Etiquetas

,

CAPITULO XXXV. Donde se prosigue la noticia que tuvo Don Quixote del desencanto de Dulcinea, con otros admirables sucesos.

 1.-NÚMERO 135.

2.-LOCALIZACIÓN. Cap.35, Parte II.Pág.10,11 T.IV.

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 3.-TEXTO.

 » Al compas de la agradable música, vieron que hacia ellos venía un carro de los que llaman triunfales, tirado de seis mulas pardas, encubiertas empero de lienzo blanco, y sobre cada una venía un disciplinante de luz, asimesmo vestido de blanco, con una hacha de cera grande encendida en la mano.

Era el carro dos veces, y aun mayor que los pasados, y los lados y encima dél, ocupaban otros doce discipliantes albos como la nieve, todos con sus hachas encendidas, vista que admiraba, y espantaba, juntamente, y en un levantado trono, venía sentada una Ninfa vestida de mil velos de tela de plata, brillando por todos ellos infinitas hojas de argentería de oro, que la hacian, si no rica, aloménos, vistosamente vestida: traia el rostro cubierto con un trasparente y delicado cendal, de modo de doncella...junto á ella venia una figura vestida de una ropa de las que llaman llaman rozagantes, hasta los pies, cubierta la cabeza con un velo negro; pero al punto que llegó el carro á estar frente á frente de los Duques y de Don Quixote… levantándose en pie la figura de la ropa..y quitándose el velo del rostro, descubrió patentemente ser la figura de la muerte, descarnada y fea, de que Don Quixote recibió pesadumbre y Sancho miedo, y los Duques hiciéron algun sentimiento temeroso.

Alzada y puesta en pie esta muerte viva,con voz algo dormida, y con lengua no muy despierta, comenzó a decir desta manera:

YO SOY MERLIN, AQUEL QUE LAS HISTORIAS/ DICEN QUE TUVE POR MI PADRE AL DIABLO,/(MENTIRA AUTORIZADA DE LOS TIEMPOS)/PRINCIPE DE LA MÁGICA, Y MONARCA/…

A TI DIGO, Ó VARON, COMO SE DEBE./POR JAMAS ALABADO, Á TI VALIENTE/ JUNTAMENTE,Y DISCRETO DON QUIXOTE,/DE LA MANCHA ESPLENDOR, DE ESPAÑA ESTRELLA,/QUE PARA RECOBRAR SU ESTADO PRIMO/ LA SIN PAR DULCINEA DEL TOBOSO,/ ES MENESTER QUE SANCHO TU ESCUDERO/SE DÉ TRES MIL AZOTES Y TRESCIENTOS/ EN AMBAS SUS VALIENTES POSADERAS,// AL AIRE DESCUBIERTAS, Y DE MODO/ QUE LE ESCUEZAN, LE AMARGUEN Y LE ENFADEN./

Y EN ESTO SE RESUELVEN TODOS QUANTOS/ DE SU DESGRACIA HAN SIDO LOS AUTORES./ Y Á ESTO ES MI VENIDA, MIS SEÑORES.»

Voto á tal, dixo a esta razón Sancho, no digo yo tres mil azotes; pero así me daré yo tres, como tres puñadas.

Válate el diablo por modo de desencantar, yo no sé que tienen que ver mis posas con los encantos.Par Dios que si el señor Merlín no ha hallado otra manera de desencantar á la Señora Dulcinea del Toboso, encantada se podrá ir á la sepultura.

Tomaros he yo, dixo Don Quixote, Don villano, harto de ajos, y amarraros he á un árbol desnudo como vuestra madre os parió, y no digo yo tres mil y trescientos, sino seis mil y seiscientos azotes os daré…

Oyendo lo qual Merlin dixo: no ha de ser así, porque los azotes que ha de recibir Sancho, han de ser por su voluntad, y no por fuerza, y en el tiempo que él quisiere, que no se le pone término señalado; pero permítesele, que si él quisiere redimir su vexación por la mitad, puede dexar que se los dé agena mano, aunque sea algo pesada.»

AL SON DE AGRADABLE MÚSICA.

4.-COMENTARIO.

El texto seleccionado, que parece no tener nada que ver con la religión, tiene como veremos, abundantes matices religiosos.

«La agradable música» nos recuerda la frase que dice Sancho a la duquesa al final del capítu- lo anterior: «señora, donde hay música, no puede haber cosa mala» aludiendo a la creencia antigua y de la época de que la música espantaba a los demonios.

« Viéron que hacia ellos venía un carro de los que llaman triunfales»; como los que usaban los generales romanos vencedores en las batallas. Se usaban en las fiestas y también en las procesiones.

