Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

CAPITULO XL.DONDE SE PROSIGUE LA HISTORIA DEL CAUTIVO.

 1.-NÚMERO 65.

2.-LOCALIZACION. Cap. 40. Parte I. Págs. 189-90. T.II.

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

LA GLORIFICACIÓN DE LOS SANTOS CON CRISTO. EL GIOTTO.

 3.-TEXTO.

          (El capítulo anterior en el que D. Fernando dice que su hermano el caballero conocido por el cautivo vive termina con la afirmación de d. Fernando de que conoce los sonetos que su hermano hizo una .) ” Digalos pues vuesa merced, dixo el Cautivo, que los sabrá decir mejor que yo. Que me place respondió el caballero, y el de la Goleta decía así:”

 «Almas dichosas que del mortal velo

Libres y esentas, por el bien que obrástes,

Desde la baxa tierra os levantástes

Á lo mas alto y lo mejor del cielo,

Y ardiendo en ira y en honroso zelo,

De los cuerpos la fuerza exercitástes,

Que en propia y sangre agena colorástes

El mar vecino y arenoso suelo:

Primero que el valor faltó la vida

En los cansados brazos que, muriendo,

Con ser vencidos, llevan la vitoria,

Y esta vuestra mortal, triste caida

Entre el muro y el hierro, os va adquiriendo

Fama que el mundo os da, y el cielo gloria.

Desa mesma manera le sé yo dixo el Cautivo. Pues el del Fuerte, si mal no me acuerdo dixo el caballero, dice así:

 SONETO.

«De entre esta tierra estéril derribada,

Destos torreones por el suelo echados,

Las almas santas de tres mil soldados,

subieron vivas á mejor morada,

Siendo primero en vano exercitada

La fuerza de sus brazos esforzados,

Hasta que al fin, de pocos y cansados

Diéron la vida al filo de la espada.

Y este es el suelo que continuo ha sido

De mil memorias lamentables lleno

En los pasados siglos y presentes,

Mas no mas justas de su duro seno

Habrán al claro cielo almas subido,

Ni aun él sostuvo cuerpos tan valientes».

LA ARMADA CRISTIANA VENCEDORA EN LEPANTO.

            «No pareciéron mal los sonetos, y el Cautivo se alegró con las nuevas que de su camarada le diéron, y prosiguiendo su cuento, dixo: En resolucion, la armada volvió á Constantinopla triunfante y vencedora, y de allí á pocos meses murió mi amo el Uchâlí, al qual llamaban Uchâlí Fartax, que quiere decir en lengua turquesca el renegado tiñoso…y yo cupe á un renegado veneciano, que, siendo grumete de una nave le cautivó el Uchalí, y le quiso tanto, que fué uno de los mas regalados garzones suyos, y él vino á ser el mas cruel renegado que jamas se ha visto.

       Llamábase Azanaga , y llegó a ser muy rico y á ser rey de Argel; con el qual yo vine de Constantinopla, algo contento, por estar tan cerca de España,..

            Pusiéronme una cadena, mas por señal de rescate que por guardarme con ella , y así pasaba la vida en aquel baño, con otros muchos caballeros y gente principal, señalados y tenidos por de rescate.

            Y aunque la hambre y desnudez pudiera fatigarnos á veces, y aun casi siempre, ninguna cosa nos fatigaba tanto como oír y ver á cada paso las jamás vistas ni oídas crueldades que mi amo usaba con los Christianos.

            Cada día ahorcaba el suyo , empalaba á este, desorejaba á aquel , y esto, por tan poca ocasión, y tan sin ella , que los Turcos conocían que lo hacía no mas de por hacerlo y por ser natural condición suya ser homicida de todo el Género humano.

   LOS CAUTIVOS EN EL PATIO A LA ESPERA DE REDENCIÓN.

