Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

CAPITULO LXVIII. De la cerdosa Aventura que le aconteció a Don Quixote.

 1.- NÚMERO 185.

2.-LOCALIZACIÓN Cap. 68. Par. II

3.- TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 3.-TEXTO.« Era la noche algo escura…Cumplió Don Quixote con la naturaleza durmiendo el primer sueño, sin dar lugar al segundo, bien al revés de Sancho, que nunca tuvo segundo, … en que se mostraba su buena complexión y pocos cuidados.

Los de Don Quixote le desvelaron de manera, que despertó á Sancho y le dixo: maravillado estoy, Sancho, de la libertad de tu condición. Yo imagino que eres hecho de mármol ó de duro bronce, en quien no cabe movimiento ni sentimiento alguno. Yo velo quando tú duermes, yo lloro quando cantas , yo me desmayo de ayuno quando tú estás perezoso y desalentado de puro harto. De buenos criados es conllevar las penas de sus señores y sentir sus sentimientos, por el bien parecer siquiera. Mira la serenidad desta noche,…. Levántate, por tu vida, y desvíate algun trecho de aquí, y con buen ánimo y denuedo agradecido date trecientos ó cuatrocientos azotes á buena cuenta de los del desencanto de Dulcinea;… no soy Religioso para que desde la mitad de mi sueño me levante y me discipline, ...

POST TENEBRAS SPERO LUCEM.

¡ Ó alma endurecida ! ¡O escudero sin piedad! ¡O pan mal empleado y mercedes mal consideradas las que te he hecho y pienso de hacerte! Por mi te has visto Gobernador, y por mi te ves con esperanzas propinquas de ser Conde…que yo post ténebras spero lucem.

No entiendo eso replicó Sancho; solo entiendo que en tanto que duermo ni tengo temor, ni esperanza, ni trabajo, ni gloria, y bien haya el que inventó el sueño, capa que cubre todos los humanos pensamientos, manjar que quita la hambre, agua que ahuyenta la sed, fuego que calienta el frío, frío que templa el ardor, y finalmente, moneda general con que todas las cosas se compran, balanza y peso que iguala al pastor con el Rey y al simple con el discreto. Sola una cosa tiene mala el sueño, segun he oido decir, y es , que se parece a la muerte, pues de un dormido á un muerto hay muy poca diferencia.

«En esto estaban quando sintieron un sordo estruendo, y un áspero ruido, que por todos aquellos valles se extendía…

Es, pues, el caso que llevaban unos hombres á vender á una feria mas de seiscientos puercos, Llegó de tropel la extendida y gruñidora piara , y sin tener respeto á la autoridad de Don Quixote, ni á la de Sancho, pasaron por cima de los dos, deshaciendo las trincheas de Sancho y derribando no solo á Don Quijote, sino llevando por añadidura á Rocinante….

Levantóse Sancho como mejor pudo y pidió á su amo la espada , diciéndole que quería matar media docena de aquellos señores y descomedidos puercos, que ya había conocido que lo eran.

Don Quixote le dixo: déxalos estar, amigo, que esta afrenta es pena de mi pecado, y justo castigo del Cielo es, que á un caballero vencido le coman adivas, y le piquen avispas y le hollen puercos.

También debe de ser castigo del Cielo, respondió Sancho, que á los escuderos de caballeros vencidos le puncen moscas, le coman piojos y les embista la hambre.Si los escuderos fueramos hijos de los caballeros á quien servimos, ó parientes suyos muy cercanos, no fuera mucho que nos alcanzara la pena de sus culpas hasta la quarta generación..¿ pero que tienen que ver los Panzas con los Quixotes? Ahora bien tornémonos á acomodar, y durmamos lo poco que queda de la noche, y amanecerá Dios y medraremos.»

 PENSANDO EN DULCINEA.

COMENTARIO.

