Etiquetas

CAPITULO LXV. Donde se da noticia quien era el de la Blanca Luna, con la Libertad de Don Gregorio, y otros sucesos.

1.- NÚMERO 181.

2.-LOCALIZACION. Cap. 65, Parte II.

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

EL BACHILLER SANSÓ CARRASCO.

 3.-TEXTO.

Siguió Don Antonio Moreno al Caballero de la Blanca Luna, y siguiéronle tambien, y aun persiguiéronle, muchos muchachos, hasta que le cerràron en un mesón dentro de la ciudad.

Entró en él Don Antonio con deseo de conocerle:… Viendo, pues, el de la Blanca Luna que aquel caballero no le dexaba, le dixo:…Sabed , señor, que á mí me llaman Bachiller Sansón Carrasco. Soy del mesmo Lugar de Don Quixote de la Mancha…y asi habrá tres meses sali al camino como caballero andante llamándome el caballero de los Espejos, con intención de pelear con él y vencerle…pero la suerte lo ordenó de otra manera porque él me venció á mí…pero no por eso se me quitó el deseo de volver á buscarle y á vencerle, como hoy se ha visto…

EL BACHILLER EN ARGAMASILLA DE ALBA.

¡Ó señor! dixo Don Antonio, Dios os perdone el agravio que habeis hecho á todo el mundo, en querer volver cuerdo al mas gracioso loco que hay en él. ¿ No veis, señor que no podrá llegar el provecho que causase la cordura de Don Quixote, á lo que llega el gusto que da con sus desvarios?

Pero yo imagino que toda la industria del señor Bachiller no ha de ser parte para volver cuerdo á un hombre tan rematadamente loco, y si no fuese contra la caridad, diria, que nunca sane Don Quixote, porque con su salud, no solamente perdemos sus gracias, sino las de Sancho Panza su escudero, que qualquiera dellas puede volver á alegrar á la misma melancolía...

Contó Don Antonio al Visorey todo lo que Carrasco le habia contado, de lo que el Visorey no recibió mucho gusto, porque en el recogimiento de Don Quixote se perdia el que podian tener todos aquellos que de sus locuras tuviesen noticia..

VOLVÁMONOS A CASA Y DEXEMOS DE ANDAR BUSCANDO AVENTURAS.

Consolábale Sancho, y entre otras razones le dixo: señor mio, alce vuesa merced la cabeza y alégrese si puede, y dé gracias al Cielo,que ya que le derribó en la tierra, no salió con alguna costilla quebrada…

Volvamonos á nuestra casa, y dexémonos de andar buscando aventuras por tierras y lugares que no sabemos…

Calla, Sancho pues ves que mi reclusion no ha de pasar de un año…y no me ha de faltar Reyno que ganar, y algun condado que darte. Dios lo oiga, dixo Sancho, y el pecado sea sordo, que siempre he oido decir, que mas vale buena esperanza, que ruin posesión.

En esto estaban, quando entró Don Antonio, diciendo con muestras de grandísimo contento: albricias, señor Don Quixote, que Don Gregorio y el renegado que fué por él está en la playa ¿Que digo en la playa? Ya está en casa del Visorrey y será aquí al momento.

CRISTIANOS CAUTIVOS EN BERBERÍA.

Alegróse algún tanto Don Quixote y dixo: en verdad que estoy por decir, que me holgara que hubiera sucedido todo al reves, porque me obligara á pasar en Berbería, donde con la fuerza de mi brazo diera libertad no solo á Don Gregorio, sino á quantos christianos cautivos hay en Berbería. ..

…habiendo ya dado cuenta Don Gregorio y el renegado al Visorey de su ida y vuelta, deseoso Don Gregorio de ver á Ana Félix, vino con el renegado á casa de Don Antonio.

Ricote y su hija salieron á recibirle, el padre con lágrimas y la hija con honestidad. No se abrazáron unos á otros, porque donde hay mucho amor, no suele haber demasiada desenvoltura...

Finalmente Ricote pagó y satisfizo liberalmente, así al renegado, como á los que habían bogado al remo. Reincorporóse y redúxose el renegado con la Iglesia, y de miembro podrido volvió sano con la penitencia y el arrepentimiento...

La conversión de los moriscos. Retablo de Felipe Vigarny

MORISCOS CONVERSOS RECIBIENDO EL BAUTISMO.

