Etiquetas

, , , , , , , , ,

CAPITULO XXVI. DONDE   SE PROSIGUEN LAS FINEZAS QUE DE ENAMORADO HIZO DON QUIJOTE EN SIERRA MORENA

 1.-NÚMERO 40.

2.-LOCALIZACIÓN Cap 26, Parte I. pág. 257. T.I

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

DON QUIJOTE PROCLAMANDO AL CIELO SU ENAMORAMIENTO.

 TEXTO.

           «Y volviendo á contar lo que hizo el de la Triste Figura despues que se vió solo…se subió sobre una punta de una alta peña y allí tornó á pensar lo que otras muchas veces había pensado sin haberse jamás resuelto en ello, y era que qual seria mejor y le estaría mas á cuento, imitar á Roldán en las locuras desaforadas que hizo, ó á Amadís en las malencónicas; y hablando entre sí mesmo decía:…Ea pues, manos a la obra, venid á mi memoria cosas de Amadis, y enseñazme por donde tengo que comenzar á imitaros; mas ya sé que lo que él hizo fué rezar, y así lo haré yo: y sirviéronle de rosario unas agallas grandes de un alcornoque, que ensartó, de que hizo un diez,… y lo que le fatigaba mucho, era no hallar por allí otro ermitaño que le confesase, y con quien consolarse, y así se entretenia paseándose por el pradecillo, escribiendo y grabando por las cortezas de los árboles y por la menuda arena muchos versos…y algunos en alabanza de Dulcinea…y será bien dexale envuelto entre sus suspiros y versos para contar lo que le avino á Sancho Panza en su mandería…

 SANCHO CAMINO DEL TOBOSO SOBRE ROCINANTE.    

       Y fué que en saliendo al camino real, se puso en busca del Toboso, y otro día llegó a la venta donde le había sucedido la desgracia de la manta…dudoso si entraria o no…salieron de la venta dos personas que luego le conocieron, y dixo el uno al otro: dígame , señor Licenciado ¿ aquel de á caballo , no es Sancho Panza?…Sí es, dixo el Licenciado y aquel es el caballo de nuestro Don Quixote: y conociéronles tan bien, como aquellos que eran el Cura y el Barbero de su mismo Lugar, y los que hiciéron el escrutinio y acto general de los libros…

            y el Cura le llamó por su nombre, diciéndole: amigo Sancho Panza ¿adonde está vuestro amo?… les respondió, que su amo quedaba ocupado en cierta parte y en cierta cosa que le era de mucha importancia, la qual él no podia descubrir por los ojos que en la cara tenia.

            No, no, dixo el Barbero…que vos le habeis muerto y robado, pues venis encima de su caballo, en verdad que nos habeis de dar el dueño del rocin, ó sobre eso morena.

             No hay para que conmigo amenazas,( dijo Sancho) que yo no soy hombre que robo ni mato á nadie, á cada uno mate su ventura , ó Dios que le hizo: mi amo queda haciendo penitencia en la mitad de esta montaña muy á su sabor: y luego de corrida y sin parar les contó de la suerte que quedaba, las aventuras que le habían sucedido, y como llevaba la carta á la Señora Dulcinea del Toboso, que era la hija de Lorenzo Corchuelo..

 EL CURA Y EL BARBERO ADMIRADOS DE LO QUE SANCHO LES CONTABA.

           Quedaron admirados los dos de lo que Sancho Panza les contaba, y aunque ya sabian la locura de Don Quixote, y el genero de ella..pidiéronle á Sancho Panza que les enseñase la carta que llevaba á la Señora Dulcinea del Toboso…Metió la mano en el seno Sancho Panza, buscando el librillo; pero no le halló…y dixo que no le daba mucha pena la pérdida de la Carta de Dulcinea, porque él la sabia casi de memoria…

            Decidla Sancho, pues dixo el Barbero, que despues la trasládaremos…

            En el principio decia: Alta y sobajada señora…proseguia, si mal no me acuerdo: el llagado y falto de sueño, y el ferido besa á vuesa merced las manos, ingrata y muy desconocida hermosa...hasta que acababa en :Vuestro hasta la muerte el Caballero de la Triste Figura… dixo tambien, como su señor, en trayendo que le truxese buen despacho de la Señora Dulcinea del Toboso, se había de poner en camino á procurar ser Emperador, ó por lo ménos Monarca, que así lo tenian concertado entre los dos...

  O POR LO MENOS ARZOBISPO.

          No quisieron cansarse en sacarle del error en que estaba, pareciéndoles, que pues no le dañaba nada la conciencia, mexor era dexarle en él...y así le dixeron que rogase á Dios por la salud de su Señor, que cosa contingente y muy agible era venir con el discurso del tiempo á ser Emperador, como él decía, ó por lo menos Arzobispo, ó otra dignidad equivalente.