    Solo libró bien con él un soldado español llamado tal de Saavedra, el qual , con haber hecho cosas que quedarán en la memoria de aquellas gentes por muchos años, y todas por alcanzar libertad, jamas le dió palo, ni se lo mandó dar, ni le dixo mala palabra: y por la menor cosa de muchas que hizo temíamos todos que había de ser empalado, y así lo temió él mas de una vez; y si no fuera porque el tiempo no da lugar, yo dixera ahora algo de lo que este soldado hizo, que fuera parte para entreteneros y admiraros harto mejor que con el cuento de mi historia. Digo, pues, que encima del patio de nuestra prisión caían las ventanas de la casa de un Moro rico y principal llamado Agimorato…

            Acaeció, pues, que un día,..alcé acaso los ojos y vi que por aquellas cerradas ventanillas que he dicho parecía una caña, y al remate della puesto un lienzo atado, y la caña se estaba blandeando…pero á ninguno se rindió la caña sino á mí, porque en llegando yo la dexaron caer.

            Desaté el nudo y hallé cuarenta escudos de oro españoles y un papel escrito en arábigo, y al cabo de lo escrito hecha una grande cruz. Besé la cruz, tomé los escudos,..

            Quedamos todos confusos y alegres con lo sucedido, y como ninguno de nosotros no entendía el arábigo, era grande el deseo que teníamos de entender lo que el papel contenía, y mayor la dificultad de buscar quien lo leyese.

            En fin, yo me determiné de fiarme de un Renegado, natural de Murcia, que se había dado por grande amigo mío, y puesto prendas entre los dos que le obligaban á guardar el secreto que le encargase; porque suelen algunos renegados, quando tienen intención de volverse á tierra de Christianos, traer consigo algunas firmas de cautivos principales, en que dan fe, en la forma que pueden, como el tal renegado es hombre de bien y que siempre ha hecho bien á Christianos y que lleva deseo de huirse en la primera ocasión que se le ofrezca.

   EN ARGEL CRISTIANOS RENEGADOS.

         Algunos hay que procuran estas fees con buena intención; otros se sirven dellas acaso y de industria: que viniendo á robar á tierra de Christianos, si á dicha se pierden ó los cautivan , sacan sus firmas y dicen que por aquellos papeles se verá el propósito con que venían, el qual era de quedarse en tierra de Christianos, y que por eso venían en corso con los demás Turcos . Con esto se escapan de aquel primer ímpetu y se reconcilian con la Iglesia, sin que se les haga daño, y quando veen la suya, se vuelven á Berbería á ser lo que antes eran.

            Otros hay que usan destos papeles y los procuran con buen intento, y se quedan en tierra de Christianos. Pues uno de los renegados que he dicho era este mi amigo el qual tenía firmas de todas nuestras camaradas , donde le acreditábamos quanto era posible: y si los Moros le hallaran estos papeles, le quemaran vivo.

            Supe que sabía muy bien arábigo, y no solamente hablarlo, sino escribirlo;pero ántes que del todo me declarase con él, le dixe que me leyese aquel papel, que acaso me había hallado en un agujero de mi rancho . Abrióle, y estuvo un buen espacio mirándole y construyéndole, murmurando entre los dientes.

 EN LA  CAPILLA A LA VIRGEN EN LA ANTIGUA ÉFESO. TURQUÍA.

           Preguntéle si lo entendía: díxome que muy bien, y que si quería que me lo declarase palabra por palabra, que le diese tinta y pluma, porque mejor lo hiciese. Dímosle luego lo que pedía, y él poco á poco lo fue traduciendo, y en acabando, dixo: todo lo que va aquí en romance, sin faltar letra, es lo que contiene este papel morisco, y hase de advertir que adonde dice Lela Márien quiere decir: Nuestra Señora la Virgen María . Leímos el papel, y decía así:

            La Christiana murió, y yo sé que no fué al fuego, sino con Alá , porque despues la vi dos veces y me dixo que me fuese á tierra de Christianos á ver á Lela Márien, que me quería mucho. No sé yo como vaya. Muchos Christianos he visto por esta ventana, y ninguno me ha parecido caballero sino tú. Yo soy muy hermosa y muchacha, y tengo muchos dineros que llevar conmigo. Mira tú si puedes hacer como nos vamos, y serás allá mi marido, si quisieres, y si no quisieres, no se me dará nada, que Lela Márien me dará con quien me case. Yo escribí esto, mira á quién lo das a leer; no te fíes de ningun Moro, porque son todos marfuces . Desto tengo mucha pena, que quisiera que no te descubrieras á nadie, porque si mi padre lo sabe, me echará luego en un pozo y me cubrirá de piedras.

            En la caña pondré un hilo:ata allí la respuesta; y si no tienes quien te escriba arábigo, dímelo por señas, que Lela Marién hará que te entienda. Ella y Alá te guarden, y esa cruz que yo beso muchas veces, que así me lo mandó la cautiva.

            Mirad, señores, si era razón que las razones deste papel nos admirasen y alegrasen y así lo uno y lo otro fué de manera, que el Renegado entendió, que no acaso se habia hallado aquel papel, sino que realmente á alguno de nosotros se había escrito: y así nos rogó, que si era verdad lo que sospechaba, que nos fiásemos dél, y se lo dixésemos, que él aventuraría su vida por nuestra libertad: y diciendo esto sacó del pecho un Crucifijo de metal, y con muchas lágrimas juró por el Dios que aquella imagen representaba, en quien él, aunque pecador y malo bien y fielmente creia, de guardarnos lealtad y secreto en todo quanto quisiésemos descubrirle…y había él y todos nosotros de tener libertad, y verse él en lo que tanto deseaba , que era reducirse al gremio de la Santa Iglesia su Madre, de que como miembro podrido estaba dividido y apartado por su ignorancia y pecado.

            Con tantas lágrimas y con muestras de tanto arrepentimiento dixo esto el Renegado, que todos de un mesmo parecer consentimos y venimos en declararle la verdad del caso, y así le dimos cuenta de todo sin encubrirle nada…

            Acordámos ansimesmo que sería bien responder al villete de la Mora, y como teníamos quien lo supiese hacer, luego al momento el Renegado escribió las razones que yo le fuí notando..

 IMAGEN DE LA VIRGEN EN ÉFESO.

           En efeto, lo que á la Mora se le respondió fué esto: El verdadero Alá te guarde, señora mía, y aquella bendita Márien, que es la verdadera Madre de Dios, y es la que te ha puesto en corazon, que te vayas á tierra de Christianos, porque te quiere bien. Ruégale tú que se sirva darte á entender como podrás poner por obra lo que te manda, que ella es tan buena, que sí hará… A lo que dices, que si fueres á tierra de Christianos, que has de ser mi mujer, yo te lo prometo como buen Christiano, y sabe que los Chistianos cumplen lo que prometen mejor que los Moros. Alá y Márien su Madre sean en tu guarda, señora mia…

            Entrámos luego en consejo con el Renegado en que órden se tendría para sacar á la Mora y venirnos todos á tierra de Christianos, y en fin se acordó por entónces que esperásemos al aviso segundo de Zorayda, que así se llamaba la que ahora quiere llamarse María: porque bien vimos que ella y no otra alguna era la que había de dar medio á todas aquellas dificultades…

            Quatro días estuvo el baño con gente, que fué ocasion que quatro dias tardase en parecer la caña, al cabo de los quales, en la acostumbrada soledad del baño, pareció con el lienzo tan preñado, que un felicísimo parto prometía. Inclinóse á mí la caña y el lienzo; hallé en él otro papel y cien escudos de oro, sin otra moneda alguna.

