Etiquetas

,

CAPITULO LXXI. De lo que á Don Quixote le sucedió con su escudero Sancho , yendo á su aldea.

1.-NUMERO 189.

2.-LOCALIZACION.Cap.71.Parte II.

3.-TEXTO .

4.-COMENTARIO.

 3.-TEXTO.»Iba el vencido y asendereado Don Quixote pensativo ademas por una parte, y muy alegre por otra. Causaba su tristeza el vencimiento, y la alegría el considerar en la virtud de Sancho , como lo había mostrado en la resurreción de Altisidora, aunque con algún escrúpulo se persuadía à que la enamorada doncella fuese muerta de véras.

No iba nada alegre Sancho, porque le entristecía ver que Altisidora no le había cumplido la palabra de darle las camisas, …pues yo les voto á tal , que si me traen á las manos otro algun enfermo, que ántes que le cure me han de untar las mias que el Abad de donde donde canta yanta, y no quiero creer que me haya dado el Cielo la virtud que tengo, para que yo la comunique con otros de bobilis bobilis.

Tú tienes razon, Sancho amigo, respondió Don Quixote, y halo hecho muy mal Altisidora en no haberte dado las prometidas camisas, y puesto que tu virtud es gratis data, que no te ha costado estudio alguno, mas que estudio es recibir martirios en tu persona: de mí te sé decir, que si quisieras paga por los azotes del desencanto de Dulcinea, ya te la hubiera dado tal como buena; pero no sé si vendrá bien con la cura la paga, y no querría que impidiese el premio á la medicina. Con todo eso, me parece que no se perderá nada en probarlo: mira, Sancho, el que quieres, y azótate luego…

Estos desfalcaré yo de los que tengo de vuesa merced, y entraré en mi casa rico y contento, aunque bien azotado...y no digo mas.

´

SANCHO COMIENZA A DARSE LA DISCIPLINA.

¡ Ó Sancho bendito! ¡ Ó Sancho amable! respondió Don Quixote, y quan obligados hemos de quedar Dulcinea, y yo á servirte todos los dias que el Cielo nos diere de vida. Si ella vuelve al ser perdido ( que no es posible sino que vuelva) su desdicha habrá sido dicha, y mi vencimiento felicísimo triunfo: y mira Sancho, quando quieres comenzar la disciplina, que porque la abrevies te añado cien reales ¿ Quando?, replicó Sancho, esta noche sin falta…

Llegó la nohe esperada por Don Quixote…Finalmente se entraron en unos amenos árboles…Don Quixote que le vió ir con denuedo, y con brio le dixo: mira, amigo, que no te hagas pedazos…yo estaré aparte contando por este mi rosario los azotes que te dieres. Favorézcate el Cielo conforme tu buena intención merece...

Sancho dixo: yo pienso darme de tal manera, que sin matarme, me duela, que en esto debe consistir la sustancia de este milagro.

Resultado de imagen de sancho se da los primeros azotes

LAS TRES SE REFIEREN A LAS DISCIPLINAS DE SANCHO.

Desnudose Sancho luego de medio cuerpo arriba, y arrebatando el cordel, comenzó á darse, y comenzó Don Quixote á contar los azotes. Hasta seis, ó ocho se habría dado Sancho, quando le pareció ser pesada la burla, y muy barato el precio della, y deteniéndose un poco, dixo á su amo, que se llamaba á engaño, porque merecia cada azote de aquellos ser pagado á medio real, no que á quartillo.

Prosigue, Sancho amigo, y no desmayes, le dixo Don Quixote, que yo doblo la parada del precio. Dese modo, dixo Sancho, á la mano de Dios, y lluevan azotes, pero el socarrón dexó de dárselos en las espladas, y daba en los árboles…que parecia que cada uno dellos se le arrancaba el alma.

Tierna la de Don Quixote, temeroso de que se le acabase la vida, le dixo: por tu vida, amigo, que se quede en este punto este negocio...Mas de mil azotes, si yo no he contado mal te has dado…

No, no señor, respondió Sancho, no se ha de decir por mi á dineros pagados brazos quebrados: apártese vuesa merced otro poco y déxeme dar otros mil azotes siquiera,..