            A lo qual respondió Sancho: señores, si la fortuna rodase las cosas de manera, que á mi amo le viniese en voluntad de no ser Emperador, sino de ser Arzobispo, querría yo saber ahora, que suelen dar los Arzobispos andantes á sus escuderos.

            Suélen les dar, respondió el Cura, algun beneficio simple o curado, ó alguna sacristanía que les vale mucho de renta rentada, amen del pie de altar que se suele estimar en otro tanto.

            Para eso será menester , replicó Sancho, que el escudero no sea casado, y que sepa ayudar á misa por lo ménos, y si esto es así, desdichado de yo, que soy casado, y no sé la primera letra del A:B:C. ¿qué será de mí, si á mi amo, le da antojo de ser Arzobispo, y no Emperador, como es uso y costumbre de los caballeros andantes? No tengais pena, Sancho amigo, dixo el Barbero, que aquí rogarémos á vuestro amo… y aun se lo pondrémos en caso de conciencia… que sea Emperador y no Arzobispo…lo que yo pienso por mi parte es, rogarle á nuestro Señor, que le eche á aquellas partes donde él mas se sirva, y á donde á mi mas mercedes me haga. Vos lo decis como discreto, dixo el Cura, y lo hareis como buen christiano».

 

¿ Y QUE HARÉ SI NO TENGO ROSARIO ?

4.-COMENTARIO.

            El texto que comentamos apareció en la segunda edición, pues en la primera Cervantes puso un texto que podría quedar así: «¿Y que haré si no tengo rosario? En esto le vino al pensamiento cómo le haría, y fue que rasgó una gran tira de las faldas de la camisa , que andaban colgando, y diole once ñudos, el uno más gordo que los demás y esto le sirvió de rosario el tiempo que allí estuvo, donde rezó un millón de avemarías».

            Cambió como se ve el material con el que hizo el rosario y por indicación de lainquisición portuguesa suprimió lo del millón de Avemarías. El tema de los miles y millones de Avemarías y Padrenuestros ha salido varias veces, Bataillon, en su obra Erasmo y España, ve en esto un menosprecio de la oración vocal por influjo de Erasmo.

            Cervantes no deja de reseñar el deseo de Don Quijote de confesarse, cuando Lutero ya había rechazado la sacramentalidad de la penitencia. Lutero aunque al principio admitió la penitencia como sacramento (junto al bautismo y a la ‘cena’; (Cfr. Lutero, Apol. Conf. Aug., art. 13), su concepto de justificación le llevó necesariamente a negar todo poder real de perdonar los pecados.

   LA VUELTA DEL HIJO PRÓDIGO.BARTOLOMÉ DE MURILLO.

         El Concilio de Trento definió explícitamente su sacramentalidad como verdad de fe. (Cfr. Dz. 911).

            En el texto se dan detalles de dos personajes que nos son de sobra conocidos, el cura y el barbero y hasta se hace mención del auto de fe que hicieron con los libros. (cf. Nº5).

            Sancho disimula tan mal la situación en que se queda Don Quijote, que obliga al barbero a amenazarle, diciéndole que le ha robado y luego muerto por lo que se puede armar la «morena» de ahí probablemente el dicho «y se armó la mari morena».

            Sancho termina por informarles de todo, tal como lo indica el texto, no sin aliñar su conversación con dichos e invocaciones religiosas.

            Es de notar como el autor subraya la admiración que el Cura y el Barbero muestran por lo que Sancho les cuenta: «aunque ya sabian la locura de Don Quixote, y el genero della».

            Precisamente por conocer el género de locura de Don Quijote muchas de las aventuras y situaciones disparatadas a las que llega vienen provocadas por los personajes de la novela: el cura, Sansón Carrasco, Sancho, el Duque, la Duquesa, etc. etc.

            El autor desciende a detalles moralmente tan finos, en toda la obra, similares al que aparece en el presente texto, dice: «No quisieron cansarse en sacarle del error en que estaba, pareciéndoles , que pues no le dañaba nada la conciencia, mexor era dexarle en él».

            También le podrían como caso de conciencia a Don Quijote que no aspire a arzobispo.

            La moral católica entre sus obras de misericordia cuenta una de orden espiritual que dice: corregir al que yerra. El tema de la corrección tiene raices evangélicas pues es el mismo Jesúsquien habla de la corrección fraterna, (cf. Mat. 18,15). Los moralistas en tiempo de Cervantes ya habían desarrollado toda una doctrina sobre el tema de la corrección, cuando obligaba, en qué condiciones había que hacerla en el texto, el cura aplica esta doctrina llegando a la conclusión de que era mejor dejar a Sancho en el error en que estaba, pues de él no se le seguiría ningún mal para «la conciencia».

