Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

LA VIRGEN MARÍA EN EL QUIJOTE

¡Santa María!

 Encontramos en el Quijote exclamaciones o jaculatorias que salen de la boca de don Quijote o Sancho y que hacen referencia a la Virgen:

Tras la aventura de los rebaños de ovejas, don Quijote vomita en las barbas de Sancho el bálsamo de Fierabrás [1]:

“¡Santa María! —dijo Sancho—, ¿y qué es esto que me ha sucedido? Sin duda este pecador está herido de muerte, pues vomita sangre por la boca.” (I.18)

 Don Quijote va enjaulado y Sancho le avisa que sus acompañantes son el cura  y el barbero en carne y hueso; pero el caballero andante se reafirma  en la idea   de que va encantado.

¡Válame Nuestra Señora! —respondió Sancho dando una gran voz—. ¿Y es posible que sea vuestra merced tan duro de celebro y tan falto de meollo, que no eche de ver que es pura verdad la que le digo, y que en esta su prisión y desgracia tiene más parte la malicia que el encanto? (I. 48)

Exclamación de Sancho al descubrir que el escudero del Caballero del Bosque es Tomé Cecial

¡Santa María, y valme! ¿Este no es Tomé Cecial, mi vecino y mi compadre?[2] II. 14

Don Quijote manifiesta su extrañeza cuando doña Rodríguez le da la noticia de que la duquesa tiene dos desaguaderos en ambas piernas:

“Pues sepa vuesa merced que lo puede agradecer primero a Dios y luego, a dos fuentes[3] que tiene en las dos piernas, por donde se desagua todo el mal humor de quien dicen los médicos que está llena

¡Santa María! —dijo don Quijote—. ¿Y es posible que mi señora la duquesa tenga tales desaguaderos? No lo creyera si me lo dijeran frailes descalzos; pero pues la señora doña Rodríguez lo dice, debe de ser así. Pero tales fuentes y en tales lugares no deben de manar humor, sino ámbar líquido. Verdaderamente que ahora acabo de creer que esto de hacerse fuentes debe de ser cosa importante para salud.” (II. 48)

María Madre de Dios

La Maternidad divina de la Virgen es la prerrogativa más importante de María. Ella fue elegida para ser la Madre de Dios. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [“Theotokos”]

Una referencia a la maternidad la encontramos en las frases de las escenas que recogemos a continuación: “espero en Dios y en su bendita Madre” y “la encomendasen a Dios y a Nuestra Señora su Madre

Cuando le sacan de la jaula para hacer sus necesidades, le dice a Rocinante:

“Tomóle la mano el canónigo, aunque las tenía atadas, y debajo de su buena fe y palabra le desenjaularon, de que él se alegró infinito y en grande manera de verse fuera de la jaula; y lo primero que hizo fue estirarse todo el cuerpo y luego se fue donde estaba Rocinante y, dándole dos palmadas en las ancas, dijo:

Aún espero en Dios y en su bendita Madre, flor y espejo de los caballos, que presto nos hemos de ver los dos cual deseamos: tú, con tu señor a cuestas; y yo, encima de ti, ejercitando el oficio para que Dios me echó al mundo.”(I. 49)

Sancho refiere a Ricote [4], el morisco como salieron del pueblo su mujer Ricota y su hija Ana Félix.

llorando y abrazaba a todas sus amigas y conocidas y a cuantos llegaban a verla, y a todos pedía la encomendasen a Dios y a Nuestra Señora su Madre y esto, con tanto sentimiento, que a mí me hizo llorar, que no suelo  ser muy llorón.( II.54 )

AHÍ TIENES  A TU MADRE

María, Madre nuestra

María es Madre de Dios y Madre nuestra. En la Cruz y desde la Cruz, Jesucristo, nos la entrega como Madre (Cfr. San Juan 19, 25-27):

25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena.

26 Jesús, viendo a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a su madre: Mujer, he ahí a tu hijo.

27 Después dice al discípulo: He ahí a tu madre. Y desde aquel momento el discípulo la recibió en su casa.

La maternidad espiritual de María se extiende a todos los hombres.

