Etiquetas

EL CABALLERO DEL VERDE GABÁN.

CAPITULO XVI. De lo que sucedió a Don Quixote con un discreto caballero de la Mancha.

1.NUMERO 109.

2.- LOCALIZACIÓN. Cap 16. Parte II. Pág 126. T.III

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

SANCHO SE DISPONE A BESAR LOS PIES AL CABALLERO.

3.-TEXTO.

« Para prueba de lo qual ya sabes, ó Sancho, por experiencia, que no te dexará mentir ni engañar, quan fácil sea á los encantadores mudar unos rostros en otros…pues no ha dos días que viste por tus mismos ojos la hermosura y gallardía de la sin par Dulcinea en toda su entereza, y natural conformidad, y yo la vi en la fealdad y baxeza de una zafia labradora, con cataratas en los ojos y con mal olor en la boca: y mas que el perverso encantador que se atrevió á hacer una transformación tan mala, no es mucho que haya hecho la de Sansón Carrasco, y la de su compadre…

Dios sabe la verdad de todo: respondió Sancho: y como él sabia que la transformación de Dulcinea habia sido traza y embeleco suyo, no le satisfacían las quimeras de su amo pero no le quiso replicar, por no decir alguna palabra que descubriese su embuste..

.En estas razones estaban, quando los alcanzó un hombre, que detras dellos por el mismo camino venía sobre una muy hermosa yegua tordilla , vestido un gabán de paño fino verde, jironado de terciopelo leonado , con una montera del mismo terciopelo…

Notó bien Don Quixote la atención con que el caminante le miraba… y como era tan cortes y tan amigo de dar gusto á todos, antes que le preguntase nada le salió al camino, diciéndole: esta figura que vuesa merced en mí ha visto, por ser tan nueva y tan fuera de las que comunmente se usan, no me maravillaria yo de que le hubiese maravillado; pero dexará vuesa merced de estarlo, quando le diga, como le digo, que soy caballero destos que dicen las gentes, que á sus aventuras van…

SANCHO CASI CON LÁGRIMAS EMPEZÓ  A BESAR LOS PIES AL CABALLERO.

Quise resucitar la ya muerta andante caballería, y ha muchos días que tropezando aquí, cayendo allí, despeñándome acá, y levantándome acullá, he cumplido gran parte de mi deseo, socorriendo viudas, amparando doncellas y favoreciendo casadas, huerfanos y pupilos, propio y natural oficio de caballeros andantes; y así por mis valerosas, muchas y christianas hazañas he merecido estar ya en estampa en casi todas, ó las más naciones del mundo.

Teinta mil volumenes se han impreso de mi historia….Calló en diciendo esto Don Quixote, y el de lo verde…de allí á un buen espacio le dixo…Como ¿y es posible que hay hoy caballeros andantes en el mundo, y que hay historias impresas de verdaderas caballerias? No me puedo persuadir que haya hoy en la tierra quien favorezca viudas, ampare doncellas, ni honre casadas, ni socorra huérfanos, y no lo creyera, si en vuestra merced no lo hubiera visto con mis ojos.

Bendito sea el Cielo, que con esa historia que vuesa merced dice que está impresa de sus altas y verdaderas caballerias, se habrán puesto en olvido las inumerables de los fingidos caballeros andantes de que estaba lleno el mundo, tan en daño de las buenas costumbres, y tan en perjuicio y descrédito de las buenas historias.

Hay mucho que decir, respondió Don Quixote, en razón de si son fingidas o no… ¿ Pues hay quien dude respondió el del verde , que no son falsas las tales historias?

Yo lo dudo, respondió Don Quixote, y quédese esto aqui, que si nuestra jornada dura, espero en Dios de dar á entender á vuesa merced que ha hecho mal en irse con la corriente de los que tienen por cierto que no son verdaderas..

.D.Quixote le rogó le dixese quien era, pues él le había dado parte de su condicion y vida.

LA CASA DEL CABALLERO.

A lo que respondió el del verde gaban: yo, señor caballero de la Triste Figura, soy un hidalgo natural de un Lugar donde iremos á comer hoy, si Dios fuere servido: soy mas que medianamente rico, y es mi nombre Don Diego de Miranda…son mis convites limpios y aseados, y no nada escasos, ni gusto murmurar, ni consiento que delante de mí se murmure,no escudriño las vidas agenas, ni soy lince de los hechos de los otros, oigo misa cada día, reparto mis bienes con los pobres, sin hacer alarde de las buenas obras, por no dar entrada en mi corazón á la hipocresía y vanagloria,enemigos que blandamente se apoderan del corazon mas recatado: procuro poner en paz los que sé que están desavenidos, soy devoto de nuestra Señora, y confio siempre en la misericordia infinita de Nuestro Señor.