Don Antonio se ofreció venir á la corte ..No, dixo Ricote …no hay que esperar favores ni en dádivas, porque el gran Don Bernardino de Velasco, Conde de Salazar, á quien dió Su Magestad cargo de nuestra expulsion, no valen ruegos…porque aunque es verdad que él mezcla la misericordia con la justicia, como él ve que todo el cuerpo de nuestra nación está contaminado y podrido, usa con él ántes del cauterio que abrasa, que del ünguento que molifica y así con prudencia …contino tiene alerta, porque no se le quede, ni encubra ninguno de los nuestros, que como raíz escondida, con el tiempo venga á brotar, y á echar frutos venenosos en España, ya limpia y desembarazada de los temores en que nuestra muchedumbre los tenía..

EL CABALLERO DE LA BLANCA LUNA VENCE A DON QUIJOTE.

4.-COMENTARIO.

Los subrayados del texto, además de las menciones directas del nombre de Dios, como» Dios os perdone,» « dé gracias al Cielo,» « Dios lo oiga», contienen unas razones que pudieran aducirse como motivaciones del autor al escribir su obra, así:

EL GUSTO DE LAS AVENTURAS DEL QUIJOTE.

1.-Ó señor! dixo Don Antonio, Dios os perdone el agravio que habeis hecho á todo el mundo, en querer volver cuerdo al mas gracioso loco que hay en él. ¿ No veis, señor que no podrá llegar el provecho que causase la cordura de Don Quixote, á lo que llega el gusto que da con sus desvarios?» Este motivo del gusto, placer y risa que causa su lectura ya la había indicado con otras palabras el mismo Cervantes en el Prólogo a la Primera parte ( Cf Nº (I, Pról., 18).)

Aparece también en unas palabras que Sansón Carrasco dijo haciendo un juicio del gusto y moralidad de la obra ( Cf Nº), con más fuerza la aduce Don Antonio que llega a decir:» y si no fuese contra la caridad, diria, que nunca sane Don Quixote, porque con su salud, no solamente perdemos sus gracias, sino las de Sancho Panza su escudero, que qualquiera dellas puede volver á alegrar á la misma melancolía..»

2.- El Visorey aporta un nuevo motivo, digamos que más político, al menos más acorde con su cargo:»porque en el recogimiento de Don Quixote se perdia el que podian tener todos aquellos que de sus locuras tuviesen noticia.»

3.-La que el bachiller adujo en el capitulo anterior para desafiarle:»porque así conviene … á la salvacion de tu alma», la de Don Quijote y la de cualquiera que como él llevare una vida vana y loca.

«Dios lo oiga y el pecado sea sordo» El pecado sea desconocido por el demonio.

Ya hemos indicado en otro lugar cómo Cervantes nos muestra en su obra diversos tipos de amor, uno de ellos se ve reflejado en la frase que hace el autor hablando del reencuentro entre Don Gregorio y Ana FélixNo se abrazáron unos á otros, porque donde hay mucho amor, no suele haber demasiada desenvoltura...»

Del hecho de los renegados nos hemos ocupado en otro lugar. ( Cf. Nº 66 ).

Vuelve a salir de nuevo en el texto el reconocimiento de la justicia y de la expulsión así como el buen resultado para España: »ya limpia y desembarazada de los temores en que nuestra muche- dumbre los tenía…» un juicio reiterativo que da motivo a pensar cual era la opinión de Cervantes sobre este hecho histórico. ( Cf. Nº.164)

CONVERSO AL ISLAMISMO.

Con relación al tema de los « renegados» añadir que el ritual de conversión al islamismo era sencillo: en privado -salvo que se tratara de un cristiano importante-, el cautivo debía proclamar la máxima «El único Dios es Alá y Mahoma es su profeta», cambiar y tomar un nombre y ropas árabes y, si era hombre, circuncidarse. El nuevo musulmán seguía siendo esclavo, pero cuando terminara de pagar su redención, podría logar su libertad e incluso alcanzar un ascenso social y económico que algunos culminaron con éxito en la marina, el ejército o la administración turca, argelina o marroquí.

EXMUSULMANES MANIFESTANDO SU RECHAZO AL ISLAMISMO.

Tampoco la reintegración del renegado en la Iglesia tenía grandes dificultades, a no ser que la historia personal, su ascendencia u otras circunstancias la dificultasen , tras la reconciliación de los reos y la recitación de un exorcismo. por parte del inquisidor, se entonaba el himno Veni Creator Spiritus, se imponía una penitencia, quedando así el renegado reintegrado en la comunión eclesiástica.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA MUJER EN EL QUIJOTE.

elcuradellugar.

 

 

Anuncios