Pues tú te hallas con tan buena disposición, dixo Don Quixote, el Cielo te ayude, y pégate, que yo me aparto…

ASI MURIÓ SANSÓN y QUANTOS CON ELLOS SON.

Volvió Sancho á su tarea…y dando un desaforado azote en una haya, dixo: aquí morirá Sansón, y quantos con el son.

Acudió Don Quixote luego al son de la lastimada voz del riguroso azote, y asiendo del torcido cabestro, que le servia de corbacho á Sancho, le dixo: no permita la suerte, Sancho amigo, que por el gusto mio pierdas tu la vida…espere Dulcinea mejor coyuntura, que yo me contendré con la esperanza propinqua y esperaré que cobres fuerzas nuevas, para que se concluya ya este negocio á gusto de todos.

Pues vuestra merced, señor mío, lo quiere así ,respondió Sancho, sea en buena hora, y écheme su ferreruelo sobre estas espaldas , que estoy sudando y no querría resfriarme, que los nuevos diciplinantes corren este peligro.

Hízolo así Don quixote, y quedándose en pelota, abrigó A Sancho, el qual se durmió hasta que le despetó el sol, y luego volviéron á proseguir su camino, á quien dieron fin por entónces en un Lugar que tresleguasde alli estaba.

ESTO ES EL RAPTO DE ELENA.

Apeáronse en un mesón… Alojáronse en una zona baxa. En una dellas estaba pintado de malísima mano el robo de Elena…este pintor es como Orbaneja, un pintor que estaba en Úbeda, que quando le preguntaban, que pintaba, respondía: lo que saliere, y si por ventura pintaba un gallo escribia debaxo: Este es gallo…Desta manera …,Sancho, debe ser el que sacó á luz la historia deste nuevo Don Quixote que ha salido, que pintó, ó escribió lo que saliere, ó habrá sido como un poeta, que andaba por los años pasados en la Corte llamado Mauleon, el qual respondía de repente á quanto le preguntaban, y «preguntándole uno ¿ que quería decir Deum de Deo? respondió: dé donde diere.»

Pero dexando esto aparte, dime si piensas, Sancho, darte otra tanda esta noche, y si quieres que sea debaxo de techado, ó á cielo abierto. Pardiez, señor, respondió Sancho, que para lo que yo pienso darme, eso se me da en casa que en el campo; pero, con todo eso, querría que fuese entre árboles, que parece que me acompañan, y me ayudan á llevar mi trabajo maravillosamente.

Pues no ha de ser así, Sancho amigo, respondió Don Quixote, sino que para que tomes fuerzas lo hemos de guardar para nuestra aldea, que á lo mas tarde llegaremos allá despues de mañana.

“MÁS VALE PÁJARO EN MANO QUE CIENTO VOLANDO.” DICE UN REFRÁN.

Sancho respondió, que hiciera su gusto; pero que él quisiera concluir con brevedad aquel negocio á sangre caliente, y quando estaba picado el molino, porque en la tardanza suele estar muchas veces el peligro y á Dios rogando y con el mazo dando, y que mas valia un toma que dos te daré, y el páxaro en la mano que el buytre volando.

No mas refranes, Sancho, por un solo Dios, dixo D. Quixote, que parece que te vuelves al sicut erat: habla á lo llano…»

CORO DEL MONASTERIO DE SILOS:EL ABAD DONDE CANTA YANTA.

4.-COMENTARIO.

Bien se ve de donde procede la alegría de Don Quijote: » el considerar en la virtud de Sancho, como lo había mostrado en la resurreción de Altisidora,» a Sancho, en cambio, mas bien lo que le produce es ira, que le lleva a reprimir el consabido juramento : » pues yo les voto á tal» manifestando que no está dispuesto a hacer gratis ninguna otra curación como la que ha hecho devolviéndole la vida a Altisidora, porque «el Abad de donde donde canta yantatambién san Pablo habia dicho que quien sirve al altar ha de vivir del altar. ( Cf. 1ª Corintios, 9,4) y que por lo tanto no cree que Dios le haya dado ese poder de curar para que lo dé gratuitamente, de «bobilis bobilis.»

LOTE DE CINCO CAMISAS LAS QUE LE PROMETIÓ  ALTISIDORA A SANCHO.

