Etiquetas

, , , , , ,

SANCHO ANTE UNA SUCULENTA MESA .

CAPITULO XLVII. Donde se prosigue como se portaba Sancho Panza en su Gobierno.

 1.- NÚMERO 152.

2.– LOCALIZACIÓN Cap. 47. P. II

3.– TEXTO.

4.-COMENTARIO.

¡PERDICES TENEMOS !” VENGAN ENHORABUENA “

 3.-TEXTO.

 « Cuenta la historia, que desde el juzgado lleváron á Sancho Panza á un suntuoso palacio, adonde en una gran sala estaba puesta una Real y limpísima mesa;…

Púsose á su lado en pie un personage, que despues mostró ser médico, con una varilla de ballena en la mano: levantáron una riquísima y blanca tohalla, con que estaban cubiertas las frutas y mucha diversidad de platos de diversos manjares.

Uno que parecía estudiante echó la bendicion, y un page puso un babador randado á Sancho: otro que hacía el oficio de maestresala llevó un plato de fruta delante; pero apenas hubo comido un bocado, quando el de la varilla tocando con ella en el plato, se le quitaron de delante con grandísima celeridad.

Visto lo qual por Sancho, quedó suspenso,y mirándo a todos, preguntó si se había de comer aquella comida como juego de Maesecoral. Á lo qual respondió el de la vara: no se ha de comer, señor Gobernador, sino como es uso y costumbre en las otras Ínsulas donde hay Gobernadores…

Dixo Sancho vea el señor Doctor de quantos majares hay en esta mesa , qual me hará mas provecho y qual ménos daño, y déxeme comer dél, sin que me le apalée, porque por vida del Gobernador, y así Dios me la dexe gozar, que me muero de hambre,…

LA REFERIDA OLLA PODRIDA.

Y Sancho dixo: aquel platonazo que está mas adelante vahando me parece que es olla podrida, que por la diversidad de cosas que en las tales ollas podridas hay, no podré dejar de topar con alguna que me sea de gusto y de provecho.

Absit, dixo el médico, vaya lexos de nosotros tan mal pensamiento: no hay cosa en el mundo de peor mantenimiento que una olla podrida: allá las ollas podridas para los Canónigos, ó para los Rectores de Colegios…

Á lo que respondió Sancho todo encendido en cólera:…que me vaya Pedro Recio de aquí, sino tomaré esta silla donde estoy sentado, y se la estrellaré en la cabeza…que yo me descagaré con decir , que hice servicio á Dios en matar á un mal médico…y denme de comer, ó si no tómense el Gobierno, que oficio que no da de comer á su dueño, no vale dos habas.

EL LABRADOR NEGOCIANTE.

« En esto entró un page, y dixo: aquí está un labrador negociante, que quiere hablar á Vuestra Señoría…Por Dios y en mi conciencia, que si me dura el Gobierno ( que no durará segun se me trasluce) que yo ponga en pretina á mas de un negociante. Agora decid á ese buen hombre que entre; pero adviértase primero no sea alguno de los espías, ó matador mio…

No hay que temer, dixo el mayordomo, que aquí estamos todos. ¿ Sería posible, dixo Sancho, maestresala, que agora que no está aquí el Doctor Pedro Recio, que comiese yo alguna cosa de peso y de sustancia, aunque fuese un pedazo de pan, y una cebolla? Esta noche á la cena se satisfará la falta de comida, y quedará satisfecho V.S., dixo el maestresala, Dios lo haga, respondió Sancho, y en esto entró el labrador, que era de muy buena presencia, y de mil leguas se echaba de ver que era bueno y buena alma.

Lo primero que dixo fué: ¿quien es aquí el señor Gobernador? Quien ha de ser, respondió el secretario, sino el que está sentado en la silla. Humíllome pues á su presencia, dixo el labrador, y poniéndose de rodillas, le pidió la mano para besársela. Negósela Sancho, y mandó que se levantase..Hízolo así el labrador, y luego dixo, yo , señor, soy labrador, natural de Miguel Turra, un Lugar que está á dos leguas de Ciudad Real…

UNA ANTIGUA IMAGEN DE  MIGUETRRA.