Atentísimo estuvo Sancho á la revelación de la vida… y pareciéndole buena y santa, y que quien la hacía debía hacer milagros, se arrojó del rucio, y con devoto corazon y casi con lágrimas le besó los pies una y muchas veces .

Visto lo qual por el hidalgo, le preguntó ¿ que haceis, hermano? ¿que besos son estos?

Déxenme besar, respondió Sancho, porque me parece vuesa merced el primer santo a la jineta que he visto en todos los días de mi vida.

No soy santo, respondió el hidalgo, sino gran pecador, vos sí, hermano, que debeis ser bueno, como vuestra simplicidad lo muestra…

Preguntóle Don Quixote que quantos hijos tenía, y díxole que una de las cosas en que ponian el sumo bien los antiguos filósofos, que carecieron del verdadero conocimiento de Dios, fué en los bienes de la naturaleza, en los de la fortuna, en tener muchos amigos y en tener muchos y buenos hijos.

EN EL PATIO DE LA CASA DEL CABALLERO.

Yo, señor Don Quixote, respondió el hidalgo, tengo un hijo, que á no tenerle, quizá me juzgara por mas dichoso de lo que soy, y no porque él sea malo, sino porque no es tan bueno como yo quisiera. Será de edad de diez y ocho años, los seis ha estado en Salamanca, aprendiendo las lenguas latina y griega, y quando quise que pasase á estudiar otras ciencias, halléle tan embebido en la de la poesía (si es que se puede llamar ciencia ) que no es posible hacerle arrostrar la de las leyes, que yo quisiera que estudiara, ni de la reyna de todas, la teología.

Quisiera yo que fuera corona de su linage, pues vivimos en siglo donde nuestros Reyes premian las virtuosas y buenas letras, porque letras sin virtud son perlas en el muladar…

Á todo lo qual respondió Don Quixote: los hijos, señor, son pedazos de las entrañas de sus padres, y así, se han de querer, ó buenos ó malos que sean, como se quieren las almas que nos dan vida. Á los padres toca el encaminarlos desde pequeños por los pasos de la virtud, de la buena crianza y de las buenas y cristianas costumbres, para que quando grandes sean báculo de la vejez de sus padres, y gloria de su posteridad; y en lo de forzarles que estudien esta, ó aquella ciencia, no lo tengo por acertado, aunque el persuadirles no será dañoso: y quando no se ha de estudiar para pane lucrando , siendo tan venturoso el estudiante que le dió el Cielo padres que se lo dexen , seria yo de parecer que le dexen seguir aquella ciencia á que mas le vieren inclinado: …

EL ENCANTO DE LA POESÍA.

La poesía, señor hidalgo,… es hecha de una alquimia de tal virtud , que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio: hala de tener el que la tuviere á raya, no dexándola correr en torpes sátiras ni en desalmados sonetos: no ha de ser vendible en ninguna manera, si ya no fuere en poemas heroycos, en lamentables tragedias ó en comedias alegres y artificiosas; no se ha de dexar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran… y así, el que con los requisitos que he dicho tratare y tuviere á la poesía, será famoso y estimado su nombre en todas las naciones políticas del mundo…porque, según es opinion verdadera, el poeta nace : quieren decir, que del vientre de su madre el poeta natural sale poeta, y con aquella inclinación que le dió el Cielo, sin más estudio ni artificio, compone cosas, que hace verdadero al que dixo: est Deus in nobis,etc.»

 ANTE DULCINEA ENCANTADA COMO UNA LABRADORA.

4.-COMENTARIO.

El capítulo comienza con el diálogo mantenido entre Sancho y Don Quijote, mientras van de camino; ambos discurren sobre la posibilidad del encantamiento del Bachiller, Don Quijote se reafirma en él, fundado, primero en el encanto de Dulcinea, que no cesa de recordar y después, en que Sansón Carrasco, ni es su enemigo, ni es un hombre de armas ni tenía por qué venir a pelear con él.

Sancho, que sabe que el encanto de Dulcinea es un embuste suyo, tampoco cree el encanto de Sansón Carrasco, y arguye que Tomé Celial, el escudero, vive puerta por puerta de su casa, le ha dado noticias de su mujer, sus hijos pero despacha el tema con un « Dios sabe la verdad de todo» y aunque »no le satisfacían las quimeras de su amo pero no le quiso replicar, por no decir alguna palabra que descubriese su embuste

No es la primera vez que sale la frase « Dios sabe la verdad de todo» dicha unas veces por Sancho y otras por Don Quijote. En todo el texto aparece la enajenación de Don Quijote sintetizado en su afirmación : «quise resucitar la andante caballeria», sigue su desvarío cuando afirma que hay publicados nada menos que treinta mil ejemplares de su vida las exageraciones de Sansón Carrasco que le habló de doce mil volúmenes le han inducido a más que duplicar la cifra. ( Cf. Nº 90).