             Estaba allí el Renegado; dímosle á leer el papel dentro de nuestro rancho, el qual dixo que así decía:

            Yo no sé, mi señor, como dar órden que nos vámos á España, ni Lela Márien me lo ha dicho, aunque yo se lo he preguntado:lo que se podrá hacer es, que yo os daré por esta ventana muchísimos dineros de oro: rescataos vos con ellos, y vuestros amigos, y vaya uno en tierra de Christianos y compre allá una barca y vuelva por los demas, y a mí me hallará en el jardín de mi padre, que está á la puerta de Babazon,… de allí, de noche, me podréis sacar sin miedo, y llevarme á la barca.

            Y mira que has de ser mi marido, porque, si no, yo pediré á Márien que te castigue. Si no te fías de nadie que vaya por la barca, rescátate tú y ve, que yo sé que volverás mejor que otro, pues eres caballero y Christiano. Procura saber el jardín, y quando te pasées por ahí sabré que está solo el baño y te daré mucho dinero. Alá te guarde, señor mío.

            Esto decía y contenía el segundo papel, lo qual visto por todos, cada uno se ofreció á querer ser el rescatado y prometió de ir y volver con toda puntualidad, y tambien yo me ofrecí lo mismo: á todo lo qual se opuso el Renegado, diciendo que en ninguna manera consentiría que ninguno saliese de libertad hasta que fuesen todos juntos, porque la experiencia le había mostrado quan mal cumplían los libres las palabras que daban en el cautiverio, porque muchas veces habían usado de aquel remedio algunos principales cautivos, rescatando á uno que fuese á Valencia,ó Mallorca con dineros para poder armar una barca y volver por los que le habían rescatado, y nunca habían vuelto, porque de la libertad alcanzada y el temor de no volver á perderla les borraba de la memoria todas las obligaciones del mundo...

            En efecto, él vino á decir que lo que se podía y debía hacer era que el dinero que se había de dar para rescatar al Christiano, que se le diese á él para comprar allí en Argel una barca, con achaque de hacerse mercader y tratante en Tetuán y en aquella costa, y que siendo él señor de la barca, fácilmente se daría traza para sacarlos del baño y embarcarlos á todos….y, así, determinámos de ponernos en las manos de Dios y en las del Renegado: y en aquel mismo punto se le respondió á Zorayda diciéndole que haríamos todo quanto nos aconsejaba, porque lo había advertido tan bien, como si Lela Márien se lo hubiera dicho, y que en ella sola estaba dilatar aquel negocio ó ponello luego por obra.

 ZORAIDA RICA PIADOSA Y HERMOSA.

           Ofrecímele de nuevo de ser su esposo, y con esto, otro dia que acaeció á estar solo el baño, en diversas veces, con la caña y el paño, nos dió dos mil escudos de oro y un papel donde decía que el primer Juma, que es el viérnes, se iba al jardín de su padre,..

            Dimos luego quinientos escudos al Renegado para comprar la barca; con ochocientos me rescaté yo,… Hecho esto, diéron órden en que los tres compañeros nuestros se rescatasen , por facilitar la salida del baño, y porque viéndome á mí rescatado y á ellos no, pues había dinero, no se alborotasen y les persuadiese el diablo que hiciesen alguna cosa en perjuicio de Zorayda…».

EL CAMINO HACIA LA SALVACIÓN.

 4.-COMENTARIO.

            Ambos sonetos, desde el punto de vista religioso, proclaman la victoria alcanzada por los que en la batalla murieron, hasta tres mil, viéndose liberados de su cuerpo mortal así como de la triste y estéril tierra.

            Alcanzando fama en la tierra y gloria en el cielo, por sus buenas obras.

En ellos se encuentran, bien de forma expresa o implicita, algunos elementos de la fe católica relativos al destino humano después de la muerte:

– Existe otra vida para el hombre que comienza después de la muerte.

– Tras ésta las almas viven separadas de su cuerpo mortal.