Es pues el caso, señor, prosiguió el labrador, que yo por la misericordia de Dios soy casado y en paz, y en haz de la Santa Iglesia Católica Romana, tengo dos hijos estudiantes, que el menor estudia Bachiller, y el mayor para Licenciado: soy viudo, porque se murió mi mujer, ó por mejor decir, me la mató un mal médico, que la purgó estando preñada, y si Dios fuera servido que saliera á luz el parto, y fuera hijo, yo le pusiera á estudiar para Doctor…

Digo, pues dixo el labrador, que este mi hijo, que ha de ser Bachiller, se enamoró en el mismo pueblo de una doncella llamada Clara Perlerina…la doncella es como una perla oriental, y mirada por el lado derecho parece una flor del campo, por el izquierdo no tanto, porque le falta aquel ojo, que se le saltó de viruelas: ..

.CALLE PERLERINES EN MIGUELTURRA EN RECUERDO DE CLARA PERLERIA.

Está bien, dixo Sancho, y haced cuenta, hermano, que ya que la habeis pintado de los pies á la cabeza ¿que es lo que quereis ahora?…

Quisiera señor, respondió el labrador, que vuesa merced me hiciese el favor de darme una carta de favor para mi consuegro… porque para decir verdad, señor Gobernador mi hijo es endemoniado, y no hay dia que tres, ó quatro veces no le atormenten los malignos espíritus: y de haber caido en el fuego, tiene arrugado el rostro como pergamino, y los ojos algo llorosos y manantiales; pero tiene una condición de un Angel, y sino es que se aporrea, y se da puñadas él mesmo a sí mesmo, fuera un bendito

. ¿Quereis otra cosa buen hombre? replicó Sancho. Otra cosa querria, dixo el labrador, sino que no me atrevo á decirlo; pero vaya, que en fin no se me ha de podrir en el pecho, pegue ó no pegue.

Digo, señor, que querria que vuesa merced me diese trescientos, ó seiscientos ducados para ayuda de la dote de mi Bachilller…

Mirad si quereis otra cosa, dixo Sancho, y no la dexeis de decir por empacho, ni por vergüenza. No por cierto, respondió el labrador: y apénas dixo esto, quando levántándose en pie el Gobernador, asió de la silla en que estaba sentado, y dixo: voto á tal don patán, rústico y mal mirado, que si no os apartais y escondeis luego de mi presencia, que con esta silla os rompa la cabeza. Hideputa, bellaco pintor del mismo demonio…Tù no debes ser de Miguel Turra, sino algún socarron, que para tentarme te ha enviado aquí el infierno.Dime, desalmado, aun no ha dia y medio que tengo el gobierno, ¿y ya quieres que tenga seiscientos ducados?»

EL DOCTOR RECIO.

4.-COMENTARIO .

El texto nos sitúa a Sancho sentado en una limpisima mesa llena de los más diversos manjares y a su alrededor uno que parecia estudiante echó la bendición, a imitación del Eclesíástico de la casa de los Duques, a otro que después demostró ser el médico y a un tercero que hacia el oficio de maestre sala, más los pages y sirvientes propios de una mesa regia

Sancho tras las prohibiciones del doctor Recio, termina por dedir le dejen tomar una olla podrida que ha visto hay en la mesa, que como es un plato con tantos ingredientes, alguno habrá que le venga bien.

Absit del verbo latino absum,que literalmente significa estar ausente, ausentarse por lo que lo podemos traducir como: ¡fuera! o como traduce el mismo texto: «vaya lexos de nosotros, dice el doctor

UNA RECETA DE LA OLLA PODERIDA,

La olla podrida se llamaba originalmente «olla poderida» indicando que solo los poderosos podían permitirse el lujo de comerla, pues estaba integrada por alubias,oreja de cerdo, pata de cerdo,costilla de cerdo adobada,morcilla, chorizo, carne de buey, bacón ahumado y cebolla.

Los canónigos y los rectores de los colegios se podian permitir el lujo de comerla, por más que el doctor dijera que era el peor mantenimiento que podia tomarse.

Ante tal prohibición ya vemos cual fue la reacción de Sancho dispuesto a matar al médico:»que yo me descagaré con decir , que hice servicio á Dios en matar á un mal médico…»

El capítulo continúa narrando que, mientras Sancho se las anda con el doctor Recio,entró un correo portando un pliego escrito y dirigido al Gobernador de parte del Duque, el secretario leyó la carta que en resumen contenía una información :» de que unos enemigos míos, y desa Ínsula la han de dar un asalto furioso, no sé que noche: conviene velar y estar alerta, porque no le tomen desapercibido…Yo tendré cuidado de socorréros…»

Sancho quedó atónito pero siguió en su empeño de quitarse de enmedio al doctor Recio metiéndolo en el calabozo. El maestresala salió tímidamente en su defensa diciendo: «Tambien, dixo el maestresala, me parece a mí, que vuesa merced no coma de todo lo que está en esta mesa, porque lo han presentado unas Monjas, y como suele decirse, detras de la cruz está el Diablo.

