Etiquetas

CAPITULO LV. De cosas sucedidas á Sancho en el camino, y otras que no hay mas que ver.

 1.-NÚMERO 165.

2.-LOCALIZACIÓN. Cap. 55. Parte II. Pág. 181 T.IV

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 3.-TEXTO.

 » El haberse detenido Sancho con Ricote, no le dió lugar á que aquel dia llegase al castillo del Duque… y así se apartó del camino, con intención de esperar la mañana, y quiso su corta y desventurada suerte, que buscando lugar donde mejor acomodarse, cayeron él y el rucio en una honda y escurísima sima, que entre unos edificios muy antiguos estaba, y al tiempo de caer se encomendó de todo corazon á Dios, pensando que no había de parar hasta el profundo de los abismos: y no fué así , porque á poco mas de tres estados dió fondo el rucio, y él se halló encima dél, sin haber recibido lisión ni daño alguno…y viéndose bueno, entero, y católico de salud, no se hartaba de dar gracias a Dios nuestro Señor de la merced que le había hecho, porque sin duda pensó que esta hecho mil pedazos…

.¡Ay, dixo entonces Sancho Panza, y quan no pensados sulen suceder á cada paso á los que viven en este miserable mundo! …¡Desdichado de mi, y en que han parado mis locuras y fantasias! De aqui sacaran mis huesos quando el Cielo sea servido que me descubran, mondos, blancos y raidios…

¡ Valame Dios todo poderoso! decia entre si: esta que para mi es desventura, mejor fuera para aventura de mi amo Don Quixote…

Aquí le dexa Cide Ameti Benengueli, y vuelve á tratar de Don Quixote…Sucedió pues, que saliéndose una mañana á imponerse y ensayarse en lo que había de hacer en el trance en que otro día pensaba verse, dando un repelon, ó arremetimiento á Rocinante, llegó á poner los pies tan junto á una cueva.. sin apearse miró aquella hondura, y estándola mirando oyó grandes voces dentro y escuchando atentamente , pudo percibir y entender que el que las daba decia: ha de arriba: ¿ hay algún christiano que me escuche ó algún caballero caritativo que se duela de un pecador enterrado en vida? ¿de un desdichado desgobernado Gobernador? Parecióle á Don Quixote que oia la voz de Sancho Panza, de que quedó suspenso y asombrado, y levantando la voz todo lo que pudo. dixo: ¿quien está allá abaxo ? ¿quien se queja?

¿Quién puede estar aquí ó quién se ha de quejar respondieron, sino el asendereado de Sancho Panza, Gobernador, por sus pecados y por su mala andanza, de la Ínsula Barataria, escudero que fué del famoso caballero Don Quixote de la Mancha?

Oyendo lo qual Don Quixote, se le doblo la admiración, y se le acrecentó el pasmo, viniéndosele al pensamiento que Sancho Panza debia ser muerto, y que estaba allí penando su alma, y llevado de esta imaginación dixo:

 Conjurote por todo aquello que puedo conjurarte, como católico christiano, que me digas quien eres, y si eres alma en pena, dime que quieres que haga por ti, que pues es mi profesión favorecer y acorrer á los necesitados deste mundo, tambien lo seré para acorrer y ayudar á los menesterosos del otro mundo, que no pueden ayudarse por sí propios.

Desa manera, respondieron, vuesa merced que me habla, debe ser mi señor Don Quixote de la Mancha, y aun en el órgano de su voz no es otro sin duda.

Don.Quixote soy, replicó D. Quixote, el que profeso socorrer y ayudar en sus necesidades à los vivos y á los muertos; por eso dime quien eres que me tienes atónito, porque si eres mi escudero Sancho Panza y te has muerto, como te hayan llevado los diablos, y por la misericordia de Dios estés en el purgatorio, sufragios tiene nuestra santa Madre la Iglesia Católica Romana á sacarte de las penas en que estés y lo solicitaré con ella por mi parte con quanto mi hacienda alcanzare: por eso acaba de declararte y dime quien eres Voto a tal…

Yo soy su escudero Sancho Panza , y nunca me he muerto en todos los dias de mi vida, sino habiendo dexado mi Gobierno…caí en esta sima donde yago y el rucio conmigo…

Esperame , iré al castillo del Duque que está aquí cerca, y traeré quien te saque de esta sima, donde tus pecados te deben haber puesto.

