DON QUIJOTE Y EL CABALLERO DEL BOSQUE EN SU DUELO.

CAPITULO XIV. Donde prosigue la aventura del Caballero del Bosque.

 1.-NUMERO 103.

2.-LOCALIZACION. Cap. 14.Parte II. Págs. 108 s.s. T.III.

3.-TEXTO.

4.-COMENTARIO.

 EL CABALLERO DEL BOSQUE VENCIDO Y RECONOCIDO.

3.-TEXTO.

 “Entre muchas razones que pasaron Don Quixote y el Caballero de la Selva, dice la historia que el del Bosque dixo á Don Quixote…Pero de lo que yo mas me precio y ufano es de haber vencido en singular batalla á aquel tan famoso caballero Don Quixote de la Mancha, y héchole confesar que es mas hermosa mi Casildea que su Dulcinea; y en solo este vencimiento hago cuenta que he vencido todos los caballeros del mundo, porque el tal Don Quixote que digo los ha vencido á todos, y habiéndole yo vencido a él, su gloria, su fama y su honra se ha transferido y pasado á mi persona, y tanto el vencedor es mas honrado quanto mas el vencido es reputado… 

Y mientras ambos Caballeros iban de camino para batirse después de haber pactado las condiciones del duelo: dixo el escudero del del Bosque a Sancho: has de saber hermano que tienen costumbre en Andalucía cuando son padrinos de alguna pendencia , no estarse ociosos manos sobre manos , en tanto en que sus ahijados riñen , dígolo porque esté advertido que mientras nuestros dueños riñeren, nosotros también hemos de pelear, y hacernos astillas.

Esa costumbre , señor escudero , respondió Sancho, allá puede correr con los con los rufianes y peleantes que dice, pero los escuderos de los caballeros ni por pienso …Así que cada uno mire por el virote: aunque lo mas acertado sería dexar dormir su cólera á cada uno, que no sabe nadie el alma de nadie , y tal suele venir por lana que vuelve tresquilado y Dios bendixo la paz , y maldixo las riñas, porque si un gato acosado…se vuelve en león, yo que soy hombre, Dios sabe en qué podré volverme: y así desde ahora intimo á vuesa merced, señor escudero, que corra por su cuenta todo el mal y daño que de nuestra pendencia resultare… Está bien replicó el del Bosque ,amanecerá Dios y medrarémos

En esto ya comenzaban á gorgear en los árboles mil suerte de pintados paxarillos…Don Quixote miró á su contendor… y acortando razones subieron á caballo, y Don Quixote volvió las riendas á Rocinante para tomar lo que convenía del campo para volver á encontrar a su contrario, y lo mesmo hizo el de los Espejos… que estaba hinchando á su caballo las espuelas hasta los botones, sin que le pudiese mover u solo dedo del lugar..

SANCHO COMTEMPLA LA ESCENA SUBIDO EN UN ÁRBOL

En esta buena sazon y coyuntura halló Don Quixote á su contrario, embarazado con su caballo y ocupado con su lanza, que nunca ó no acertó ó no tuvo lugar de ponerla en ristre. Don Quixote, que no miraba en estos inconvenientes, á salvamano y sin peligro alguno encontró al de los Espejos , con tanta fuerza, que mal de su grado le hizo venir al suelo por las ancas del caballo , dando tal caida, que sin mover pie ni mano dió señales de que estaba muerto.

Apénas le vió caido Sancho, …y á toda priesa vino donde su señor estaba, el qual, apeándose de Rocinante, fué sobre el de los Espejos, y quitándole las lazadas del yelmo para ver si era muerto …¡quién podrá decir lo que vió, sin causar admiración, maravilla y espanto á los que lo oyeren!

DON QUIJOTE CONTEMPLA ESPANTADO EL ROSTRO DEL BACHILLER  SANSÒN CARRASCO.

Vió, dice la historia, el rostro mesmo, la misma figura, el mesmo aspecto, la misma fisonomía, la mesma efigie, la perspetiva  mesma del Bachiller Sansón Carrasco , y así como la vió, en altas voces dixo: Acude, Sancho, y mira lo que has de ver y no lo has de creer: aguija, hijo, y advierte lo que puede la magia, lo que pueden los hechiceros y los encantadores.