            Cervantes se ve conocía bien los oficios y beneficios eclesiásticos existentes en la España del XVI, de ellos encontramos una síntesis precisa, en el documento que insertamos:

 FELIPE II.

           Real Cédula de Felipe II acerca de los derechos Patronale obre todas las Iglesias de lasIndias del gobierno desas tierras.San Lorenzo del Escorial, 1 de junio 1574

            «El Rey. A nuestro Virrey de la Nueva España o la persona o personas que por tiempo tuvieren:

            Como sabéis, el derecho de patronazgo eclesiástico nos pertenece en todo el Estado de las Indias, así por haberse descubierto, adquirido aquel nuevo orden y edificado en él, y dotado las iglesias y monasterios a nuestra costa y de los Reyes Católicos, nuestros antecesores, como por habérsenos concedido por bulas de los sumos Pontífices, concedidas de su propio motu,…

            Queremos y mandamos, que no se erija, instituya, funde, ni construya iglesia catedral i parroquial, monasterio, hospital, iglesia votiva, ni otro lugar pío ni religiosos, sin consentimiento expreso nuestro o de la persona que tuviere nuestra autoridad y veces para ello.

             E otro sí, que no se pueda proveer ni instituir arzobispado, obispado, dignidad, conongía ración media ración, beneficio curado, ni simple, ni otro cualquier beneficio o oficio eclesiástico o religioso  sin consentimiento o presentación nuestra o de quien tuviere nuestras veces, y que la tal presentación y consentimiento sea por escrito en el estilo acostumbrado…

            Los arzobispados y obispados se provean por nuestra presentación hecha a nuestro muy Sancto Padre, que por tiempo fuere, como hasta aquí se ha hecho. Las dignidades, canonjías, raciones, medias raciones de todas las iglesias catedrales de las Indias se provean por presentación hecha por nuestra provisión real, librada por nuestro consejo Real de las Indias, y firmada de nuestro nombre…

 DETENTADOR DEL BENEFICIO CURADO EN EL LUGAR DE DON QUIJOTE.

           Todos los beneficios curados, simples, seculares y regulares, y los oficios eclesiásticos que vacaren, que se hubieren de proveer en todo el Estado de las Indias, en cualquier diócesis, fuera de los que se proveen en las iglesias catedrales, de que está dicho para que se provean con menos dilación y en ellos se conserve nuestro patronazgo real, queremos y mandamos que se provean en la forma siguiente:

            Vacando el beneficio, curado o simple, o administración de hospital, o sacristía o mayordomía de fábrica de iglesia o hospital, o otro cualquier beneficio o oficio eclesiástico, o que de nuevo se haya de proveer, el prelado mande poner carta de edicto en la iglesia catedral y en la iglesia, hospital o monasterio donde se hubiere de proveer el tal beneficio u oficio, con término competente para los que se quisieren oponer a él, que se opongan; e de los que así se opusieren y de todos lo demás que al prelado pareciere ser competentes personas para el tal oficio o beneficio, habiéndolos examinado e informádose de sus costumbres y suficiencia, elija dos personas dellos, los que según Dios y su onciencia le parecieren más competentes para el tal oficio y beneficio; y la nominación de los dos así nombrados, se presente ante nuestro Virrey, o ante el Presidente de nuestra Audiencia Real,…

            Pero queremos y es nuestra voluntad, que cuando la presentación fuere hecha por Nos, y en ella fuere expresado que la colación y canónica institución se haga en título perpetuo, la tal colación y canónica institución sea en título y no en encomienda; y que los presentados por Nos sean siempre preferidos a los que se presentaren por los nuestros virreyes, presidentes, gobernadores en la forma suso dicha. Así mesmo queremos y ordenamos, que el derecho de patronazgo nos le guarden y conserven las órdenes y religiones en la forma siguiente:

            Primeramente, que ningún general, ni comisario general, ni visitador, ni provincial, ni otro prelado de las órdenes ni religiones pase al Estado de las Indias, sin que primero muestre las facultades que lleva,…(Tomado de: A.M. CARREÑO, Un desconocido Cedulario del siglo XVI (México1944) 314-322).

   EL CURA Y EL BARBERO BUSCANDO CÓMO LLEVARSE A DON QUIJOTE.

         El capítulo termina contando la traza que el cura y el barbero pensaron para lograr volver a su lugar a Don Quijote: el Cura «se vestiría en habito de doncella» y le pediría un don, «que sería el que se viniese con ella á desfacelle un agravio que un mal caballero le tenia fecho».

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA EN EL QUIJOTE.

elcuradellugar.

Anuncios