Vaya vuesa merced, dixo Sancho, y vuelva presto por un solo Dios, que ya no lo puedo llevar estar aqui sepultado en vida, y me estoy muriendo de miedo…

Al final llegaron del castillo y lo sacaron á la luz… Vióle un estudiante y dixo: desta manera habian de salir de sus Gobiernos todos los malos Gobernadores como sale este peca dor del profundo del abismo, muerto de hambre , descolorido, y sin blanca, á lo que yo creo…

Oyólo Sancho y dixo:…No merecía yo, á mi parecer,salir de esta manera; pero el hombre pone y Dios dispone, y Dios sabe lo mejor, y lo que le está bien á cada uno, y qual el tiempo tal el tiento,y nadie diga desta agua no beberé, que adonde se piensa que hay tocino no hay estacas: y Dios me entiende…

No te enojes, Sancho, ni recibas pesadumbre de lo que oyeres,, que será nunca acabar: ven tú con segura conciencia, y digan lo que dixeren, y es querer atar las lenguas de los maledicentes, lo mesmo que querer poner puertas al campo…

.En estas pláticas llegaron, rodeados de muchachos y de otra mucha gente, al castillo, adonde en unos corredores estaban ya el Duque y la Duquesa esperando á Don Quixote y á Sancho...

y luego subió á ver á sus señores, ante los quales puesto de rodillas dixo: yo señores,… fui á gobernar vuestra Ínsula Barataria, en la qual entré desnudo, y desnudo me hallo: ni pierdo ni gano. …

Acometiéronnos enemigos de noche, y, habiéndonos puesto en grande aprieto, dicen los de la Ínsula que salieron libres y con vitoria por el valor de mi brazo, que tal salud les dé Dios como ellos dicen verdad…y ayer de mañana dexé la Ìnsula como la hallé: …

Con esto dió fin á su larga plática Sancho, temiendo siempre Don Quixote que había de decir en ella millares de disparates, y quando le vió acabar con tan pocos, dió en su corazón gracias al Cielo, y el Duque abrazó á Sancho y le dixo que le pesaba en el alma de que hubiese dexado tan presto el Gobierno, pero que él haría de suerte que se le diese en su Estado otro oficio de ménos carga y de más provecho. Abrazóle la Duquesa asimismo y mandó que le regalasen, porque daba señales de venir mal molido y peor parado.»

4.-COMENTARIO.

Sancho «se encomendó de todo corazón a Dios» mientras iba cayendo. Este tipo de ora- ción se pone en boca de Sancho repetidas veces.

Visto sano de la caída y católico; el término católico se empleaba ya en la época para designar situaciones que directamente no tenían relación con el sentido literal del término, en este caso su significado es que a pesar de la caída Sancho se encontraba sano por lo que » no se hartaba de dar gracias á Dios nuestro Señor de la merced que le había hecho, « igualmente repetida esta frase, pero menos, pues no es tan corriente la oración de acción de gracias.

El texto nos situa en el estado en que se encuentra Sancho, considerándose enterrado en vida con los huesos mondos y lirondos… hasta que llega D. Quijote al oir sus voces: quien le expresa que él es profeso para socorrer y ayudar en sus necesidades à los vivos y á los muertos; mostrando de esta forma que pertenece a una orden no ya como novicio sino como profeso: la orden de la andante caballería.

OFRECIENDO MISA POR LOS DIFUNTOS.

Estas otras frases:»conjurote por todo aquello que puedo conjurarte, como católico christiano; nótese la precision que se hace de la cristiandad en una época en la que el protestantismo hacía gala de cristianismo; que me digas quien eres, y si eres alma en pena, dime que quieres que haga por ti, que pues es mi profesión favorecer y acorrer á los necesitados deste mundo, también lo seré para acorrer y ayudar á los menesterosos del otro mundo, que no pueden ayudarse por sí propios» son similares en la letra y contenido a las que dijo Don Quijote a la dueña doña Rodriguez.( Cf. Nº.154) Tienen aquí como en la otra ocasión un «tufillo» burlón.

EL DIABLO CAMINO DE ARREBATAR AL VECINO.

Extraña la afirmación: «como te hayan llevado los diablos y por la misericordia de Dios estés en el purgatorio,» dado que los diablos no sería al purgatorio donde lo llevasen , sino al infierno, y que podría implicar la posibilidad de verse libre del infierno en el último momento.

Don Quijote ofrece toda su hacienda para dedicarla a sufragios por su alma.

La idea de que el pecado tenía aquí su castigo era corriente en la época, de ahí el achaque: «donde tus pecados te deben haber puesto.»

Sancho que opina que él no merecía salir del gobierno tal como ha salido, y menos después de haber escuchado las palabras del estudiante, pero como Dios sabe lo mejor para cada uno dice que lo deja en sus manos, y que lo que a él le ha pasado le puede pasar a cualquiera.; ciertas frases religiosas, aunque son afirmaciones convertidas en refranes, no pierden por ello su sentido sacro.

FORMANDO LA CONCIENCIA.

D.Quijote lo consuela acudiendo «al testimonio de su conciencia» y a partir de ahí, que digan lo que quieran, algo que implica la idea de que la conciencia es la norma última de la conducta humana.

El capitulo deja la puerta abierta a nuevas burlas de los duques con Sancho.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA RELIGIÓN EN EL QUIJOTE.

 elcuradellugar

Anuncios