– La naturaleza de esa vida depende, en alguna media, de las obras hechas en la presente.

– La muerte en una batalla como la de Lepanto contra los infieles, es merecedora de gloria y vida inmortal.

infinitamente mejor que la vida presente.

– Una muerte así, además de gloria en el cielo, es merecedora de fama, y honor en la tierra.

            El texto nos habla de cautivos cristianos, que permanecían fieles a su fe, corriendo diversa suerte, según tuvieran posibilidades de pagar o no pagar rescate.Se refiere también a la crueldad de Azanaga,que nos hace pensar en el testimonio de un testigo presencial que bien podía ser el mismo Cervantes, que como vemos es nombrado en el texto, puesto en boca del cautivo como Saavedra.

CERVANTES EL SAAVEDRA DE LA NARRACIÓN DEL CAUTIVO EN EL QUIJOTE.

            Para el conocimiento de los hechos de Cervantes en Argel así como para el conocimiento de las torturas y martirio de muchos cristianos puede verse la Topografía e historia general de Argel publicada en Valladolid en 1612 por Diego de Haedo, monje benedictino y abad de Frómista.Obra en tres volúmenes. Haedo, Topografía, III, pp. 163-165: «Los prendieron luego a todos, y particularmente maniataron a Miguel Cervantes, un hidalgo principal de Alcalá de Henares».

            Autores como Luis Astrana Marín, George Camamis, Emilio Sola y Mohammed Mounir Salah atribuyen la obra al doctor Antonio de Sosa, sacerdote benedictino cautivo con Cervantes, y amigo suyo. Hay quien afirma que fue el mismo Cervantes el autor de la misma. En tal caso Haedo la publicaria bajo su propio nombre como si hubiese sido su autor.

            El texto del capítulo  también  nos lleva a ocuparnos, aunque sea de forma breve, de la labor de redención de cautivos que las órdenes religiosas llevaron a cabo en el norte de África durante los siglos XV, XVI y XVII, especialmente aquellas que tenían voto explícito para esta misión: Mercedarios y Trinitarios.

             Transcribimos el esquema de Campañas de Redención llevadas a cabo en el siglo XVII sacado por los autores de los informes encontrados en los archivos de la parroquia madrileña de S. Justo y Pastor:

            4 informes referentes a 4 campañas de rescate emprendidas entre 1660 y 1666 por padres del Santísimo Sacramento, Mercedarios y Agustinos.Tres de estas campañas tuvieron a Argel por marco en 1660, 1664 y 1665, la cuarta a Marruecos en 1661.

            Las campañas de rescate obedecen a viejas tradiciones puestas a prueba en el transcurso del tiempo; implican la intervención y participación de jerarquías religiosas y gubernamentales, las cuales despachan las autorizaciones, los pases y los salvoconductos, definen un cierto número de normas y costumbres a seguir durante las negociaciones, y por fin permiten la salida de los metales preciosos y de las mercancías que servirán para el rescate de los cautivos. A lo largo de las expediciones y del tiempo, todo se decide siguiendo los mismos criterios, sin cambios notables. Basta pues con hacer el comentario de una campaña para tener un «modelo» aplicable al conjunto de las operaciones de Redención.

            Esta constaba de dos tiempos:1. El tiempo largo:

            Se inicia con la preparación religiosa a la vez que administrativa y política de la campaña de rescate y se termina poniendo en limpio el balance financiero y los informes justificativos. Entre estos dos momentos transcurren varios años.

            La redención que se hizo en Arcilah y en Tetuán, en tierra marroquí, en 1661, se había decidido durante una sesión del capítulo provincial de la Orden de los Mercedarios en Madrid el 14 de agosto de 1658.

            De las tres provincias de esta orden que se repartían la península, Castilla, Andalucía y Aragón, se decidió que sólo las dos primeras organizarían la expedición.

            Esta decisión de 1658 dio paso a amplios preparativos, que, en lo esencial, consistían en recaudar limosnas públicas, y los donativos de las familias que tenían a un pariente preso de los piratas africanos.

            También pone en marcha los mecanismos para expedir autorizaciones gubernamentales que suelen tardar mucho en ser entregadas: las instrucciones del Rey y del Consejo de Castilla se hicieron esperar hasta los meses de agosto y octubre de 1660.

  ROTAS LA CADENAS Y CANDADOS 

          2 El tiempo corto: Es el tiempo de la campaña propiamente dicha. Transcurren cinco meses. He aquí los tiempos fuertes:

            El 18 de octubre de 1660, los padres Mercedarios salen de Madrid para Toledo, donde permanecen unos días; luego, pasando por Linares, Andújar, Córdoba y Écija, el 7 de noviembre llegan a Sevilla donde se reúnen con los padres de la provincia andaluza. Entre el 13 y el 15 de diciembre se embarcan en Gibraltar rumbo a Ceuta. En este presidio el 19 de enero de 1661 los padres redentores y los representantes del gobernador de Arcilah, Cid Jader Gaylan, firman las capitulaciones que marcan el

comienzo de las operaciones del rescate.

            Este se verifica del 24 de enero al 13 de febrero y en Tetuán del 18 de febrero al 9 de marzo. La expedición sale de Ceuta el 17 de marzo, iniciándose así el viaje de

regreso. Ese mismo día, desembarcan en Gibraltar, llegan a Sevilla el 27 y a Madrid el 16 de abril de 1661.

            Lo esencial de la operación se ha concentrado en cinco meses, un día más o menos, a pesar de las distancias que se han de recorrer y de la complejidad de las técnicas de trueque y de rescate.

            La lentitud a nivel político y religioso y la rapidez de ejecución a nivel del viaje y del traslado de bienes y personas se comprueban en todas las expediciones del siglo XVII.

      DUCADO A DUCADO.

      Esta rapidez se confirma aún más en Argel, donde todas las operaciones se concentran en un sólo lugar: cuando la expedición de 1660, los padres, son cuatro mercedarios, salen de Alicante el 13 de abril de 1660, rescatan 372 cautivos entre el 27 de abril y el 10 de mayo, pagan los derechos de aduana el 18 de mayo y vuelven a Alicante el 24 de mayo.

            En 1666, los padres, son dos agustinos, se embarcan en Cartagena el 15 de mayo, residen en Argel a partir del 23 de mayo y regresan a Cartagena con su lote de cristianos liberados el 5 de junio. Menos de un mes en los dos casos.(cf. http://www.alyamiah.com/cema/modules.name=News&file=article&sid=103)

            La cruz es nombrada en el Quijote diecinueve veces, varias de ellas unida a nombres como el Marqués de Santa Cruz, o formando parte del refrán: «tras la cruz está el diablo» y en este capítulo con motivo de la historia del cautivo.

            En el Quijote aparece varias veces un personaje, como el que en este capítulo es denominado con el nombre de «renegado», del cual se habla también en el capitulo siguiente, y en la segunda parte, en los capítulos 64 y 65, aparecerá otro «renegado»; según se deduce de estos textos en el Quijote se llaman renegados a cualquier cristiano convertido al islamismo.

            Durante el siglo XVI y XVII este fenómeno fue bastante frecuente en Europa y sobre todo en los países fronterizos con el Islán , y más en concreto en España.

            Muchos fueron capturados en su niñez por los piratas berberiscos. Otros fueron hechos cautivos en las frecuentes guerras entre «moros y cristianos» habidas en la época.

            Algunos dejaron el mundo cristiano huyendo de la justicia o de los acreedores, osimplemente fueron desertores. También se dio el hecho de abandonar la religión cristiana por mera curiosidad, por un Islam en el que no existían nobles ni clérigos; donde los humildes podían acceder a la riqueza y al poder; donde, se decía, estaba permitido amar a más de una mujer y donde una religión optimista prometía la salvación eterna a todos los creyentes.