           En este caso el narrador parece estar pensando en una procesión religiosa porque venía « tirado de seis mulas pardas, encubiertas empero de lienzo blanco, y sobre cada una venía un disciplinante de luz, asimesmo vestido de blanco, con un hacha de cera grande encendida en la mano.»

Estos disciplinantes vestidos de » túnica y caperuza blanca» acompañaban en las procesiones festivas, y contrastan con los «disciplinantes de sangre» a los que se refiere en el episodio de los flagelantes ( Cf. Nº. ) y además porque venían en el carro otros « doce» disciplinantes blancos que nos hacen pensar en los apóstoles, « cuya vista admiraba y espantaba juntamente» palabras que nos transportan a alguna de las teofanías del Antiguo Testamento o del Apocalisis, donde la admiración y el espanto son signo de la presencia de lo divino, igual que la presentación que hace de la Ninfa. ( Cf.Ezequiel cap 1y2) ( Apocalipsis cap. 12)

Los autores han señalado otras fuentes para la descripción de ésta como de la procesión del capítulo anterior. (Arístóteles de Caelo, 284 a; 293 b; Meteora XI, I,1069 b) o Dante en la Divina Comedia. La Eneida, etc.

La «muerte viva» «habla con voz algo dormida» porque debía tener parte en el «cemente- rio» lugar del sueño para los cristianos.

“Voto a tal». En el Quijote sale a menudo y en boca de distintos personajes la expresión que ahora se pone en boca de Sancho. La palabra procede del latin votum, del verbo vovere, que signi- fica prometer. A partir de ahi los significados de la palabra en español son múltiples: hacer votos, promesas religiosas, expresar deseos, echar votos, juramentos, blasfemias... el significado que tiene en este caso es una expresión que expresa un sentimiento de ira similar a la que se manifiesta en un juramento y hasta en una blasfemia sin nombrar a Dios. Cervantes, recoge sin duda la expresión del lenguaje popular frecuente en su tiempo.

« Válate el diablo» de modo similar esta expresión también muy frecuente en el Quijote, equivaldría a una imprecación que «el diablo te proteja»

«Par Dios», equivale a un juramento, « juro por Dios» que si no hay otra manera de desen- cantar» encantada se irá a la sepultura»

Los azotes que ha de recibir Sancho» han de ser voluntarios» aunque si él quisiere «redimir» su vexación, del latín redímere: en este caso: pagar la mitad de la deuda. Lo dice posteriormente:

«¿ Parí yo por ventura á la Señora Dulcinea para que paguen mis posas?»

IMAGENES DE LA MUERTE BIEN ACOMPAÑADA-

Es significativo que tenga que ser Sancho quien « redima» a Dulcinea y no Don Quijote. Cervantes le quiere hacer pagar a Sancho la culpa del engaño que hizo convirtiendo a Dulcinea en una labradora. Sancho así lo entiende y por ello sigue diciendo: «El señor mi amo si que es parte suya, pues la llama á cada paso mi vida, mi alma, sustento y arrimo suyo…pero azotarme yo? abernuncio.

En lo que resta del capítulo se narran las súplicas que la Ninfa, Don Quijote, el Duque, la Duquesa, Merlín hicieron a Sancho para que aceptase darse, o que le dieran los azotes , aparecen de vez en cuando intercaladas referencias religiosas:» pero hacer caso de tres mil azotes, que no hay niño de la doctrina, por ruin que sea, que no se los lleve cada mes» a Dios rogando y con el mazo dando»» dad el si, hijo,… y váyase el diablo para diablo » acabad de dar el sí desta disciplina y creedme, que os será de mucho provecho , así para el alma, como para el cuerpo: para el alma , por la caridad con que la haréis, para el cuerpo, porque yo sé que sois de complexión sanguinea..»Sancho responde a estos ruegos diciéndoles : « Aprendan, aprendan mucho de enho- ramala á saber rogar, y á saber pedir, y á tener crianza..» porque las súplicas y los ruegos que le han hecho más bien han sido amenzas.

Al fin Sancho accede a darse los azotes poniendo sus condiciones: « Ea pues, a la mano de Dios, dixo Sancho, yo consiento en mi mala ventura, digo que yo acepto la penitencia con las condiciones apuntadas.

Y termina el capítulo con una bella descripcición del renacimiento de la primavera por el SI de Sancho y « Don Quixote, se colgó del cuello de Sancho, dándole mil besos en la frente y en las mexillas»

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:DE LA INAUDITA PENITENCIA DE DON QUIJOTE EN SIERRA MORENA.

 elcuradellugar.

 ES MUY IMPORTANTE LEER LOS COMENTARIOS DE LOS CAPITULOS, EN ELLOS SE ENCUENTRA EL ASPECTO RELIGIOSO DEL QUJOTE.

 

 

Anuncios