle todo aquel lado,  llevándole de camino gran parte de la celada con la mitad de la oreja,… dexándole muy maltrecho.

             ¡Válame Dios! y quien será aquel que pueda contar ahora la rabia que entró en el corazon de nuestro manchego, viéndose parar de aquella manera! No se diga mas, sino que fué de manera, que se alzó de nuevo en los estribos, y apretando mas la espada en las dos manos,con tal furia descagó sobre el vizcaino, acertándole de lleno sobre la almohada y sobre la cabeza,… comenzó á echar sangre por las narices y por la boca…y la mula espantada del terrible golpe dió con su dueño en tierra.

            Estábaselo con mucho sosiego mirando Don Quixote, y como lo vió caer , saltó de su caballo y con mucha ligereza se llegó a él, y poniéndole la punta de la espada en los ojos le dixo que se rindiese, si no, que le cortaría la cabeza.

             Estaba el vizcaíno tan turbado, que no podía responder palabra; y él lo pasara mal, segun estaba ciego Don Quixote, si las señoras del coche, que hasta entonces con gran desmayo habían mirado la pendencia, no fueran adonde estaba, y le pidieran con mucho encarecimiento les hiciese tan gran merced y favor de perdonar la vida á aquel su escudero.

            Á lo qual Don Quixote respondió , con mucho entono y gravedad: por cierto, fermosas señoras, yo soy muy contento de hacer lo que me pedís, mas ha de ser con una condición y concierto : y es, que este caballero me ha de prometer de ir al Lugar del Toboso, y presentarse de mi parte ante la sin par Doña Dulcinea, para que ella haga dél lo que más fuere de su voluntad.

            La temerosa y desconsolada señora , sin entrar en cuenta de lo que Don Quixote pedía, y sin preguntar quien Dulcinea fuese, le prometieron, que el escudero haría todo aquello que de su parte le fuese mandado.

            Pues en fe de esa palabra, yo no le haré mas daño, puesto que me lo tenia bien merecido».

LIBRE COMO EL VIENTO.

 4.-COMENTARIO.

             El texto comienza por mostrar el sentimiento del narrador o de un supuesto lector, por ver interrumpida la historia del famoso caballero; el subrayado, además de enumerar con bastante detalle el fin del «trabajo y exercicio de las andantes armas», justifica su sentimiento y lo merecedor que era el que se buscase con diligencia el fin «desta agradable historia».

            En la enumeración de las acciones de nuestro famoso español, ironiza con lo que él  tenía por finalidad «amparar doncellas, de aquellas que andaban con sus azotes y palafrenes, y con toda su virginidad á cuestas, de monte en monte y de valle en valle…».

            La ironía puede proceder, bien porque en el tiempo abundaban muchas vírgenes obligadas a serlo, o bien porque esta era excesivamente alabada, especialmente por determinados libros piadosos.

            Al final, ayudado del cielo, y por la providencia, pudo lograr lo que con tanto ahínco andaba buscando. Afirma que vio un día a un muchacho que llevaba unos cartapacios a ofrecérselos a un sedero, él lleno de curiosidad pidió leyese de qué trataban, pero viendo que estaban escritos en árabe, buscó y encontró quien se los tradujese y con sorpresa escuchó que decían Historia de Don Quixote de la Mancha, escrita por Cide Hamete Benegueli historiador arábigo, compró el cartapacio

al muchacho por medio real y se llevó al traductor que era un morisco al claustro de una iglesia y le pidió se los tradujese al castellano, aceptado tal trabajo, le pagó dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo, y de esta forma consiguió la interrumpida historia.

            Reaparece en el texto el mal concepto que tiene de los árabes,moros, islámicos, mahometanos, englobados en estos distintos nombres.

MARCO TULIO CICERON.            

Cervantes, aunque no pretende darnos una definición esencialista de la historia, si nos hace una descripción de la misma. Alguna de las cualidades que dice debe tener, las ha tomado de Cicerón, así «testigo de los tiempos, luz de la verdad, recuerdo de la vida». (Cf De oratore II,IX-16).

            Otras cualidades las pone de su cosecha , preocupado, como aparece por la verdad de la historia, hasta el punto de llamarla: «madre de la verdad» calificativo excesivo, solo justificable si se mira a la historia desde una perspectiva filosófica ¿agustiniana?; que Cervantes no parece tener «in mente». (Cf. Nº.82).

            En otras ocasiones el narrador ha puesto en boca de Don Quijote que la suerte no existía sino que lo que se llama suerte tiene sus causas determinadas, en esta ocasión  utiliza la suerte para narrar la buena ventura del Caballero.

            Es también el narrador quien se refiere a la actitud de los contendientes que no parecía  sino que estaban amenazando al cielo á la tierra y al abismo: tal era el denuedo y continente que tenian.”

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL CAP I. SOBRE LA PRIMERA SALIDA DEL HIDALGO DE SU TIERRA.

 El Cura del Lugar.

Anuncios