   CRISTIANOS RESCATADOS. MUSEO DEL PRADO.

         Algunos de estos conversos se quedaron permaneciendo en el islamismo de forma más o menos sincera. Los que se hicieron corsarios vivieron siempre con el temor a ser capturados por una galera cristiana. Algunos arrepentidos, bien por la decepción, o por el remordimiento, corrieron el riesgo de una peligrosa huida, deseando ser reintegrados al seno de la Iglesia.

            No era difícil tal reinserción cuando la estancia en el Islam había sido corta. Más difícil demostrar que se seguía siendo cristiano de verdad tras diez, veinte o incluso cuarenta años de vivir y sentir con los musulmanes.(cf. Los cristianos de Alá Subtítulo: La fascinante aventura de los renegados. Autor Bennassar Bartolomé Traductor: Gil Aristu, José Luis Año: 1989.Colección: Historia).

            El texto nos da una información precisa sobre el comportamiento de estos renegados por lo que hemos subrayado casi en su totalidad.

  A JESÚS POR MARÍA.

          La historia de Zoraida lo es de una conversión de a Jesús por María. Tal historia con independencia de los elementos novelados que la integran es del todo creíble en lo que se refiere a la devoción de una mora a la Virgen. Porque María es venerada dentro del Islam, no como Madre de Dios, sino como Madre del más santo de los profetas. El Corán nos habla de Ella: Oh Mariam, Dios te ha escogido, te ha hecho pura y te ha elegido antes que a todas las mujeres de todos los mundos”.

            Un “hadit”, es decir, un texto de la tradición, proclama también que María es Inmaculada: “Todo hijo de Adán, apenas nacido, es tocado por Satanás, con excepción del Hijo de María y de su Madre.

 MUJER MUSULMANA REZANDO A LA VIRGEN MARÍA.

           La primacía de Maria sobre todas las mujeres no admitía excepción para Mahoma; la mujer preferida, Aixa, se sentía en la cumbre, pero no superior a María; ella, efectivamente diría:Yo supero a todas las mujeres, con excepción de lo que fue concedido a Mariam”. Y el fundador del Islamismo le habría dicho él mismo asu hija Fátima: “Tú serás la primera de las mujeres en el Paraíso, después de Mariam”.

            El puesto, por consiguiente, de María en el Islam es muy elevado y el P. Perbal, recodando los textos citados más arriba, advertía a este propósito: “Mientras que los judíos calumniaban a la mujer de su nación, a la hija de sus reyes, el Islamismo la defendía y la defiende, la glorifica siempre. Para ellos, Mariam es la Madre virgen e Inmaculada del profeta sublime, Jesús, el más santo de los profetas; para ellos es una “oualiya”, es decir, una santa elevada por el Señor a la màs alta santidad, de forma que es la favorecida con la “isma”, es decir, con la plenitud de la perfección, y de esta manera está como superior a todas las mujeres” (cf. And. V. Seumois,O.M.I.Enciclopedia Mariana “Theotòcos”- Ed. Studium – pag. 221-222).

            El Ave María, con la supresión del «Madre de Dios» que se atribuye al papa Vigilio, era conocido y recitado por los musulmanes como comentario y explanación a Corán, III, 37-42 ss., y XIX, 16 ss.(Cardaillac 1977/79:244).

            La «zalá christianesca» de la que habla la mora, son oraciones cristianas, que le enseñó la esclava.

            La mora habla de que la esclava que le habló de María se le apareció después de muerta, por lo que supo no fue al «al fuego» sino con Alá.

            La morada de los que son condenados en el juicio a vivir en el infierno es llamada comúnmente en árabe “jahannam” aunque también recibe el nombre de “an-nar” (el fuego) “ al-jahim” (lugar caliente) “sa’ir” (llama).

