Etiquetas

, , , ,

CAPITULO LXXIV. De como Don Quixote cayó malo, y del testamento que hizo, y su muerte.

 1.- NÚMERO 192.

2.-LOCALIZACIÓN CAP. 78. PARTE II. PAG333.SS T. IV.

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 DON QUIJOTE PIDE A SU SOBRINA LLAME AL SACERDOTE.

3.-TEXTO.

« Como las cosas humanas no sean eternas…especialmente las vidas de los hombres, y como la de Don Quixote no tuviese privilegio del Cielo para detener el curso de la suya, llegó su fin y acabamiento, quando él menos lo pensaba, porque ó ya fuese de la melancolía, que le causaba el verse vencido, ó ya por la disposición del Cielo, que así lo ordenaba, se le arraigó una calentura, que le tuvo seis dias en la cama, en los quales fué visitado muchas veces del Cura, del Bachiller y del Barbero sus amigos, sin quitársele de la cabecera Sancho su buen escudero.

Estos creyendo que la pesadumbre de verse vencido, y de no ver cumplido su deseo en la libertad, y desencanto de Dulcinea, le tenian de aquella suerte, por todas las vias procuraban alegrarle..pero no por esto dexaba Don Quixote sus tristezas.

Llamaron sus amigos al médico, tomóle el pulso, y no le comentó mucho, y dixo que por si, ó por no, atendiese á la salud de su alma, porque la del cuerpo corria peligro...

DON QUIJOTE SUEÑA SOBRE SU VIDA,

Rogó Don Quixote, que le dexasen solo, porque quería dormir un poco. Hiciéronlo así, y durmió de un tirón, como dicen, mas de seis horas…Despertó al cabo del tiempo dicho, y dando una gran voz, dixo: bendito sea el poderoso Dios, que tanto bien me ha hecho.En fin sus misericordias no tienen límite, ni las abrevian, ni impiden los pecados de los hombres. Estuvo atenta la Sobrina á las razones del tio…y preguntóle ¿que es lo que vuesa merced dice,señor?¿tenemos algo de nuevo? ¿que misericordias son estas, ó que pecados de los hombres?

Las misericordias, respondió Don Quixote, Sobrina, son las que en este instante ha usado Dios comigo, á quien, como dixe, no las impiden mis pecados. Yo tengo juicio ya libre y claro sin las sombras caliginosas de la ignorancia, que sobre él me pusieron mi amarga y continua leyenda de los detes- tables libros de caballerias…Yo me siento, sobrina, á punto de muerte, querría hacerla de tal modo, que diese á entender, que no habia sido mi vida tan mala, que dexase renombre de loco: que puesto que lo he sido, no querria confirmar esta verdad en mi muerte. Llámame , amiga, á mis buenos amigos, el Cura, el Bachiller Sansón Carrasco, y á Maese Nicolas el Barbero, que quiero confesarme y hacer mi testamento.

ALONSO QUIXANO EL BUENO.

Pero este trabajo se excusó la Sobrina con la entrada de los tres. Apénas los vió Don Quixote, quando dixo : dadme albricias, buenos señores, de que ya no soy Don Quixote de la Mancha, sino Alonso Quixano, á quien mis costumbres me dieron renombre del Bueno. Ya soy enemigo de Amadis de Gaula y de la infinita caterva de su linage…ya por la misericordia de Dios escarmentado en cabeza propia, los abomino....

Y Sansón le dixo ¿ahora, señor Don Quixote, que tenemos nueva de que está desencantada la Señora Dulcinea , sale vuestra merced con esto…Calle por su vida, vuelva en si y déxese de cuentos.

Los de hasta aqui, replicó Don Quixote, que han sido verdaderos en mi daño, los ha de volver mi muerte con ayuda del Cielo en mi provecho. Yo, señores, siento que me voy muriendo á toda priesa, déxense burlas á parte, y tráigame un confesor que me confiese y un escribano, que haga testamentoque en tales trances como este, no se ha de burlar el hombre con el alma: y así suplico, que en tanto el Señor Cura me confiesa , vayan por el escribano. Miráronse unos á otros, admirados de las razones de Don Quixote, aunque en duda, le quisiéron creer, y una de las señales por donde conjeturaron se moría fué el haber vuelto con tanta facilidad de loco á cuerdo , porque á las ya dichas razones añadió otras muchas tan bien dichas, tan christianas y con tanto concierto, que del todo les vino á quitar la duda, y á creer que estaba cuerdo. Hizo salir la gente el Cura, y quedóse solo con él y confesóle .

