Etiquetas

, , , , , , , , , ,

EL CANÓNIGO. FRANCISCO DE GOYA.

CAPITULO XLVIII.

Donde prosigue el Canónigo la materia de los libros de caballerias, con otras cosas dignas de su ingenio.

 1.-NUMERO 79.

2.- LOCALIZACIÓN. Cap. 48. Parte I. Pags.295-302. T. II

3.- TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 3.-TEXTO.

          «Así es como vuestra merced dice, señor Canónigo dixo el Cura y por esta causa son mas dignos de reprehension los que hasta aqui han compuesto semejantes libros, sin tener advertencia á ningun buen discurso ni al arte y reglas por donde pudieran guiarse y hacerse famosos en prosa, como lo son en verso los dos príncipes de la poesia griega y latina.

            Yo, aloménos replicó el Canónigo he tenido cierta tentación de hacer un libro de caballerías, guardando en él todos los puntos que he significado: y si he de confesar la verdad, tengo escritas mas de cien hojas, y para hacer la experiencia de si correspondían á mi estimación, las he comunicado con hombres apasionados desta leyenda ,dotos y discretos, y con otros ignorantes, …

            Pero, con todo esto, no he proseguido adelante, así por parecerme que hago cosa agena de mi profesión como por ver que es mas el número de los simples que de los prudentes…, pero lo que mas me le quitó de las manos y aun del pensamiento de acabarle fué un argumento que hice conmigo mesmo, sacado de las comedias que ahora se representan, diciendo: si estas que ahora se usan, así las imaginadas como las de historia , todas ó las mas son conocidos disparates y cosas que no llevan pies ni cabeza, y con todo eso el vulgo las oye con gusto, y las tiene y las aprueba por buenas, estando tan lejos de serlo, y los autores que las componen, y los actores que las representan dicen que así han de ser, porque así las quiere el vulgo, y no de otra manera, y que las que llevan traza y siguen la fábula como el arte pide, no sirven sino para quatro discretos que las entienden, y todos los demas se quedan ayunos de entender su artificio, y que á ellos les está mejor ganar de comer con los muchos, que no opinion con los pocos , deste modo vendrá á ser mi libro , al cabo de haberme quemado las cejas por guardar los preceptos referidos , y vendré á ser el sastre del cantillo….

 FÉLIX LOPE DE VEGA Y CARPIO.

           En  materia ha tocado vuestra merced, señor Canónigo dixo á esta sazón el Cura, que ha despertado en mí un antiguo rancor que tengo con las comedias que agora se usan, tal que iguala al que tengo con los libros de caballerías; porque habiendo de ser la comedia, segun le parece á Tulio, espejo de la vida humana, ejemplo de las costumbres y imagen de la verdad , las que ahora se representan son espejos de disparates, ejemplos de necedades é imágenes de lascivia….

            Y es lo malo que hay ignorantes que digan que esto es lo perfecto y que lo demas es buscar gullurías.

            Pues ¿qué, si venimos á las comedias divinas ? ¡Que de milagros falsos fingen en ellas, que de cosas apócrifas y mal entendidas, atribuyendo á un santo los milagros de otro! y aun en las humanas se atreven á hacer milagros, sin mas respeto ni consideración que parecerles que allí estará bien el tal milagro y apariencia , como ellos llaman , para que gente ignorante se admire y venga á la comedia: que todo esto es en perjuicio de la verdad y en menoscabo de las historias,..y no tienen la culpa desto los poetas que las componen, porque algunos hay dellos que conocen muy bien en lo que yerran, y saben extremadamente lo que deben hacer; pero como las comedias se han hecho mercadería vendible, dicen, y dicen verdad, que los representantes no se las comprarían si no fuesen de aquel jaez, y así el poeta procura acomodarse con lo que el representante, que le ha de pagar su obra le pide…

            En tanto que esto pasaba, viendo Sancho que podía hablar á su amo sin la continua asistencia del Cura y el Barbero, que tenía por sospechosos, se llegó á la jaula donde iba su amo y le dixo: señor, para descargo de mi conciencia le quiero decir lo que pasa cerca de su encantamento, y es que aquestos dos que vienen aquí cubiertos los rostros son el Cura de nuestro Lugar y el Barbero, …

            Para prueba de lo qual le quiero preguntar una cosa, y si me responde como creo que me ha de responder, tocará con la mano este engaño y verá como no va encantado, sino trastornado el juicio.

            Pregunta lo que quisieres, hijo Sancho, respondió Don Quixote, que yo te satisfaré y responderé a toda tu voluntad: y en lo que dices que aquellos que allí van y vienen con nosotros son el Cura y el Barbero, nuestros compatriotos y conocidos , bien podrá ser que parezca que son ellos mesmos, pero que lo sean realmente y en efeto, eso no lo creas en ninguna manera:…

            ¡ Válame nuestra Señora! respondió Sancho, dando una gran voz ¿y es posible que sea vuestra merced tan duro de celebro…que no eche de ver …que en esta prisión y desgracia tiene mas parte la malicia que el encanto? Pero pues así es, yo le quiero probar evidentemente como no va encantado: si no dígame, asi Dios le saque de esta tormenta, y así se vea en los brazos de mi Señora Dulcinea quando ménos piense.

            Acaba de conjurarme, dixo Don Quixote, y pregunta lo que quisieres, que ya te he dicho , que te contestaré con toda puntualidad.

            Esto pido , replicó Sancho …¿si acaso después que vuestra merced va enjaulado y á su parecer encantado en esta jaula le ha venido gana y voluntad de hacer aguas mayores o menores , como suele decirse?…

            No entiendo eso de hacer aguas, Sancho; aclárate más, si quieres que te responda derechamente.

            ¿Es posible que no entiende vuestra merced de hacer aguas menores ó mayores? Pues en la escuela destetan á los muchachos con ello . Pues sepa que quiero decir si le ha venido gana de hacer lo que no se escusa.

            Ya, ya te entiendo, Sancho: y muchas veces, y aun agora la tengo, sácame deste peligro, , que no anda todo limpio.

4.-COMENTARIO.

             El canónigo comienza por confesar la tentación que ha tenido de escribir un libro de caballerías ateniéndose a las reglas que un libro de tal naturaleza exigiría, su intención ha pasado a algo más, pues dice que tiene escritas mas de cien hojas que ha sometido al juicio de personas apasionadas de este género literario, con doctos y discretos e ignorantes, pero al final ha abandonado su propósito por dos razones: la primera «por parecerme que hago cosa agena de mi profesión», se refiere naturalmente a su profesión sacerdotal que ha de estar dedicado a la predicación, culto divino, difusión de la fe etc.

            La  segunda «por ver que es mas el número de los simples que de los prudentes”.La  frase nos trae a la memoria el dicho bíblico: «el número de tontos es infinito». (Eclesiastés 1,15).

             Esta segunda razón le ha llevado a tomar conciencia de una tercera,haciendo que extienda su juicio no sólo a los libros de caballería sino también a la comedia, basándose en un «argumento que hice conmigo mesmo, sacado de las comedias que ahora se representan, diciendo: si estas que ahora se usan, así las imaginadas como las de historia , todas ó las mas son conocidos disparates y cosas que no llevan pies ni cabeza, y con todo eso el vulgo las oye con gusto, y las tiene y las aprueba por buenas, estando tan lejos de serlo, y los autores que las componen, y los actores que las representan dicen que así han de ser, porque así las quiere el vulgo, y no de otra manera.

             El canónigo se está refiriendo con la frase: «comedias que ahora se representan» a la «comedia nueva» nombrando sólo dos de los subgéneros de esta comedia nueva , las de enredo que el denomina imaginadas como las de historia.

    COMEDIAS  HAGIOGRÁFICAS.