 El juicio que Don Quijote hace de Sancho viene motivado por la preocupación que en esta segunda parte constantemente le aqueja: el desencanto de Dulcinea, algo que más que no preocuparle a Sancho, que en muchas ocasiones ha mostrado el afecto que siente por su amo, tiene como causa, su incredulidad, tanto del encanto de Dulcinea como, sobre todo, de que su desencanto tenga algo que ver con sus «posas

Esto hace que Don Quijote le recuerde un aspecto del cuarto mandamiento de la ley de Dios:»De buenos criados es conllevar las penas de sus señores y sentir sus sentimientos, por el bien parecer siquiera.»

Vuelve Don Quijote , con súplicas, y recordándole las mercedes hechas, y las que quedan por hacer, que se vapulee siquiera con trecientos ó cuatrocientos azotes; Sancho le responde que no es un monje para levantarse en medio de la noche, interrumpiendo el sueño, para ponerse a rezar los maitines, y como no entiende la frase que le dice Don Quijote » yo post ténebras spero lucem. « »yo tras las tinieblas espero la luz» tomadas del Libro de Job, 17,12, se explaya haciendo una descripción de lo más apropiada del dormir, forma de hablar nada infrecuente en el Sancho de esta segunda parte, que aparece en su ser y en su decir bastante más refinado que en la primera, probablemente como un modo del autor de contradecir al falso Quijote de Avellaneda, que deja bastante mal parado a Sancho, calificándolo de zafio , sucio y glotón…

LA DULZURA DEL SUEÑO.

La frase «Sola una cosa tiene mala el sueño, segun he oido decir, y es , que se parece á la muerte, pues de un dormido a un muerto hay muy poca diferenciaNo tiene nada de original sino que es un tópico procedente de los clásicos.

Don Quijote, como se ve, cada vez va confundiendo menos la realidad con las apariencias, considera el haber sido pisoteado por los cerdos, así como si fuere comido por «adivas»= chacales ( « Primero me vea comidas de adivas mis carnes» Cf. Rinconete y Cortadilllo f. 79) como castigo y pena de su pecado de haber sido vencido, siendo caballero andante.Un caballero andante derrotado y vencido es inutil e inservible para cumplir con su misión.

Sancho admite que D. Quijote haya sido castigado, lo que no comprende es como ha podido ser castigado él, que no tiene ninguna relación familiar con Don Quijote.

Es la primera vez que se emplea en el libro la palabra Quixotes para designar la familia de Quixano y Quexada.

Sancho se funda en la palabra de la Sagrada Escritura para negar que el castigo de Don Quijote le pueda alcanzar a él, ya que el Libro del Exodo dice» Yo soy Yahvé, tu Dios, fuerte y celoso que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación ,de todos los que me odian», pero nada dice de los que no son siquiera parientes muy cercanos ( Cf. Cap. 20,5. También Cf. Números, 14,18.)

«Amanecerá Dios y medraremos» es una frase, hecha, ya varias veces repetida, que indica que con el nuevo día, que tendrá a Dios como causa, mejoraremos.

El capítulo termina narrando lo que será preparación del argumento de los dos siguientes capítulos: el rapto de que fueron objeto Don Quijote y Sancho por un grupo de hombres a caballo que los llevaron raudos y sin dejarles decir palabra, ni preguntar hacia donde los llevaban… hasta que:»

Llegaron en esto, un hora casi de la noche, á un castillo que bien conoció don Quijote que era el del Duque, donde había poco que habían estado.

¡Válame Dios! dixo así como conoció la estancia, ¿y qué será esto? Sí que en esta casa todo es cortesia y buen comedimiento; pero para los vencidos el bien se vuelve en mal y el mal en peor.Entraron al patio principal del castillo y viéronle aderezado y puesto de manera que les acrecentó la admiración y les dobló el miedo, como se verá en el siguiente capítulo.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:CAP. 33 DE LA SABROSA PLÁTICA DE SANCHO CON LA DUQUESA.

 elcuradellugar.

 

 

 

Anuncios