El Bachiller fué por el escribano, y de allí á poco volvió con él, y con Sancho Panza, el qual Sancho, que ya sabía por nuevas del Bachiller en que estado estaba su señor, hallando á la Ama y á la Sobrina llorosas, comenzó á hacer pucheros y á derramar lágrimas . Acabóse la confesión y salió el Cura diciendo:verdaderamente se muere y verdaderamente está cuerdo Alonso Quijano el Bueno, bien podemos entrar para que haga su testamento.

LAS LÁGRIMAS ANTE EL MORIBUNDO HIDALGO.

Estas nuevas diéron un terrible empujon á los ojos preñados de Ama, Sobrina y de Sancho Panza , su buen escudero, de tal manera, que los hizo reventar las lágrimas de los ojos y mil profundos suspi- ros del pecho, porque verdaderamente, como alguna vez se ha dicho, en tanto que Don Quixote fué Alonso Quijano el Bueno á secas, y en tanto que fué Don Quixote de la Mancha , fué siempre de apacible condicion y de agradable trato, y por esto no solo era bien querido de los de su casa, sino de todos quantos le conocían.

Entró el escribano con los demás, y despues de haber hecho la cabeza del testamento y ordenado su alma Don Quixote, con todas aquellas circunstancias christianas que se requieren llegando a las mandas, dixo: iten, es mi voluntad que de ciertos dineros que Sancho Panza, á quien en mi locura hice mi escudero, tiene, que porque ha habido entre él y mí ciertas cuentas, y dares y tomares , quiero que no se le haga cargo dellos ni se le pida cuenta alguna, sino que si sobrare alguno, despues de haberse pagado de lo que le debo, el restante sea suyo, que será bien poco, y buen provecho le haga: y si como estando yo loco, fui parte para darle el Gobierno de la Ínsula, pudiera agora, estando cuerdo, darle el de un Reino, se le diera, porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece.

Y, volviéndose á Sancho, le dixo: perdóname, amigo, de la ocasión que te he dado de parecer loco como yo, haciéndote caer en el error en que yo he caido de que hubo y hay caballeros andantes en el mundo…

Señores dixo Don Quixote, vámonos poco á poco, pues ya en los nidos de antaño no hay páxaros hogaño . Yo fui loco y ya soy cuerdo, fui Don Quixote de la Mancha y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno. Pueda con vuestras mercedes mi arrepentimiento y mi verdad volverme á la estimación que de mí se tenía,..

Item, suplico á los dichos señores mis albaceas que si la buena suerte les trujere á conocer al autor que dicen que compuso una historia que anda por ahí con el título de Segunda parte de las hazañas de Don Quixote de la Mancha , de mi parte le pidan, quan encarecidamente ser pueda, perdone la ocasión que sin yo pensarlo le di de haber escrito tantos y tan grandes disparates como en ella escribe, porque parto desta vida con escrúpulo de haberle dado motivo para escribirlos.

Cerró con esto el testamento, y tomándole un desmayo, se tendió de largo á largo en la cama…En fin llegó el último dia de Don Quixote, y despues de recibidos todos los Sacramentos, y después de haber abominado con muchas y eficaces razo- nes de los libros de caballeria…entre compasiones y lágrimas de los que allí se halláron, dió su espíritu: quiero decir que se murió.»

 4.-COMENTARIO.

El texto y mucho más el capítulo, es rico en detalles del más diversos tipo, quedan subrayados los que hacen mención directa a la religión y moral.

Como se ha querido insinuar en la imagen, Cervantes, probablemente,  ha querido destacar en este capítulo, no sólo la muerte de Don Quijote, sino la muerte de un cristiano, bien como un reflejo de la forma de morir los cristianos, o bien como su deseo de morir cuando a él le llegue su momento. En uno de los temas del blog hablaremos de la muerte de Cervantes.

La cercanía de la muerte puede ser un momento para arrepentirse de las propias locuras, de prepararse, como se decía en su tempo, a bien morir, arreglando los últimos momentos de su vida terrena a través del testamento, de recibir los últimos sacramento, de pedir perdón como la hace Don Quijote con Sancho y de exhortar a familiares y amigos a vivir de una forma que les permita volver a reu irse en la otra vida.