 La expresión Nuestra Señora, del cautivo y del Caballero del Verde Gabán, equivale a Nuestra Madre; es decir hace referencia a la Maternidad espiritual de María.

El cautivo cuenta la historia de la liberación:

“Pusimos nuestras centinelas en tierra y no dejamos jamás los remos de la mano; comimos de lo que el renegado había proveído y rogamos a Dios y a Nuestra Señora, de todo nuestro corazón, que nos ayudase y favoreciese para que felicemente diésemos fin a tan dichoso principio” (I. 41)

Devoción a la Virgen del Caballero del Verde Gabán, don Diego de Miranda:

“procuro poner en paz los que sé que están desavenidos; soy devoto de Nuestra Señora y confío siempre en la misericordia infinita de Dios Nuestro Señor”. (II. 16)

 LA HISTORIA DE ZORAIDA ES LA NARRACIÓN CON LA QUE CERVANTES EXPRESA LA FE CATÓLICA  EN LA FRASE : ¡A JESÚS POR MARIA.! I. 37:

Preguntó don Fernando al captivo cómo se llamaba la mora, el cual respondió que Lela Zoraida; y así como esto oyó, ella entendió lo que le habían preguntado al cristiano y dijo con mucha priesa, llena de congoja y donaire:

¡No, no Zoraida: María, María! —dando a entender que se llamaba María y no Zoraida.

Estas palabras, el grande afecto con que la mora las dijo hicieron derramar más de una lágrima a algunos de los que la escucharon, especialmente a las mujeres, que de su naturaleza son tiernas y compasivas. Abrazóla Luscinda con mucho amor, diciéndole:

Sí, sí, María, María.

A lo cual respondió la mora:

¡Sí, sí, María: Zoraida macange! —que quiere decir no.I.40

“Todo lo que va aquí en romance, sin faltar letra, es lo que contiene este papel morisco, y hase de advertir  .que adonde dice Lela Marién[5] quiere decir Nuestra Señora la Virgen

 Cuando yo era niña, tenía mi padre una esclava, la cual en mi lengua me mostró la zalá cristianesca[6] y me dijo muchas cosas de Lela Marién.

El verdadero Alá te guarde, señora mía, y aquella bendita Marién, que es la verdadera Madre de Dios y es la que te ha puesto en corazón que te vayas a tierra de cristianos, porque te quiere bien

Respondíle en breves palabras que así lo haría y que tuviese cuidado de encomendarnos a Lela Marién con todas aquellas oraciones que la cautiva le había enseñado I.41:

“Iba Zoraida, en tanto que se navegaba, puesta la cabeza entre mis manos por no ver a su padre, y sentía yo que iba llamando a Lela Marién que nos ayudase”.

PIDIENDO A LELA MARIÉN QUE NOS AYUDASE…

“No te canses, señor, en preguntar a Zoraida tu hija tantas cosas, porque con una que yo te responda te satisfaré a todas: y, así, quiero que sepas que ella es cristiana y es la que ha sido la lima de nuestras cadenas y la libertad de nuestro cautiverio; ella va aquí de su voluntad, tan contenta, a lo que yo imagino, de verse en este estado como el que sale de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida y de la pena a la gloria.

– ¿Es verdad lo que este dice, hija? –dijo el moro.

–Así es –respondió Zoraida.

– ¿Que en efeto –replicó el viejo– tú eres cristiana y la que ha puesto a su padre en poder de sus enemigos?

A lo cual respondió Zoraida:

–La que es cristiana yo soy, pero no la que te ha puesto en este punto, porque nunca mi deseo se estendió a dejarte ni a hacerte mal, sino a hacerme a mí bien.

–¿Y qué bien es el que te has hecho, hija?

MARÍA CONSOLADORA DE LOS AFLIGIDOS: LOURDES.

–Eso –respondió ella– pregúntaselo tú a Lela Marién, que ella te lo sabrá decir mejor que no yo”.