Llegó Sancho, y como vió el rostro del Bachiller Carrasco, comenzó á hacerse mil cruces y á santiguarse otras tantas…l

Llegó el escudero del de los Espejos,… y á grandes voces dixo: Mire vuesa merced lo que hace, señor Don Quijote, que ese que tiene á los pies es el Bachiller Sanson Carrasco, su amigo, y yo soy su escudero…

¡ Santa María y valme! ¿Este no es Tomé Cecial, mi vecino y mi compadre?y como si lo soy, respondió el ya desnarigado escudero: Tomé Cecial soy, compadre y amigo Sancho Panza, y luego os diré los arcabuces, embustes y enredos por donde soy aqui venido, y en tanto pedid y suplicad, al señor vuestro amo, que no toque, maltrate, hiera ni mate al Caballero de los Espejos, que á sus pies tiene, porque sin duda alguna es el atrevido y mal aconsejado el Bachiller Sanson Carrasco nuestro compatrioto»

 4.-COMENTARIO.

 El capítulo 14 se inicia con parte de las palabras transcritas que el autor utiliza para provocar el duelo de los dos caballeros, que es el argumento del capítulo; éste, resumido, narra la victoria de Don Quijote sobre el, los tres distintos nombres que le da el autor entre sí sarcásticamente relacionados.

Según las condiciones pactadas, éste vencido, queda a expensas de Don Quijote, quien después de derribarlo de una lanzada lo primero que hace es descubrirle el rostro, y dice el autor subrayando su admiración : Vió, dice la historia, el rostro mesmo, la misma figura, el mesmo aspecto, la misma fisonomía, la mesma efigie, la perspetiva  mesma del Bachiller Sansón Carrasco al que conoció como tal, atribuyendo, sin embargo, su apariencia a la acción de algún encantador.

Como está siendo usual en esta segunda parte Don Quijote no confunde la realidad, sigue viendo las cosas tal cual son, en este caso ve que el caído es Sansón Carrasco, pero atribuye sus visiones a la acción de los encantadores.

El Caballero de los Espejos cumplió como vencido y Don Quijote lo dejó marchar seguro de su encantamiento, mientras, Sancho, no acababa de compaginar la evidencia de que el escudero de Sansón, era Tomé Celial, quien terminó por descubrirse viendo el peligro que corría el bachiller, con la afirmación de Don Quijote de que los encantadores habian mudado la figura del Bachiller,: » de modo que no le dexaba dar crédito á la verdad que con los ojos estaba mirando.»

A a luz de esta síntesis se comprenderán los textos del capítulo que contienen vagas referencias religiosas y morales:

El  del Bosque aplaza la pelea con un,»amanecerá Dios y medrarémos», los escuderos no lucharán entre sí, y Sancho verá la pelea de su amo subido en un árbol del que baja inmediatamente al ver el resultado de la misma y como vió el rostro del Bachiller Carrasco, comenzó á hacerse mil cruces y á santiguarse otras tantas…dice el autor expresando de una forma bien gráfica el asombro de Sancho que no terminó al ver al que creía el escudero: ¡ Santa María y valme! ¿Este no es Tomé Cecial, mi vecino y mi compadre?

LA VIRGEN SANTA MARÍA

Es de notar que esta es una de las veces en que aparece el nombre de María en esta segunda parte del Quijote.

Hay que notar que por estas  fechas la Iglesia ya había condenado con excomunión y privación de la sepultura eclesiástica, en su caso,  a los que se batian en duelo, una doctrina expresamente condenada en el concilio de Trento y posteriormente por diversos papas entre ellos Pio IX que escribió una enciclica expresamente en contra de esta costumbre.

El carácter jocoso de esta narración cervantina explica que su autor la introdujera en su obra y precisamente tratándose de un clérigo como era Sansón Carrasco así como el que la Inquisición no pusiera ninguna censura a la misma.

Y estas son los escasas referencias religiosas del capitulo, cuyo hilo de narración se espera pueda ser seguido.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC:CON LA IGLESIA HEMOS TOPAO, AMIGO SANCHO.

elcuradellugar.

 

 

 

Anuncios