Lo primero que el autor deja en una calculada ambigüedad es la causa de su muerte: tristeza de verse vencido, no haber visto desencantada a Ducinea, simplemente que le había llegado su hora» ó ya por la disposición del Cielo, que así lo ordenaba,

Llegado el médico aconsejó «atendiese á la salud de su alma, porque la del cuerpo corria peligro.» confirmando el presentimiento de su muerte cercana. A través de toda la obra se ha visto en varios de sus personajes, entre ellos a Don Quijote, muy preocupado por la salvaciòn.

EL SUEÑO DE DON QUIJOTE. GUSTAVO DORÉ.

El largo sueño de Don Quijote, como el que tuvo en la cueva de Montesinos fue el que le hizo experimentar marvillosas experiencias; el autor se sirve del mismo artificio, para curar a Don Quijote de su locura, dándosela a conocer y proclamando que todo ha sido obra de la misericordia de Dios : «bendito sea el poderoso Dios, que tanto bien me ha hecho.En fin sus misericordias no tienen límite, ni las abrevian, ni impiden los pecados de los hombres

Que la misericordia de Dios no tiene límite, es enseñanza bíblica, el que èsta ni la abrevian, ni impiden los pecados de los hombres, podría intepretarse como cercana a la teoría de la salvación luterana, pero bien entendida está acorde con la enseñanza católica.

Don Quijote con toda claridad confiesa que ha recobrado el juicio, justo a la hora de su muerte, rechazando las propuestas de sus amigos calificándolas de burlas « que en tales trances como este, no se ha de burlar el hombre con el alma:»

Don Quijote con toda claridad confiesa que ha recobrado el juicio, justo a la hora de su muerte, rechazando las propuestas de sus amigos calificándolas de burlas « que en tales trances como este, no se ha de burlar el hombre con el alma:»

Don Quijote desea ser recordado tras morir, como cuerdo y no como loco, como Alonso Quixano el Bueno .

Comenzó por confesarse dejando convencidos de su sanación a sus amigos, y a partirde ahí se dispuso a hacer su testamento.

HACIENDO TESTAMENTO ANTES DE MORIR.

Las primeras frases de capítulo recuerdan, muy adecuadamente, las fórmulas con que solían comenzar los testamentos Como las cosas humanas no sean eternas…especialmente las vidas de los hombres, « En el de Garcilaso de la Vega se dice: «Porque la muerte es natural a los hombres, y es cosa cierta, y la hora y el día ha de ser incierta”

Alejo de Venegas recomienda, como preparación para una buena muerte, hacer testamento, que los amigos, no los familiares, rodeen al moribundo, y el arrepentimiento de los pecados, seguido todo ello de la recepción de extremaunción y comunión.

«De estos impedimentos suele aliviar el buen testamento, que es el que se determina de dar a cada uno lo suyo, que es la hacienda a los otros herederos, y el cuerpo a la tierra y el alma a Dios que lo crió de nonada»; «Luego cuasi necesario es que tenga el agonista amigos que le ayuden en sus grandes trabajos… Estos amigos no se entiende que sean la mujer y los hijos y familiares, ni padre ni madre» (Venegas, Agonía, pp. 38 y 45).,

Por renombre tanto se entendía ‘sobrenombre’ como ‘fama’; el caballero, en este momento decisivo, enfrenta su personalidad literaria y su personalidad real. Es esta la primera vez que se da el nombre de pila de Don Quijote, y también la primera que su apellido se presenta en la forma Quijano.

Se creía que en el umbral de la muerte los locos recobraban el juicio:

«Creyó sin duda alguna que el Conde había perdido el juicio y que la hora de su muerte era llegada, pues en tal punto, por la mayor parte, o se dicen grandes sentencias o se hacen grandes disparates» (Persiles, III, 9, f. 153).