“Vuelve, amada hija, vuelve a tierra, que todo te lo perdono; entrega a esos hombres ese dinero, que ya es suyo, y vuelve a consolar a este triste padre tuyo, que en esta desierta arena dejará la vida, si tú le dejas.

Todo lo cual escuchaba Zoraida, y todo lo sentía y lloraba, y no supo decirle ni respondelle palabra, sino:

–Plega a Alá, padre mío, que Lela Marién, que ha sido la causa de que yo sea cristiana, ella te consuele en tu tristeza. Alá sabe bien que no pude hacer otra cosa de la que he hecho, y que estos cristianos no deben nada a mi voluntad, pues aunque quisiera no venir con ellos y quedarme en mi casa, me fuera imposible, según la priesa que me daba mi alma a poner por obra esta que a mí me parece tan buena como tú, padre amado, la juzgas por mala.”

“Fuimos derechos a la iglesia a dar gracias a Dios por la merced recebida, y así como en ella entró Zoraida, dijo que allí había rostros que se parecían a los de Lela Marién. Dijímosle que eran imágines suyas, y como mejor se pudo le dio el renegado a entender lo que significaban, para que ella las adorase[7] como si verdaderamente fueran cada una dellas la misma Lela Marién que la había hablado.”

INMACULADA DE BARTOLOMÉ DE MURILLO. MUSEO DEL PRADO. MADRID.

María Virgen e Inmaculada

Se trata de la aventura de los disciplinantes. Se dirigen a una ermita llevando una imagen de la Virgen y rezando unas letanías para que llueva. Don Quijote que identifica la imagen con una dama cautiva, ordena que la dejen en libertad.

En la expresión imagen benditísima de la Virgen sin macilla, podemos apreciar la virginidad de María y su inmaculada Concepción; la Inmaculada Concepción fue definida como dogma de  fe el s. XIX, aunque siempre en el pueblo cristiano se consideraba a María sin mancha de pecado, tanto original como personal

“Era el caso que aquel año habían las nubes negado su rocío a la tierra y por todos los lugares de aquella comarca se hacían procesiones, rogativas y diciplinas, pidiendo a Dios abriese las manos de su misericordia y les lloviese; y para este efecto la gente de una aldea que allí junto estaba venía en procesión a una devota ermita que en un recuesto de aquel valle había

(…)

Agora, valerosa compañía, veredes cuánto importa que haya en el mundo caballeros que profesen la orden de la andante caballería; agora digo que veredes, en la libertad de aquella buena señora que allí va cautiva, si se han de estimar los caballeros andantes.

Y en diciendo esto apretó los muslos a Rocinante, porque espuelas no las tenía, y a todo galope, porque carrera tirada no se lee en toda esta verdadera historia que jamás la diese Rocinante, se fue a encontrar con los diciplinantes, bien que fueran el cura y el canónigo y barbero a detenelle; mas no les fue posible, ni menos le detuvieron las voces que Sancho le daba, diciendo:

¿Adónde va, señor don Quijote? ¿Qué demonios lleva en el pecho que le incitan a ir contra nuestra fe católica? Advierta, mal haya yo, que aquella es procesión de diciplinantes y que aquella señora que llevan sobre la peana es la imagen benditísima de la Virgen sin mancilla; mire, señor, lo que hace, que por esta vez se puede decir que no es lo que sabe.” (I.52)

EL AVE MARÍA EN LA MÚSICA.

“Mudar ese servicio (…) en alguna cantidad de avemarías”

En el camino real don Quijote se encuentra con una cadena de galeotes que marchan a su destino. Tras escuchar sus historias decide liberarlos. Lo consigue pero al pretender que los condenados se pongan en camino al Toboso para rendir homenaje a Dulcinea en señal de agradecimiento, uno de ellos, Ginés de Pasamonte le responde con burlas. Al final don Quijote recibe una lluvia de pedradas como señal de gratitud

Respuesta de Ginés de Pasamonte a don Quijote:

“Lo que vuestra merced nos manda, señor y libertador nuestro, es imposible de toda imposibilidad cumplirlo, porque no podemos ir juntos por los caminos, sino solos y divididos, y cada uno por su parte, procurando meterse en las entrañas de la tierra, por no ser hallado de la Santa Hermandad, que sin duda alguna ha de salir en nuestra busca. Lo que vuestra merced puede hacer y es justo que haga es mudar ese servicio y montazgo de la señora Dulcinea del Toboso en alguna cantidad de avemarías y credos, que nosotros diremos por la intención de vuestra merced, y esta es cosa que se podrá cumplir de noche y de día, huyendo o reposando, en paz o en guerra” (I.22)

IMAGEN DE LA VIRGEN DEL ROSARIO. VALENZUELA DE CVA. ESPAÑA.

SANTO ROSARIO

 “asió un gran rosario que consigo contino traía” (II.46)

 El ingenioso hidalgo decide en Sierra Morena imitar las penitencias de Amadís:

“Ea, pues, manos a la obra: venid a mi memoria, cosas de Amadís, y enseñadme por dónde tengo de comenzar a imitaros. Mas ya sé que lo más que él hizo fue rezar y encomendarse a Dios; pero ¿qué haré de rosario, que no le tengo?En esto le vino al pensamiento cómo le haría, y fue que rasgó una gran tira de las faldas de la camisa, que andaban colgando, y diole once ñudos, el uno más gordo que los demás[8] , y esto le sirvió de rosario el tiempo que allí estuvo, donde rezó un millón de avemarías[9].” (I. 26)

 Enterada Maritornes de la trama del cura y del barbero para sacar a don Quijote de su locura de Sierra Morena, promete rezar el rosario:

“Despidiéronse de todos, y de la buena de Maritornes, que prometió de rezar un rosario, aunque pecadora, por que Dios les diese buen suceso en tan arduo y tan cristiano negocio como era el que habían emprendido”. (I. 27)

Descripción que hace don Quijote del rosario que dice haber visto a Montesinos cuando le visitó en la cueva:

ROSARIO Y MEDITACIÓN EVANGÉLICA.

“Ceñíale los hombros y los pechos una beca de colegial, de raso verde; cubríale la cabeza una gorra milanesa negra, y la barba, canísima, le pasaba de la cintura; no traía arma ninguna, sino un rosario de cuentas en la mano, mayores que medianas nueces, y los dieces asimismo como huevos medianos de avestruz”.[10] (II. 23)

Don Quijote en casa de los Duques:

“colgó el tahelí de sus hombros con su buena y tajadora espada, asió un gran rosario que consigo contino traía, y con gran prosopopeya y contoneo salió a la antesala, donde el duque y la duquesa estaban ya vestidos y como esperándole” (II. 46)

Diálogo entre Sancho y su esposa Teresa:

“¿Qué es esto, Teresa Panza? ¿Qué locuras son estas y qué papeles son esos?

No es otra la locura sino que estas son cartas de duquesas y de gobernadores, y estos que traigo al cuello son corales finos las avemarías, y los padres nuestros son de oro de martillo[11], y yo soy gobernadora. (II. 50)

 Sancho se dispone a azotarse para desencantar a Dulcinea  le dice don Quijote:

“Mira, amigo, que no te hagas pedazos, da lugar que unos azotes aguarden a otros; no quieras apresurarte tanto en la carrera, que en la mitad della te falte el aliento, quiero decir que no te des tan recio, que te falte la vida antes de llegar al número deseado. Y porque no pierdas por carta de más ni de menos, yo estaré desde aparte contando por este mi rosario los azotes que te dieres. Favorézcate el cielo conforme tu buena intención merece.

Al buen pagador no le duelen prendas —respondió Sancho—: yo pienso darme de manera que sin matarme me duela, que en esto debe de consistir la sustancia deste milagro.” (II. 71)


[1] Bálsamo de Fierabrás: bebida maravillosa que aparece en gestas y novelas medievales. Según una leyenda  había servido para ungir a Jesús antes de enterrarlo. El gigante Fierabrás («el de feroces brazos»)

.D. Quijote preparará y beberá este bálsamo, con efectos muy curiosos (Cfr. I. 17)

[2] Tomé Cecial que acompaña como escudero al Bachiller Sansón carrasco, disfrazado del Caballero de los Espejos o del Bosque. Ambos tienen el propósito de vencer a don Quijote y obligarle a que vuelva a su aldea. Tomé Cecial era del pueblo de don Quijote y Sancho.