        La comedia nueva tenía otros subgéneros como hagiográfico referido a vidas y milagros de santos, otras de carácter estrictamentte bíblico o religioso, a las que luego hará referencia el cura.

            El prototipo de esta comedia sería Lope de Vega, quien en su Arte nuevo de hacer comedias, cae según Cervantes, en algunos de los defectos que el canónigo y el cura mencionan en su crítica.

            En el texto que hemos seleccionado se hace más bien crítica de todos aquellos aspectos que miran más a buscar el aplauso del público ignorante que a componer obras que se atengan a lasreglas clásicas, expresadas, por ejemplo en la Poética y Retórica de Aristóteles.

            Relacionada con la anterior está la crítica del cura cuando afirma: «pero como las comedias se han hecho mercadería vendible, dicen, y dicen verdad, que los representantes no se las comprarían si no fuesen de aquel jaez, y así el poeta procura acomodarse con lo que el representante, que le ha de pagar su obra le pide…».

    CORRAL DE COMEDIAS DE ALMAGRO.

        Lope de Vega introdujo en el teatro español un nuevo modo de hacer comedias. Las novedades introducidas por él rompían muchos de los esquemas admitidos como clásicos, así mezclaba lo trágico y lo cómico sirviéndose de distintos tipos de versos acomodados al tema que está representando.

            Hace que el tema sea central en su teatro, dominando éste sobre la acción. Sus temas preferidos son el amor, la fe, la honra, el honor, temas que enganchan y mueven a toda la gente.

            Por otro lado, rompe las tres unidades fundadas en la Poética y Retórica aristotélicas: la unidad de acción, no siendo infrecuente la narración de varias historias a la vez, una protagonizada por nobles y otras por sirvientes y plebeyos. Tampoco acata la unidad de tiempo, hay comedias que pueden narrar la vida entera de una persona haciendo coincidir el paso del tiempo con los entreactos.

            Con relación al lugar no lo tiene en cuenta en absoluto.

            Varias de estas novedades son reprochadas en el capítulo por los dos interlocutores, el cura y el canónigo, aunque Cervantes llegue a referirse a Lope en el mismo. llamándolo «felicísimo ingenio destos reinos», se ve que le reprocha algunas de estas novedades, por cierto menos, que las que el mismo Lope se hace asimismo en su obra antes citada.

            No es la primera vez que Sancho actúa movido «en descargo de su conciencia», esta vez decido a demostrarle a su amo cómo va encantado, sino que su situación es más bien fruto de la «malicia que del encanto».

            Don Quijote siempre atento a identificar la realidad que percibe, como fruto de la actuación de los encantadores, explica a Sancho cual es la verdadera situación, la fuerza de los encantadores pueden trastocar la realidad haciendo que esta coincida con la apariencia: en este caso el cura y el barbero aparentemente son tales pero en realidad son otros.

¡VÁLAME NUESTRA SEÑORA !          

  Testarudez de Don Quijote que le hace exclamar a Sancho ¡Válame nuestra Señora!, expresión que podría referirse lo mismo a Dulcinea que a la Virgen Maria, en boca de Sancho lo más probable es que se trate de ésta última, siendo esta la primera vez que nombra a la Virgen de este modo.

            Sancho conjura a Don Quijote, es decir , le presiona para que jure que le va a decir la verdad sobre lo que le pregunte, tomándolo como prueba evidente de que no va encantado.

             Ya vemos lo que le pregunta y cual es la respuesta de Don Quijote: «sácame deste peligro,que no anda todo limpio». Frase ambigua, pues igual se puede referir a que va todo sucio o también que el negocio en el que se encuentra embarcado no es nada claro, aunque lo más coherente es que sea la respuesta  a la pregunta de Sancho.

 QUIZÁS TAMBIÉN LA INTERESE DEL BLOC : LA VIRGEN SANTA MARÍA EN EL QUIJOTE.

 elcuradellugar.

Anuncios