  EL INFIERNO EN EL ISLAM.         

En general los comentadores musulmanes describen 7 divisiones en el infierno:    1- Jahannam: una especie de purgatorio para los musulmanes. 2- Lada: llama de fuego para los cristianos. 3- Hutama: intenso fuego para los judíos. 4- Sair: una llama más fuerte para los que se aprovecharon de las viudas y de los huérfanos. 5- Saqar: un fuego abrasador para los magos. 6- Jahim: un fuego envolvente para los idolatras. 7-Hawiya: un abismo sin fondo para los hipócritas. En el Corán leemos acerca del  infierno y de los que son destinados allí: Tiene siete puertas y cada una tendrá un grupo definido de ellos” (sura 15. 44).Cada uno entrará por una puerta distinta de acuerdo a los pecados cometidos y se le asignará el nivel donde quedará para siempre.

            Las puertas son abiertas y cerradas el día del juicio, sólo en el mes de Ramadán es distinto, Mahoma dijo: “Cuando arriba la primera noche del mes de Ramadán, el diablo y sus compañeros son encadenados. Las puertas del infierno cerradas y ninguna de ellas quedará abierta, en cambio las puertas del paraíso serán abiertas y no se podrán cerrar”(Autor: Hna. María de Roncesvalles: El infierno en el Islam. 2008 Catholic.net Inc).

            El crucifijo que sacó el renegado es la única vez que aparece en la obra; de la imagen en él representada se hace una confesión expresa de su divinidad. La divinidad de Cristo es también afirmada cuando Andrés, el mozo apaleado por su amo le suplica: «por la pasión de Dios».

            La profesión de fe que hace el renegado es un caso de falsa conversión al islamismo. El reconocimiento y las palabras con las que admite su culpa y su deseo de reintegración en la Iglesia, «y verse él en lo que tanto deseaba, que era reducirse al gremio de la Santa Iglesia su Madre, de que como miembro podrido estaba dividido y apartado por su ignorancia y pecado», nos recuerdan las palabras de san Pablo en Gálatas 5,9: «Un poco de levadura fermenta toda la masa» También en 1ª

Corintios 5,6. San Jerónimo comentando la carta a los gálatas dice: «Las carnes podridas hay que extirparlas, y el animal infestado debe ser sacado del redil de las ovejas no sea que toda la casa, la masa y los ganados se quemen, se corrompan, se pudran y perezcan» (cf. Super epistolam ad Galatas 50,5).

            El cautivo nombra a Dios con el nombre de Alá y dice que María es la Madre de Dios. Es la confesión cristiana de la maternidad divina de María no reconocida por los mahomentanos, la mora no la ha llamado así, como tampoco la divinidad de Jesús; reconoce la intervención de María en toda esta historia por lo que le dice le pida a ella el modo de cumplir lo que le ha mandado.

            Zorayda, nombre Femenino de origen árabe, que significa “la elocuente” muy amigable, solidaria, empeñosa, emotiva, alegre, María, nombre femenino de origen hebreo, Miriam: la elegida, la amada por Dios.

            La mora sigue hablando como si toda la historia tuviera por origen una intervención milagrosa de Dios a través de la esclava y de María. Por eso habla y dice que no le ha hablado del modo de salir para España, y amenaza al cautivo hablándole del castigo si no se casa con ella.

            Se subraya que por ser caballero y cristiano se puede uno fiar más que si fuera moro.

            La mora sigue nombrando a Dios con el nombre de Alá.

            Vuelve a parecer la valoración de la libertad como un bien que una vez alcanzado y por no perderlo puede poner en peligro cualquier otra fidelidad.

            Tanto Dios como el diablo, se dice pueden intervenir en el desarrollo de la aventura.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: EL PRÓLOGO DE LA PRIMERA PARTE DEL QUIJOTE.

elcuradellugar,

Anuncios