[3] fuentes: ‘incisiones abiertas para purificar de los malos humores’. Los malos humores se refiere a las enfermedades físicas.

[4] Ricote: Morisco vecino de Sancho Panza, esposo de la Ricota y padre de Ana Félix. Expulsado de España en virtud del Decreto de Felipe III, regresa de incógnito para desenterrar su caudal.

Los moriscos habían sido expulsados de España mediante una serie de decretos que se extienden de 1609 a 1613; el acuerdo de expulsión lo votó por unanimidad el Consejo de Estado el 30 de enero de 1608, y aunque en un primer momento sólo se aplicó a los valencianos, el 4 de abril de 1609 se hacía extensivo a toda España, invocando la razón de Estado, o sea, la «conveniencia» y la seguridad de la nación; también se justificó por la reciente conquista de Marruecos por Muley Cidán, enemigo de España. Fueron expulsados, aproximadamente, unos 300.000 moriscos.

 [5] Lela Marién. Literalmente Lela es Doña o Señora y Marién es María. También se puede traducir Lela Marién como Señora María. La expresión Señora María referida a la Viren María la encontramos en muchos autores espirituales. Por ejemplo en San Josemaría en Forja 57:

Dulce Madre…, llévanos hasta la locura que haga, a otros, locos de nuestro Cristo.

Dulce Señora María: que el Amor no sea, en nosotros, falso incendio de fuegos fatuos, producto a veces de cadáveres descompuestos…: que sea verdadero incendio voraz, que prenda y queme cuanto toque.

 [6] la zalá cristianesca, es decir ‘la oración cristiana’; se refiere seguramente al Ave María.

 [7] “Para que ella la adorase” se traduce o quiere decir “para que ella la venerase”. Solamente a Dios se culto de adoración. A los santos se les venera y a la Santísima Virgen una especial veneración. Dice el Catecismo de la Iglesia Católica n. 971:

“Todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1, 48): “La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano” (MC 56). La Santísima Virgen “es honrada con razón por la Iglesia con un culto especial. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos, se venera a la Santísima Virgen con el título de `Madre de Dios’, bajo cuya protección se acogen los fieles suplicantes en todos sus peligros y necesidades… Este culto… aunque del todo singular, es esencialmente diferente del culto de adoración que se da al Verbo encarnado, lo mismo que al Padre y al Espíritu Santo, pero lo favorece muy poderosamente” (LG 66); encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios (cf. SC 103) y en la oración mariana, como el Santo Rosario, “síntesis de todo el Evangelio” (cf. Pablo VI, MC 42).

[8] El que corresponde al principio del misterio y al rezo del padrenuestro;

[9] En la segunda edición, Cervantes. Sustituyó la frase  desde “y encomendarse hasta un millón de avemarías” por “y así lo haré yo. Y sirviéronle de rosario unas agallas grandes de un alcornoque, que ensartó, de que hizo un diez”. Posiblemente no le pareció decente la manera de hacer el rosario.

[10] Los dieces eran ‘las cuentas que corresponden al Padre Nuestro’.

[11] ‘las bolas gruesas son de oro batido’, y por tanto muy puro.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL CAPITULO X.

                                       FRANCISCO JAVIER SANZOL es un colaborador de elcuradellugar

NOTA. elcuradellugar ES TAMBIÉN EL AUTOR DE LOS SIGUIENTES BLOGOGS:

2.- quijotediscipulowordpress.com

3.- sanchoamigowordpress.com

4.-bachillersansoncarrasco.wordpress.com

5.-elcaballerodelverdegaban.wordpress.com

PUEDE ACCEDER A LOS MISMOS SIN NINGÚN REQUISITO PREVIO.

Anuncios