Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

CAPITULO XIX. DELAS DISCRETAS RAZONES QUE SANCHO PASABA CON SU AMO Y DE LA AVENTURA QUE LE SUCEDIÓ CON UN CUERPO MUERTO, CON OTROS ACONTECIMIENTOS FAMOSOS.

 1.-NÚMERO 27.

2.-LOCALIZACIÓN Cap. 19, Parte I pag.156. T. I

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 

 3.-TEXTO.

            «Paréceme , señor mio,que todas estas desventuras que estos dias nos han sucedido,sin duda alguna han sido pena del pecado cometido por vuestra merced contra la órden de caballería, no habiendo cumplido el juramento que hizo de no comer pan á manteles ni con la Reyna folgar, con todo aquello que á esto sigue, y vuestra merced juró cumplir, hasta quitar aquel almete de Malandrino ó como se llama el moro, que no me acuerdo bien.

            Tienes mucha razón, Sancho...pero yo haré la enmienda que modos hay de composición en la orden de la caballería para todo.

            «En estas y otras pláticas les tomó la noche en mitad del camino, sin tener ni descubrir donde aquella noche se recogiesen…Yendo pues desta manera, la noche escura, el escudero hambriento, y el amo con gana de comer, viéron que por el mesmo camino que iban venian hácia ellos gran multitud de lumbres, que no parecian sino estrellas que se movian…á cuya vista Sancho comenzó á temblar como un azogado, y los cabellos de la cabeza se le erizaron á Don Quixote, el qual animándose un poco dixo: esta sin duda, Sancho, debe de ser grandísima y peligrosísima aventura…

            Con todo eso, te ruego, Sancho que tengas buen animo, que la experiencia te dará á entender el que yo tengo.Sí tendrá, si á Dios place, respondió Sancho, y apartándose los dos á un lado del camino…

ECHANDO EL ALTO A LOS ENCAMISADOS

           De allí á muy poco descubrieron muchos encamisados, cuya temerosa visión de todo punto remató el ánimo de Sancho Panza…porque descubrieron hasta veinte encamisados, todos á caballo, con su hachas encendidas en las manos, detras de los quales venia una litera cubierta de luto, á la qual seguian de á caballo enlutados hasta los pies de las mulas...

            Don Quixote quando los vió cerca alzó la voz y dixo: deteneos, caballeros, quien quiera que seais, y dadme cuenta de quien sois, de donde venis, adonde vais, que es lo que en aquellas andas llevais…

            Vamos de priesa, respondió uno de los encamisados, y está la venta lexos…y picando la mula pasó delante.

            Sintióse desta respuesta grandemente Don Quixote, y trabando el freno dixo: deteneos , y sed mas bien criado…

A PUNTO DE ARREMETER A PERO LÓPEZ.

          Era la mula asombradiza, y al tomarla del freno se espantó de manera que alzándose en los pies dió con su dueño por las ancas en el suelo. Un mozo que iba á pie viendo caer el encamisado, comenzó á denostar á Don Quixote, el qual ya encolerizado, sin esperar mas, enristrando su lanzón arremetió á uno de los enlutados, y mal ferido dió con él en tierra, y revolviéndose por los demas, era cosa de ver con la presteza que los acometia y desbarataba...

            Todos los encamisados era gente medrosa y sin armas,...y comenzaron á correr por aquel campo con las hachas encendidas…

             Los enlutados asimismo revueltos y envueltos en sus faldamentos y lobas, no se podían mover, así que muy á su salvo Don Quixote los apaleó á todos, y les hizo dexar el sitio mal de su grado, porque todos pensaron que aquel no era hombre sino diablo del infierno que les salía á quitar el cuerpo muerto que en la litera llevaban...

 DESPUÉS DE ARREMETER    AL POBRE Y MEDROSO PERO LÓPEZ

                 Estaba un hacha ardiendo en el suelo junto al primero que derribó la mula , á cuya luz le pudo ver Don Quijote, y llegándose á él le puso la punta del lanzón en el rostro diciéndole que se rindiese sino que lo mataría, á lo qual respondió el caido : harto rendido estoy…, si es caballero christiano , que no me mate, que cometerá un gran sacrilegio, que soy Licenciado y tengo las primeras órdenes.

            ¿ Pues quien diablos os ha traido aquí , siendo hombre de la Iglesia? ¿ Quien , señor? replicó el caido, mi desventura.

            Pues mayor os amenaza , dixo Don quixote, sino me satisfacéis á todo quanto primero os pregunté.

            Con facilidad será vuestra merced satisfecho, respondió el Licenciado, y así sabrá vuestra merced.. llámome Alonso López, soy natural de Alcovendas, vengo de la ciudad de Baeza con otros once Sacerdotes, que son los que huyeron con las hachas, vamos á la ciudad de Segovia, acompañando un cuerpo muerto que va en aquella litera, que es de un caballero que murió en Baeza...

            ¿ Y quien le mató? preguntó Don Quixote. Dios, por medio de un as calenturas pestilentes que le dieron, respondió el Bachiller. Desa suerte, dixo Don Quixote, quitado me ha nuestro Señor del trabajo que había de tomar en vengar su muerte si otro alguno le hubiera muerto... y quiero que sepa Vuestra Reverencia, que yo soy un caballero de la Mancha, llamado Don Quixote, y es mi oficio y exercicio andar por el mundo enderezando tuertos y desfaciendo agravios.

            No sé como pueda ser eso de enderezar tuertos, dixo el Bachiller, pues á mí de derecho me habeis vuelto tuerto….

            No todas las cosas, respondió Don Quixote, suceden de un mismo modo: el daño estuvo Señor Bachiller Alonso Lopez, en venir como veniades de noche, vestidos con aquellas sobrepellices con las hacha encendidas…que propiamente semejábades cosa mala del otro mundo, y así no pude dexar de cumplir con mi obligación acometiéndoos , y os acometiera , aunque verdaderamente supiera que érades los mesmos Satanases del infierno, que por tales os juzgué y tuve siempre.    

           Ya que así lo ha querido mi suerte , dixo el Bachiller, suplico á vuestra merced, señor caballero andante, que tan mala andanza me ha dado, me ayude á salir de debaxo de esta mula, que me tiene tomada una pierna en el estribo y la silla.

            Hablara yo hasta mañana, dixo Don Quixote ¿y hasta quando aguardábades á decirme vuestro afan?…y poniéndole encima della, le dió la hacha, y Don Quixote le dixo que siguiese á derrota de sus compañeros, á quien de su parte pidiese perdón del agravio, que no había sido en su mano dexar de haberle hecho.

  EL CABALLERO DE LA TRISTE FIGURA.

          Díxole también Sancho: si acaso quisieren saber esos señores quien ha sido el valeroso que tales les puso, diráles vuestra merced, que es el famoso Don Quixote de la Mancha, que por otro nombre se llama el Caballero de la Triste Figura.  

         Rióse Don Quixote del donayre de Sancho, pero con todo propuso de llamarse de aquel nombre, en pudiendo pintar su escudo ó rodela, como habia imaginado.y díxole: y entiendo , Sancho, que quedo descomulgado por haber puesto las manos violentamente en cosa sagrada: Juxta illud: si quis suadente diabolo etc., aunque sé bien que no puse las manos, sino este lanzón, quanto mas que yo no pensé que ofendía á sacerdotes, ni á cosas de la Iglesia, á quien respeto y adoro, como católico y fiel christiano que soy, sino á fantasmas y vestiglos del otro mundo, y quando eso así fuese, en la memoria tengo lo que pasó al Cid, Rui Diaz quando quebró la silla del Embaxador de aquel Rey delante de su Santidad el Papa, por lo qual lo descomulgó, y anduvo aquel dia el buen Rodrigo de Vivar como muy honrado y valiente caballero…

            En oyendo esto el Bachiller se fué, como queda dicho, sin replicarle palabra .      

           Quisiera Don Quixote mirar si el cuerpo que venia en la litera eran huesos ó no, pero no lo consintió Sancho.diciéndole: señor,vuestra merced ha acabado esta peligrosa aventura lo más á su salvo de todas las que yo he visto: esta gente, aunque vencida y desbaratada, podría ser que cayese en la cuenta de que los venció una sola persona, y corridos y avergonzados desto volviésen á rehacerse y á buscarnos…y antecogiendo su asno, rogó á su señor que le siguiese, el qual pareciéndole que Sancho tenía razón, sin volverle á replicar le siguió.

 SANCHO DISPUESTO A ABRIR LA FIAMBRERA DE LOS QUE POCAS VECES SE DEXAN PASAR MAL.

           Y á poco trecho se hallaron en un espacioso y escondido valle, donde se apearon y Sancho alivió el jumento, y tendidos sobre la verde yerba, con la salsa de su hambre , comieron, merendáron, y cenáron á un mesmo punto, satisfaciendo sus estómagos con más de una fiambrera que los señores clérigos del difunto ( que pocas veces se dexan mal pasar) en la acémila de su repuesto traían, mas sucedióles otra desgracia, que Sancho la tuvo por la peor de todas, y fué que no tenian vino que beber, ni agua que llevar á la boca, y acosados de la sed, dixo Sancho, viendo que el prado donde estaban estaba colmado de verde y menuda yerba, lo que se dirá en el siguiente capítulo».

CAMPESINA , SIN MANTELES. VAN GOGH

 4.-COMENTARIO.

           «No comer pan a manteles ni con la Reyna folgar…». Son los mismos versos del Marqués de Mantua.(cf. Nº. 14). El juramento de comer a manteles no lo ha roto D. Quijote pues ha estado comiendo con los cabreros, si «folgar con la Reyna», referida a la hija del ventero, con la que de pensamiento y deseo folgó. (cf. Nº.23).

            Lo más interesante es que D. Quijote vuelve otra vez a no guardar las leyes de caballería, pensando, en que «yo haré la enmienda que modos hay de composición en la orden de caballería para todo».

            Puede entenderse como una alusión irónica a las composiciones y arreglos que hay para todo en la Iglesia, por ejemplo la bula por la que se dispensa del ayuno y la abstinencia, la facilidad de obtener el perdón por el Sacramento de la Penitencia, cartas de excomunión,maneras de arreglar eclesiásticamente el perjurio que había cometido y que lo convertía en reo de excomunión.

            La Iglesia concedía, incluso ad cautelam, unas bulas llamadas de composición, y sobre todo el tema de las indulgencias que sería el detonante de la reforma luterana, de la que Cervantes fue coetáneo y testigo.

COMO SI SE HUBIERA ARREMETIDO CONTRA LA TORRE DE PISA.

            Es la segunda vez que D. Quijote ataca a gente de Iglesia, y saliendo victorioso, además lo hace como si estuviera poseído por el diablo. También en la primera llama a los frailes de san Benito «gente endiablada» (cf. Nº11).

            El suceso manifiesta una intención del autor, como mínimo, ambigua y calculada. Si es que no se quiere interpretar como un ataque directo a la institución eclesiástica como sugiere la frase: «érades los mesmos Satanases del infierno, que por tales os juzgué y tuve siempre».

            Ya se indicó en otro lugar (cf. Nº 28) cómo la Inquisición portuguesa mandó cambiar la expresión «ensabanados» de la edición portuguesa por clérigos. Aquí los llama «encamisados».

            Los soldados, en los ataques nocturnos, se ponían las camisas sobre las corazas para verse en la oscuridad de la noche y diferenciarse de los enemigos. Sin embargo el narrador los califica como «gente medrosa y sin armas».

  ENLUTADO EN SU SOTANA DE FLORENCIA.

          Además de los «encamisados» vienen otros «enlutados»; echando cuentas vendrían veinte encamisados que serían clérigos ordenados todos de órdenes menores y once sacerdotes, ordenados de órdenes mayores.

            Todos eran clérigos, pues al estado clerical se accedía por la recepción de la tonsura, previa a la recepción de cualquier orden, bien menor o mayor. Además venían otros mozos y criados que no serían clérigos.

            Quien informa a D. Quijote es un «encamisado» que dice ser licenciado pero que había recibido las primeras órdenes, es decir las órdenes menores, que eran cuatro: lectorado, acolitado, hostiariado y exorcistado, estas órdenes les permitien ejercer respectivamente los siguientes ministerios: leer la palabra de Dios en las celebraciones litúrgicas, ayudar como acólitos en las mismas celebraciones, abrir y cerrar las puertas del templo, y hacer el rito del exorcismo.

            Las órdenes mayores eran tres: subdiaconado, diaconado y presbiterado.Aunque el que informa dice ser licenciado, era en realidad bachiller, el grado universitario más bajo, le seguían los de licenciado, maestro y doctor.

SIN MÁS PALABRAS.

            El bachiller le dice «si es caballero christiano, que no me mate, que cometerá un gran sacrilegio, que soy Licenciado y tengo las primeras órdenes». El derecho canónico condenaba con pena de excomunión a quien maltrase a un clérigo, D. Quijote parece no darle mucha importancia , y sigue preguntándole, quien ha sido el causante de la muerte del difunto, dispuesto a vengar su muerte.

            Justifica su acción diciendo que todo lo que ha hecho ha sido impulsado por su oficio.