El texto nos presenta bien localizado a un pueblo de Ciudad Real, la actual Miguelturra , así como a la familia de los perlerines. Sancho dice conocer bien el Lugar « porque no esta lexos de su pueblo»

Los personajes que entran en la narración no dejan en buen lugar al pueblo, nisiquiera el labrador, del que sin embargo el page ha dicho que » de mil leguas se echaba de ver que era bueno y buena alma.» Es posible que, a pesar de que es presentado como labrador también, lo es como «negociante» que en muchos casos era similar al de truhán y timador.

La presentación que él hace de si mismo» que yo por la misericordia de Dios soy casado y en paz, y en haz de la Santa Iglesia Católica Romana,»; «en paz y en haz» implica que está en total conformidad con ella. Tal confesión, bastante frecuente en la época, pudiera ser una confirmación de que en realidad era un tunante, pues la misma parece fuera de lugar.

La narración está tan llena de socarroneria que le resta verosimilitud.

EXORCISTA, SACERDOTE CAPACITADO PARA HACER EXORCISMOS.

La descripción que hace el labrador de su hijo como «endemoniado» tiene ecos evangélicos ( Cf. Mateo 17,14; Lucas 9, 37;17,6) Presenta, sin embargo, una enfermedad, considerada en la época como fruto de la posesión del diablo, tan bien descrita, que Sancho llama al labrador como« pintor del mismo demonio», aunque por la descripción que hace debía tratarse de la enfermedad de la epilepsia.

La Iglesia admite la existencia del diablo y, aunque no es un dogma de fe, también admite que el maligno tiene poder para poseer a una persona. Así, en el Nuevo Catecismo se lee: «El exorcismo esta dirigido a la expulsión de los demonios o a la liberación de una posesión demoniaca a través de la autoridad espiritual que Cristo confió a su Iglesia».

Entre las reglas a seguir por el exorcista, que se indican en el Rituale Romanum de la Iglesia Católica, para expulsar al diablo estan:

Colocar un crucifijo ante la vista del poseso o en sus propias manos. Ponerle reliquias y medallas. Pero no acercarle demasiado la Santa Hostia pues puede maltratarla.

No dialogar nunca con el demonio y ordenarle que se limite a contestar a las preguntas que se le dirijan. No creerle si simula ser un ángel o un difunto.

No dar crédito a lo que vea u oiga que hace o dice el poseso.

Preguntar a la víctima el nombre y número de los que lo poseen. Preguntar en que época y porqué o cómo se produjo la posesión, así como el día y hora en que abandonara al poseso.

Exorcizar con autoridad y energía. Hay que recurrir siempre al ayuno y la oración pues, según dijo Jesús (Mateo 17,20), «hay una especie de demonios que no puede ser expulsada más que por la oración y el ayuno.»

Sancho ha aplicado el consejo de Don Quijote: «Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como por entre los sollozos e inoportunidades del pobre» ( Cf. Nº 144)

 MIGUELTURRA Y  SU TORRE DEL SMO. CRISTO DE LA MIERICORDIA.

El final de la entrevista del labrador con Sancho, hace que éste advierta que el mismo debe ser un socarrón que ha venido a burlarse de él, salvando a Migueltura de cargar con los personajes de la escena ,con el «Tù no debes ser de Miguel Turra, sino algún socarron, que para tentarme te ha enviado aquí el infierno».

«Pero dexemos con su cólera á Sancho, y ándese la paz en el corro, y volvamos á Don Quixote, que le dexamos vendado el rostro, y curado de las gatescas heridas, de las quales no sanó en ocho dias.»

 QUIZÁS TABIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA ALEGRÍA EN EL QUIJOTE.

ES MUY IMPORTANTE LA LECTURA DEL COMENTARIO PUES EN ÉL SE SEÑALA EL ASPECTO RELIGIOSO DEL CAPÍTULO.

 elcuradellugar

 

 

 

Anuncios