LA EXAJERACIÓN DEL NÚMERO DE EJEMPLARES DEL QUIJOTE.

Las tiradas no solían pasar de los mil quinientos ejemplares. Lo mismo ocurre con la enumeración de sus hazañas:» he cumplido gran parte de mi deseo, socorriendo viudas, amparando doncellas..»

La calificación de « Cristianas» de sus aventuras, dan pie a pensar que la nueva caballería andante por él resucitada, tiene también como fin la renovación del cristianismo.

Es posible que toda esta descripción que Don Quijote hace de su persona, «siendo tan cortés y dispuesto a dar gusto a todos,» quiera anticipar, en la intención del autor, la que el caballero del verde gabán va a hacer de la suya.

En todo caso tal calificativo no se podría aplicar al Quijote de la primera parte. La discusiòn sobre la verdad de los libros de caballería tiene en esta ocasión un matiz de piadosa religiosidad: «espero en Dios de dar á entender á vuesa merced que ha hecho mal en irse con la corriente de los que tienen por cierto que no son verdaderas.»

Holbein-erasmus.jpg

ERASMO DE ROTERDAM

En cuanto a la   descripción que de su vida hace el del verde gabán podría entenderse como una presentación , por parte del autor, de lo que debe ser la vida de un buen cristiano, es más, hasta podría interpretarse que por bajo de la descripción, está el «monachus non est pietas»» la piedad no consiste en ser monje» de Erasmo, poniendo ante los ojos del lector el ejemplo de un santo cristiano seglar, o también,   como aplicación de la llamada a la santidad de todo bautizado, propia de la espiritualidad de la época.

Sancho lo considera un santo y en consecuencia piensa «que debe hacer milagros.» Pero el texto podría también ser un remedo de la parábola del fariseo y el públicano, pues viendo la descripción que el hidalgo hace de sí mismo no deja de venir a la mente la parábola de Lucas 18, 9-14 «En aquel tiempo, dijo Jesús esta parábola por algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás: Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: «¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano. Ayuno dos veces por semana, doy el diezmo de todas mis ganancias..

La reacción de Sancho podría confirmar esta tesis, pues ese» porque me parece vuesa merced el primer santo a la jineta que he visto en todos los días de mi vida « desprende un cierto tufillo a sarcasmo.

Las palabras del hidalgo a Don Quijote sobre el desconocimiento de los antiguos filosofos de Dios, nos recuerdan al libro de la Sabiduria y también a san Pablo.» «de todas aquellas cosas buenas que percibimos, no pudieron descubrir a Aquel que es, ni fijándose en sus obras conocer a su artifice»( Cf. Sabiduria 13)». «Por medio de las cosas creadas, entendidas, se descubre el eterno poder de la divinidad»( Romanos 1,20)

EL TRIUNFO DE LA FILOSOFÍA TOMISTA SOBRE LA AVERROISTA.

Don Diego llama a la teología la «reyna» de todas las ciencias siguiendo el pensamiento escolástico que consideraba a la filosofía: «ancilla theologiae»» «sierva de la teología.»

Don Quijote responde a lo dicho por Don Diego cómo los padres han de educar a los hijos y no inmiscuirse en su profesión, para ,en todo lo que resta de este capítulo, hablar del valor de las letras, y en especial de la poesía ,de las condiciones de que debe tener el poeta, de los bienes que a través de la buena poesía se pueden hacer, de cómo hay que cuidarla como si fuera una tierna doncella, de que también los poetas pueden alcanzar fama hasta ser coronados por los reyes etc.

Termina diciendo, que el dicho de que «el poeta nace y no se hace» hace buena la frase de Ovidio, la poesía: «est Deus in nobis; agitante caléscimus illo. « Dios en nosotros; inspirándonos él nos enardecemos» ( Ovidio Fasti VI,5)

ESTE ES SANCHO AMIGO.

El capítulo acaba con este final: » Pero á la mitad desta plática, Sancho, por no ser muy de su gusto, se habia desviado del camino á pedir un poco de leche á unos pastores que allí junto estaban ordeñando unas ovejas…quando alzando Don Quixote la cabeza vió que por el camino por donde ellos iban venía un carro lleno de banderas Reales, y creyendo que debia de ser alguna nueva aventura, á grandes voces llamó á Sancho que viniese á darle la celada: el qual Sancho, oyéndose llamar, dexó á los pastores, y á toda priesa picó al rucio, y llegó donde su amo estaba, á quien sucedió una espantosa y desatinada aventura.»

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC:CAP. VIII. LA ESPASTAMBLE AVENTURA DE LOS MOLINOS DE VIENTO.

elcuradellugar.

Anuncios