El escribano debe entender si el testador estaba en su entero juicio y entendimiento para le poder hacer y otorgar… y que los testigos entendían que estaba en su juicio, o si la enfermedad le tenía tan al cabo de su vida que no se entendía bien el sí ni el no, pues ha de dar testimonio de verdad…

Después de hecha la cabeza del testamento, se ha de nombrar la iglesia donde se ha de sepultar, y qué confradías y clérigos quiere que vengan por él… «Ansimismo, que declare las mandas pías que mandare hacer, y dónde manda que se digan las misas o treintanarios» (Monterroso y Alvarado, Prática civil, ff. 176-176v). «In Dei nomine amen. Sepan cuantos esta carta de testamento, última y postrimera voluntad, vieren cómo yo, Rodrigo de Cervantes, vecino de esta villa de Madrid, estando echado en la cama de la enfermedad que Dios Nuestro Señor fue servido de me dar, creyendo como creo en la Santísima Trinidad y en todo aquello que cree y confiesa la santa fe católica, y deseando poner mi ánima en carrera de salvación, otorgo y conozco por esta presente carta que a honor y gloria de mi Señor Jesucristo y de su bendita Madre, que me perdone mis pecados y lleve mi ánima a su santa gloria, amén, hago y ordeno mi testamento, última y postrimera voluntad, en la forma siguiente: Primeramente encomiendo mi ánima a Dios Nuestro Señor, y el cuerpo a la tierra para do fue formado» («Testamento abierto de Rodrigo Cervantes», en Pérez Pastor 1897- 1902:II, 83,) donde pueden verse otros testamentos con cabeza y ordenación del alma similares, en las pp. 156, 199 y 211). Otros testamentos de la época, más complejos, en González de Amezúa y Mayo [1950:367-402]. Sobre el aspecto legal del testamento de Don Quijote ( Cf. Álvarez Vigaray [1987:169-171], Andrino [1997].

La muerte era considerada como un apartamiento del cuerpo y del alma. De manera que la muerte no es algún ser positivo que haya en el número de las criaturas, mas es una privación con que se acaba la vida mortal; como el que quitase la lumbre que alcanza las tinieblas, en solo quitar la candela sin poner algo nuevo, queda la obscuridad, y así queda la muerte en el cuerpo cuando el ánima deja de vivificar aquel cuerpo que antes con su presencia animaba; y porque, como ya dijimos, opus corruptibile in fine deficiet, esta muerte vendrá por todos los hombres»

LOS LIBROS DE CABALLERÍA.

El reconocimiento de las locuras de Don Quijote es algo del todo coherente tanto con el prólogo de la obra en la que Cervantes expresa claramente que este es el motivo por el que escribe y para el que escribe su libro, como al final de este mismo capítulo en el que dice:» pues no ha sido otro mi deseo de poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerias, que por las de mi verdadero Don Quixote van ya tropezando , y han de caer del todo sin duda alguna. Vale.»

Don Quijote ha sido confortado con todos los sacramentos, se supone pues ha recibido la penitencia, el viatico, la unción de los enfermos, de un modo muy acorde con la fe católica, y posiblemente la frase: « con todas aquellas circunstancias christianas que se requieren» pueden incluir la recomendación del alma, las mandas de caracter religioso, las misas a decir por su alma…

La frase « entre compasiones y lágrimas de los que allí se hallaron dió su espiritu: quiero decir que se murió» parece no admiten otra explicación que la que da el mismo autor. Quien, por otro lado, quiso dejar bien claro con la confirmada muerte de Don Quijote, la imposibilidad de que apareciese cualquier otra nueva obra que continuase las ya contadas.

CON ESTE CAPÍTULO DA FIN LA OBRA PUBLICADA POR ESAÚ DE MARIA CON EL TÍTULO LA RELIGIÒN EN EL QUIJOTE CON EL SUBTÍTULO ¿ DON QUIJOTE PERDICADOR Y TEÓLOGO ?.

EN LA PRESENTACIÓN DEL BLOG SE EXPLICÓ LA FORMA DE EXPLICITAR LA RELIGIÓN EN LA OBRA DE DON MIGUEL DE CERVANTES. FORMA QUE POR OTRA PARTE HABRÁ SOBRADAMENTE COMPROBADO QUIENES HAYAN ENTRADO Y LEIDO ALGUNOS CAPÍTULOS DEL BLOG.

          ES OCIOSO DECIR QUE elcuradellugar ES EL NOMBRE ESCOGIDO POR SU AUTOR PARA EL BLOG..

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: CAP. 45. DONDE SE ACABA DE ACLARAR LO DEL YELMO DE MAMBRINO.

elcuradellugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios