Etiquetas

, , , , , ,

CASA DEL CABALLERO DEL VERDE GABÁN EN VILLANUEVA DE LOS INFANTES. CIUDAD REAL. ESPAÑA.

CAPITULO XVIII. De lo que sucedió á Don Quixote en el castillo, ó casa del Caballero del Verde Gaban, con otras cosas extravagantes.

1.-NÚMERO. 111.

2.- LOCALIZACIÓN.Cap. 18. Part. II. Pág. 151. T. III.

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

LA CASA DEL CABALLERO ERA ANCHA COMO DE ALDEA.

 3.-TEXTO.

 »Halló Don Quixote ser la casa de Don Diego de Miranda ancha como de aldea; las armas, empero, aunque de piedra tosca, encima de la puerta de la calle, la bodega en el patio, la cueva en el portal, y muchas tinajas á la redonda, que por ser del Toboso, le renováron las memorias de su encantada y transformada Dulcinea, y sospirando, y sin mirar lo que decía, ni delante de quien estaba, dixo:

¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,/dulces y alegres quando Dios quería !

¡Ó tobosescas tinajas, que me habeis traido á la memoria la dulce prenda de mi mayor amargura! Oyóle decir esto el estudiante poeta, hijo de Don Diego, que con su madre había salido á recebirle, y madre y hijo quedaron suspensos de ver la extraña figura de Don Quixote…

 LAS TINAJAS QUE TANTO MOVIERON A DON  QUIXOTE .

En tanto que Don Quixote se estuvo desarmando, tuvo lugar Don Lorenzo, (que así se llamaba el hijo de Don Diego), de decir á su padre: ¿quién dirémos, señor, que es este caballero que vuesa merced nos ha traido á casa? que el nombre, la figura y el decir que es caballero andante, a mí y á mí madre nos tiene suspensos..

.No sé lo que te diga, hijo, respondió Don Diego: háblale tú y toma el pulso á lo que sabe, y pues eres discreto, juzga de su discreción, ó tontería lo que mas puesto en razon estuviere, aunque, para decir verdad, ántes le tengo por loco que por cuerdo..

Hasta ahora dixo entre sí Don Lorenzo, no os podré yo juzgar por loco, vamos adelante, díxole: paréceme que vuesa merced ha cursado las escuelas: ¿que ciencias ha oido?

LA DE LA CABALLERIA ANDANTE,

respondió Don Quixote…Es una ciencia que encierra en si todas,ó las mas ciencias del mundo,..el que la profesa ha de ser jurisperito y saber las leyes de la justicia distributiva y comutativa , para dar á cada uno lo que es suyo y lo que le conviene: ha de ser teólogo, para saber dar razón de la christiana ley que profesa, clara y distintamente, adondequiera que le fuere pedido: ha de ser médico,…ha de ser astrólogo,…; ha de saber las matemáticas, y dexando aparte que ha de estar adornado de todas las virtudes teologales y cardinales ….ha de guardar fe á Dios y á su dama: ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los menesterosos, y finalmente mantenedor de la verdad aunque le cueste la vida en defenderla…

Muchas veces he dicho…que la mayor parte de la gente del mundo está de parecer de que no ha habido en él caballeros andantes, y por parecerme a mí, que si el Cielo milagrosamente no les dá á entender la verdad de que los hubo y de que los hay…lo que pienso hacer es rogar al Cielo …les dé á entender quan provechosos fueran en el presente, si se usaran, pero triunfan ahora por pecados de las gentes la pereza, la ociosidad, la gula y el regalo…

Escapado se nos ha nuestro huésped ,dixo á esta sazón entre sí Don Lorenzo, pero, con todo eso, él es loco bizarro , y yo sería mentecato flojo si así no lo creyese. Aquí dieron fin á su plática, porque los llamaron á comer.

Preguntó Don Diego á su hijo que había sacado en limpio del ingenio del huésped. À lo que él respondió:… él es un entreverado loco, lleno de lúcidos intervalos.

Fuéronse á comer, y la comida fué tal como Don Diego había dicho en el camino que la solía dar á sus convidados: limpia, abundante y sabrosa; pero de lo que mas se contentó Don Quixote fué del maravilloso silencio que en toda la casa había, que semejaba un monasterio de cartuxos.»

 Don Quixote pidió ahincadamente á Don Lorenzo dixese los versos de la justa literaria, á lo que él respondió…esté vuesa merced atento á los versos glosados y á la glosa, que dicen desta manera:

Si mi fué tornase á es,/sin esperar mas será,ó viniese el tiempo ya/ de lo que será despues. GLOSA

Al fin, como todo pasa, /se pasóel bien que me dio/fortuna, un tiempono escasa,/ y nunca me le volvió,/ni abundante ni por tasa .

Siglos ha ya que me vees, /fortuna, puesto á tus pies,/ vuélveme á ser venturoso,/ que será mi ser dichoso/ si mi fué tornase á es.

No quiero otro gusto, ó gloria, /otra palma ó vencimiento, /otro triunfo, otra vitoria,/sino volver al contento,/que es pesar en mi memoria.

Si tú me vuelves allá,/ fortuna, templado está,todo el rigor de mi fuego,/y mas si este bien es luego, /sin esperar mas será.

Cosas imposibles pido,/ pues volver el tiempo á ser,despues que una vez ha sido/, no hay en la tierra poder,que á tanto se haya extendido.

Corre el tiempo, vuela y va ligero,/ y no volverá,y erraria el que pidiese,o que el tiempo ya se fuese/ ó viniese el tiempo ya.

Vivir en perplexa vida,/ya esperando, ya temiendo,/ es muerte muy conocida,/y es mucho mejor muriendo/ buscar al dolor salida.

A mí me fuera interes acabar, /mas no lo es, pues, con discurso mejor,/me da la vida el temor /de lo que será después.

En acabando de decir su glosa Don Lorenzo, se levantó en pie Don Quixote, y en voz levantada, que parecia grito, asiendo con su mano la derecha de Don Lorenzo, dixo: viven los Cielos donde mas altos están, mancebo generoso, que sois el mejor poeta del orbe, y que mereceis estar laureado, no por Chipre ni por Gaeta, como dixo un poeta, que Dios perdone, sino por las Academias de Aténas, si hoy vivieran, y por las que hoy viven de París, Bolonia y Salamanca. Plega al Cielo que los jueces que os quitaren el premio primero, Febo los asaetee, y las musas jamas atraviesen los umbrales de sus casas...no sé si he dicho á vuesa merced otra vez, y si lo he dicho lo vuelvo á decir, que quando vuesa merced quisiere ahorrar caminos y trabajos para llegar á la inacesible cumbre del templo de la fama, no tiene que hacer otra cosa sino dexar á una parte la senda de la poesía algo estrecha, y tomar la estrechísima de la andante caballería , bastante para hacerle Emperador en daca las pajas .

Con estas razones acabó Don Quixote de cerrar el proceso de su locura, y mas con las que añadió, diciendo: sabe Dios si quisiera llevar conmigo al señor Don Lorenzo, para enseñarle como se han de perdonar los sugetos y supeditar y acocear los soberbios, virtudes anexas á la profesion que yo profeso; pero pues no lo pide su poca edad , ni lo querrán consentir sus loables ejercicios, solo me contento con advertirle á vuesa merced que siendo poeta podrá ser famoso si se guia mas por el parecer ageno que por el propio, porque no hay padre ni madre á quien sus hijos le parezcan feos, y en los que lo son del entendimiento corre mas este engaño..»

 LA ALTA TEOLOGIA,

4.-COMENTARIO.

La descripción que Don Quijote hace de «la ciencia de la caballería andante» que ha cursado, no lo es de un saber, sino más bien de una forma de vida, que incluye tanto aspectos intelectua- les, como morales.Todos ellos contribuyen a configurar el ser y el hacer del caballero andante,como prototipo del hombre cristiano perfecto.

Destaca especialmente que: «ha de ser teólogo, para saber dar razón de la christiana ley que profesa, clara y distintamente, adondequiera que le fuere pedidoes decir ha de saber yconocer toda la verdad, con un saber , «claro y distinto,» semejante a las ideas cartesianas, «para poder dar razón de ella adonde le fuere pedido,» la frase hace pensar en el Tribunal de la Inquisición, ante el cual debe tener capacidad para responder cuanto le fuere preguntado saliendo del interrogatorio sin tacha.

CLAUSTRO DEL CONVENTO DE SAN ESTEBAN DE SALAMANCA. P.P. DOMINICOS.

No tiene nada de particular que Cervantes a la hora de describir la Ciencia de la Caballería andante tenga en su mente la época en la que está viviendo España, dentro de un tiempo en el que la escolástica alcanzó un florecimiento similar a los de sus principios con Alberto Magno, Tomás de Aquino etc.

Nombres como Capréolo, Francisco de Victoria, Domingo de Soto y los teólogos de la Escuela de Salamanca son la mejor ilustración de ll que decimos.

 Además considera  que el puro saber, no es suficiente, sino que debe ir acompañado de la práctica, puesto que debe hacer profesión de ella. También en este aspecto fue sobresaliente esta época en España, no están lejanas las Reformas de la mayor parte de las órdenes religiosas inauguradas por el Cardenal Cisneros y atestiguada por figuras como santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, san Juan de Ávila e Ignacio de Loyola  

Desciende luego a algunos aspectos de lo que implica hacer profesión de la ley cristiana dando por hecho de: »que ha de estar adornado de todas las virtudes teologales y cardinales» con lo que eso ya supone en orden a la vida cristiana; ha de tener una forma de vida propia de un santo, similar al que según Sancho vive en la casa donde están hospedados.

Don Quijote asegura que ha habido en el pasado y hay en el presente caballeros andantes; las numerosas discusiones tenidas con respecto a la existencia de tales caballeros le ha llevado a la conclusión de que el único camino que hay para que las gentes lleguen al convencimiento de su existencia es pedírselo a Dios, pues se necesita un milagro para poder entender esta verdad. Tal afirmación induce a pensar que lo que Don Quijote está defendiendo es un imposible, en definitiva una locura.

Junto a ello está la realidad del pecado que se manifiesta en la «pereza, la ociosidad la gula y el regalo.»

Don Quijote dice todo esto en la casa de un hidalgo en el que Sancho ha encontrado el primer santo a la jineta ( Cf. Nº109)

«y en la que lo que mas le contentó fué el maravilloso silencio que habia en ella, que se asemejaba á un monasterio de cartuxos.

La glosa por su contenido, nos trae a la mente los famosas coplas de Jorge Manrique, y su final « el muero porque no muero» de Santa Teresa, abruptamente interrumpido por el temor, tan metido en el alma creyente de la épocade lo que será despues»

Don Quijote se deshace en alabanzas del poeta, llamándolo el mejor poeta del orbe,merecedor por la gracia de Dios de ser laureado no por Chipre , ni por Gaeta, como dijo un poeta: puede tratarse de Pedro Liñán de Riaza o de Juan Bautista de Vivar. Quienes lo atribuyen a Pedro Liñan se basan en el el manuscrito 3.796 de la Biblioteca Nacional de Madrid; la atribución a Juan Bautista de Vivar la hacen fundándose en el manuscrito 33-180-6 de la Biblioteca Capitular de Sevilla. .( Cf a este respecto Nota 41 al cap.18 del Centro Virtual Cervantes. Don Quijote de la Mancha.© Instituto Cervantes (España), 1998-2008. )

El resto de los subrayados se explican por sí mismos, en ellos vuelve Don Quijote a nombrar dos de las «virtudes anexas a la profesión que yo profeso.»

De esta forma se despidió y marchó de la casa de Don Diego, no sin haber propuesto a su hijo siguiera sus huellas de caballero andante, dando al olvido la poesía.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: EL COMENTARIO AL  CAPÍTULO XVI DE LA SEGUNDA PARTE.( VER CAPÍTULO )

elcuradellugar

 

 

 

 

Anuncios