Don Quijote le dice que tiene razón en lo que se refiere a que Altisidora no ha cumplido su promesa de darle las camisas, pero que no la tiene en lo de dar gratis lo que gratis ha recibido, pues su gracia de curar es «gratis data,» es decir sin merito alguno de su parte. Frase latina de orden teológico para designar ciertos poderes que Dios concede gratuitamente para bien de los demás.

La actitud de Sancho no es pura avaricia, sino más bien interés de un trabajo realizado que debe redundar en bien de su familia, obligado a mantenerla, aunque como otra ocasión ha dicho, el dinero es el fundamento y base de la vida presente ( Cf. Nº114 ), por eso, cuando Don Quijote le ofrece pagarle los azotes para el desencanto de Dulcinea, acepta enseguida: «y entraré en mi casa rico y contento, aunque bien azotado…»

Don Quijote, tras la decisión de Sancho, afirma cuan obligada quedará Dulcinea a él, »y yo á servirte todos los dias que el Cielo nos diere de vida» además de pagarle todo lo que le pida.

Es importante para conocer el papel que Dulcinea desempeña en esta segunda parte, todo este párrafo, en el que Don Quijote agradece a Sancho su decisión, llegando a considerar «mi vencimiento felicísimo triunfo».

DULCINEA CONVERTIDA EN UNA BURDA ALDEANA.

El motivo de esta consideración que acaba de hacer D. Quijote, no proveniene de que su derrota por parte del caballero de la Blanca Luna esté en relación con el desencanto de Dulcinea, sino más bien, en que, como el encanto de Dulcinea tiene como causa la envidia de un encantador enemigo suyo que, durante toda su andadura, le ha venido persiguiendo, logrando no sólo el encantamiento de Dulcinea ,sino también su derrota » Si ella vuelve al ser perdido ( que no es posible sino que vuelva) su desdicha habrá sido dicha, y mi vencimiento felicísimo triunfo.( Cf. Nº180 ) cumpliendose así el dicho de que de los males Dios saca bienes , o el ¡Oh felix culpa! del himno de la noche pascual.

Dios no es ajeno a esta buena intención de Sancho por lo que D. Quijote invoca su favor. Sancho sabe bien que no debe atentar contra su vida , pero que sin sufrimiento no hay penitencia por lo que : « yo pienso darme de tal manera, que sin matarme, me duela, que en esto debe consistir la sustancia de este milagro…

De «burla pesada» califica Sancho  el tema del azotarse, tras el dolor que le producen los primeros azotes, que realmente se da, por ello cambia el sistema de penitencia azotándo a los árboles, bien porque nunca ha estado convencido del encantamiento de Dulcinea, o bien porque nunca ha percibido la conexión entre sus azotes y su desencanto.

Hace tan bien el paripé de la penitencia, que lo apoya hasta con una cita bíblica « muera yo aquí con todos los filisteos « (Cf Jueces, 16,30.) Refiriéndose al suceso del derrumbamiento del lugar donde han llevado a Sansón los filisteos provocado por el mismo tras haberle crecido de nuevo los cabellos.

El «Deum de Deo» es parte del credo del Concilio de Nicea, y es referido a Cristo que es:» Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero»

A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO.

Sancho está dispuesto a darse otra tanda de azotes para el desencanto de Dulcinea y que él prefiere hacerlo antes de llegar a la aldea y entre árboles y por la noche y lo justifica con varios refranes entre ellos « a Dios rogando y con el mazo dando» que indica que el hombre ha de poner su parte y no dejarlo todo a Dios .Quijote le conmina por un solo Dios, que es único, que no diga más refranes, pues ya está otra vez volviendo al «sicut erat in principio,»  utilizando parte del Gloria Patri et Filio,… latino,  el “sicut erat in principio , como era en el principio”, indicando que Sancho había vuelto a su antigua costumbre en ensartar refrán tras refrán.

¡ ESTO ES GALLO !

El autor no ha perdido la ocasión de darle otro puyazo al escritor del segundo Quijote comparando su obra con la de Orbaneja pintor de Úbeda, o según otros un personaje de ficción  y Mauleón un poeta.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: PRÓLOGO DE LA SEGUNDA PARTE DEL QUIJOTE.

elcuradellugar

 

Anuncios