            Aunque se excusa y dice creer « érades los mesmos Satanases del infierno, que por tales os juzgué y tuve siempre».

            «Don Quixote le dixo que siguiese á derrota de sus compañeros,á quien de su parte pidiese perdón del agravio, que no había sido en su mano dexar de haberle hecho».

            En esta acción Sancho le cambia el nombre por el de Caballero de la Triste Figura. D. Quijote le pregunta el porqué y Sancho se lo explica recurriendo al aspecto que presenta (cf. pág 62-63)

            El nombre está tomado de Don Clarián Lándanis. (Así Unamuno, Rodriguez Marín, Iriarte, etc.).

            Es posible que Sancho cambie en este caso el nombre de Don Quijote en el del Caballero de la Triste Figura, llevado del temor a la excomunión en la que su amo puede haber incurrido ocultando de esta forma su nombre verdadero. Por cierto que la figura de Sancho va quedando ya mucho mejor perfilada.

  SI QUIS SUADENTE DIABOLO…

          El Decreto de excomunión dice: «Si quis suadente diabolo huius sacrilegi vitium vel crimenincurrerit, quod in clericum vel monachum violenter manus iniecerit, anathematis vinculo subiaceat». (Decretum aureum Domini Gratiani, XVII, 4). La tradución del Decreto dice así: «Si alguien persuadido por el diablo incurriera en el vicio o crimen sacrílego, poniendo violentamente las manos en un clérigo o monje,sea anatematizado»

            La mayoría de los editores modernos del Quijote, atribuye la cita del canon latino de excomunión, al Bachiller. El texto tal como aparece aquí, corresponde a la edición princeps que literalmente pone en boca de Don Quijote la cita del decreto tridentino.

            El texto corregido podría quedar así: «Olvidábaseme de decir que advierta vuestra merced que queda descomulgado por haber puesto las manos violentamente en cosa sagrada, iuxta illud, «Si quis suadente diabolo», etcétera. No entiendo ese latín, respondió don Quijote, «aunque sé bien que no puse las manos, sino este lanzón» etc.

            De cualquier forma el texto sigue teniendo la misma ambigua ironía que el anterior:

            Don Quijote afirma no haber puesto las manos sobre él, sino el lanzón, y se justifica apoyándose en la ignorancia de quienes eran los atacados, «quanto más que yo no pensé que ofendía á sacerdotes, ni á cosas de la Iglesia, á quien respeto y adoro, como católico y fiel christiano que soy», confesión expresa de católico cristiano no exenta tampoco de ironía, pues la Iglesia no es objeto de adoración.

            Y sigue diciendo, y aunque así fuese, que hubiere atacado sabiéndolo, a la Iglesia, no habría tenido mayor importancia, como no la tuvo la excomunión que sobre el Cid lanzó el Papa, (Es el argumento del romance del Cid: A concilio dentro en Roma).

  ESTATUA DEL CID .

          No debe extrañar tal cita por Cervantes de un Romance como el del Cid, pues según Menéndez Pelayo el origen del Quijote está en los Romances. A este respecto puede verse el artículo de Julián Alonso Asenjo: Quijote y Romances. Uso y Funciones. Universitat de Valéncia. Según el cual en el Quijote hay setenta y cuatro citas, alusiones o reminicencias de romances tanto del Romancero Viejo como del Nuevo, en el Quijote.(cf. Menéndez Pidal R. 1920) «Un aspecto de la elaboración del Quijote» en Cervantes y Lope de Vega, Madrid, Espasa Calpe, Col. Austral, 1964,9-60 y también Avalle-Arce. J.B. ed. Don Quijote de la Mancha, Madrid, Alhambra, 1983).

            Finalmente Sancho no deja de advertir que esta aventura es de la que mejor han salido parados, además de haber acumulado más de una fiambrera de los clérigos, que remata un (que pocas veces se dexan mal pasar).

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL COMENTARIO AL PRÓLOGO DE LA PRIMERA PARTE.

 elcuradellugar.

 NOTA.elcuradellugar ES TAMBIÉN EL AUTOR DE LOS SIGUIENTES BLOGS:

 2.-quijotediscipulowordpress.com

3.-sanchoamigowordpress.com

4.-bachillersansocarrasco.wordpress.com

5.-elcaballerodelverdegaban.wordpress.com O Dios y la religión católica en la literatura castellana.

 PUEDE ACCEDER A LOS MISMOS SIN NINGÚN REQUISITO PREVIO.

Anuncios